Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo empresarial estadounidense compra el Reus

La compañía asume la deuda de cinco millones y pretende construir un complejo comercial cerca del estadio municipal, aunque todavía no se ha negociado con el Ayuntamiento

Los jugadores del Reus hacen piña en La Romareda.
Los jugadores del Reus hacen piña en La Romareda. Diario AS

Oxígeno norteamericano para salvar al CF Reus Deportiu. El club ha anunciado que hay una operación de compraventa cerrada con una empresa del sector inmobiliario, por el que la compañía asume la deuda de cinco millones de euros que amenazaba la supervivencia de la entidad. El acuerdo llega sobre la bocina ya que el máximo accionista del club catalán, Joan Oliver, había prometido a los jugadores que si antes de esta medianoche no lograba dar con un comprador, todos quedaban automáticamente libres para irse a otro equipo durante este mercado invernal. La solución económica aporta luz a la complicada situación que vive el club y supone un alivio para sus 200 empleados, incluído el entrenador Xavi Bartolo y su equipo técnico, que llevan más de cuatro meses sin cobrar.

Los nuevos dueños pretenden triplicar el aforo del estadio, que pasaría a contar con 18.000 localidades. Anuncian un ambicioso plan para levantar, también, un centro comercial y de ocio. La idea tiene lagunas. El modesto estadio del Reus es de titularidad municipal, así como los terrenos anexos, donde están los campos de entrenamiento que usa el primer equipo. Fuentes municipales han avanzado que las parcelas del estadio están reservadas a equipamientos y que es inviable levantar allí un proyecto ajeno a usos deportivos. La relación entre el club y el consistorio es pésima y el equipo de gobierno dice estar a la espera de tener una reunión con los nuevos dueños de la entidad para saber qué planes tienen. Ni el alcalde Carles Pellicer ni ningún concejal han mediado en la venta del club, pero desde el Ayuntamiento se apunta que la voluntad del grupo inversor puede pasar por desarrollar su complejo comercial “entorno” a Reus, sin más concreciones.

La operación de venta se cerró el domingo por la noche, tras el partido que enfrentó al Barça con el Leganés, según detalla la nota emitida por el área de comunicación del Reus. El texto dedica especial atención a quien hasta ahora ostentaba la mayoría de acciones de la entidad, Joan Oliver, quien fuera director general del Barça en la presidencia de Joan Laporta. El comunicado recuerda que ha sido bajo la gestión de Oliver cuando el Reus ha vivido la mejor etapa de sus 110 años de historia. "Le agradecemos su cooperación y ayuda para hacer la transición hacia una nueva propiedad", indica el club, a la vez que dibuja un porvenir optimista en la nueva etapa.

Sin embargo, en lo deportivo el Reus sigue con el agua al cuello, ocupando posiciones de descenso a Segunda B y con un expediente abierto por parte de LaLiga y que le puede acarrear una suspensión para competir en el fútbol profesional por un período de cinco años. El primer equipo ya tuvo que dejar marchar a cinco futbolistas por impago reiterado y el entrenador solo cuenta con 12 fichas para hacer las convocatorias. De esa docena, una es inhábil, ya que el delantero Linares se niega a seguir jugando. Este pasado fin de semana, LaLiga y la Federación decidieron suspender el partido que debía enfrentar a Reus y Las Palmas al estimar la demanda de la plantilla reusense, que alegó no estar en disposición de poder competir.

Detrás de la nueva empresa propietaria están Russell C. Platt y Clifton Onolfo. Solo el segundo guarda alguna relación con el mundo del fútbol. El comunicado emitido por el club señala que la saga Onolfo ha tenido una participación activa en la introducción y desarrollo del fútbol en Estados Unidos. Uno de los miembros de la família, Curt Onolfo, ha desarrollado labores de técnico en Los Angeles Galaxy, donde sustituyó a Jürgen Klinsmann, en el DC United y en la selección de Estados Unidos. Los Onolfo, indica el referido comunicado, sienten un "fuerte apego" por el estilo "creativo e imaginativo" que llevó a la selección española a ganar el Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010.

Russell C. Platt es un empresario instalado en Londres, con negocios en Europa y en el Norte de África, y que acumula más de 30 años en el sector de las inversiones inmobiliarias. En su currículum destaca que fue cargo ejecutivo del banco Morgan Stanley.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información