Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Proceso a tres décadas de abusos

El juicio a partir de este martes al entrenador Miguel Ángel Millán por abusar sexualmente de dos menores revisará también la actuación de la federación española de atletismo

Esta semana, el subcampeón olímpico Antonio Peñalver, plata en decatlón en Barcelona 92, relatará los abusos sexuales que sufrió cuando era un niño por parte de Miguel Ángel Millán, su entrenador, hace ya más de 25 años. Lo hará, por primera vez en su vida, ante la mirada de Millán, a quien quizás mire también a los ojos cuando lo narre. Millán estará sentado en el banquillo de los acusados de la Sala Segunda de lo Penal de la Audiencia Provincial de Tenerife, donde este lunes comenzará un proceso en el que se le juzgará por abusos sexuales presuntamente cometidos sobre dos menores, dos atletas, a los que entrenaba en el Club Atletismo Tenerife.

La Fiscalía solicita que se le condene a 12 años de prisión por dos delitos continuados de abusos sexuales en menores; 21 años solicita la acusación particular que representa a los dos jóvenes cuya denuncia fue admitida en diciembre de 2016: 10 años por cada uno de los delitos de abusos y uno más por el delito de exhibición de material pornográfico entre menores. Desde entonces, Millán, de 68 años, está en prisión preventiva. La federación española de atletismo, en cuyo comité técnico nacional Millán fue responsable de pruebas combinadas hasta noviembre de 2016, ha sido citada al juicio como responsable civil subsidiario. José María Odriozola, el presidente de la federación española de atletismo entre 1989 y 2016 que contrató, mantuvo pese a las evidencias y despidió finalmente a Millán, declarará por videoconferencia como testigo propuesto por la acusación.

La palabra de Peñalver y de otros cinco atletas que acudirán a declarar desde Alhama de Murcia, donde Millán entrenó hasta 1992, tendrá el valor de la de un testigo y una víctima, un acusador. Los seis, y varios jóvenes atletas más que no acudirán, son víctimas de unos hechos que no fueron denunciados cuando sucedieron, hace 30 años, y que, por lo tanto, han prescrito. Su declaración ante la policía y la fiscal del caso en noviembre y diciembre de 2016 sirvió para que obtuviera credibilidad ante la juez, que dudaba si admitirla, la denuncia que desde el 10 de junio había presentado Eduardo en la comisaría de La Laguna, el joven que dio el primer paso, y para animar a hablar al segundo joven, que en agosto había tenido miedo y no quiso denunciarle. Eduardo, nacido en enero de 1997, denunció abusos sufridos entre 2012 y 2013, cuando contaba con 15 y 16 años; el segundo joven, de 19 años actualmente, los sufrió presuntamente en 2015 y 2016.

También servirá la palabra de los seis de Alhama durante el proceso a Millán para juzgar cómo se trataban los casos de abusos sexuales a menores por parte de personas dotadas de autoridad moral sobre ellos en la España de los años noventa. Millán fue entonces protegido y encubierto por las autoridades locales, el ministerio de Educación y la federación española de atletismo, que decidieron, cuando los padres de decenas de chavales de Alhama de Murcia despertaron y la situación se hizo invivible, destinarlo a un pueblo de Extremadura. Nadie quiso denunciarle para evitar un escándalo. Millán es profesor de colegio y el ministerio le otorgó una comisión de servicio exprés para que siguiera dando clases a niños en un pueblo de Cáceres. El ayuntamiento de Alhama contrató a un psicólogo para ayudar a los chavales. Después de Extremadura, Millán se estableció en Canarias con su familia. Volvió a entrenar a jóvenes. Acogido por la federación española acabó en su cúspide técnica.

El juicio comienza hoy en el Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife, será a puerta cerrada y se prolongará en principio hasta el viernes 1 de febrero. El primer día está previsto que declaren los dos jóvenes de la acusación; el miércoles lo harán los primeros testigos, dos compañeros de Tenerife que también denuncian abusos pero cuyos casos han prescrito y los responsables del Club de Atletismo Tenerife y los policías que investigaron las denuncias; el jueves 24 declararán Peñalver y los demás exatletas de Murcia. La próxima semana será el turno de los peritos. Los dos últimos días, miércoles 30 y viernes 1, hablará el procesado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información