Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sébastien Loeb rentabiliza la estrategia para ganar la segunda etapa al ataque

13º el primer día, el campeón del mundo de rallies, impone su velocidad por delante de Roma. Peterhansel, Al-Attiyah y Sainz pinchan. Barreda, tercero, sigue líder en motos

El Peugeot de Sebastien Loeb, durante la segunda etapa del Dakar. Ampliar foto
El Peugeot de Sebastien Loeb, durante la segunda etapa del Dakar. AFP

Le faltaban horas entre tanta duna. No es su terreno el desierto. Pero aun así, Sébastien Loeb tira de su excelente talento para destacarse entre los gigantes del Dakar. Tira, también, del fiable Peugeot que dominó la prueba hace un año. Así se impuso en esta segunda etapa, en la que fueron los coches los que salieron primero; una jornada con muchos más kilómetros de especial que la inaugural (342 km), este lunes, y en la que pudo recuperar las sensaciones en terrenos arenosos.

Si el primer día de competición el alsaciano prefirió tomarse la carrera con paciencia y acabó 13º –demasiado lejos, quizá, para lo que tenía pensado: básicamente, no tener que dibujar la ruta al frente del pelotón y salir algo más retrasado, para seguir las huellas de sus rivales–, este martes se soltó para acabar llevándose su primera victoria de etapa. La estrategia le salió perfecta. El piloto del equipo privado PH Sport lo logró a base de un gran ritmo, beneficiado por la guía de pilotos como Nasser Al-Attiyah (Toyota) o Carlos Sainz (con un ambicioso Mini), que abrían pista, y también por los contratiempos que sufrieron sus rivales.

Por ejemplo, el propio Sainz, que sufrió dos pinchazos camino de San Juan de Marcona y acabó a cuatro minutos de Loeb. O de Stéphane Peterhansel (Mini), que arrancó muy bien, también al ataque desde una posición algo retrasada, rápido, hasta que tuvo que detenerse por un problema mecánico. Estuvo 20 minutos parado y, aunque pudo recuperar algo de tiempo, acabó perdiendo 15 minutos; los mismos que le distancian del nuevo líder, De Villiers. Tampoco le fue bien a Al-Attiyah, exigido por la presión de su compañero de equipo y campeón del 2018, firmó una buena jornada. Terminó 11º, a siete minutos y medio; si bien está a menos de cuatro minutos del primero, su compañero de equipo, Giniel de Villiers (Toyota), el mejor parado.

El sudafricano impuso un ritmo excelente y, con un tercer puesto y tras la buena jornada que había firmado el día anterior, se coloca como el nuevo líder de la general. A quien también le fue de perlas fue a Nani Roma (Mini), que completó la etapa apenas ocho segundos más lento que el Peugeot y se queda tercero de la general a 42 segundos. Sainz cae a la sexta plaza, a dos minutos y medio.

Barreda sigue líder

Matthias Walkner, durante la segunda etapa. ampliar foto
Matthias Walkner, durante la segunda etapa. EFE

No hubo grandes damnificados en la categoría de motos este martes, una jornada especial en la que, para variar, no fueron los pilotos a dos ruedas los que iniciaron la cronometrada, de modo que las dificultades de navegación se vieron reducidas considerablemente. Y respiró Joan Barreda (Honda), que mantiene el liderato de la general tras una etapa de más de 300 kilómetros en la que le tocaba marcar el paso al resto de rivales en tanto que ganador el día anterior. Terminó tercero y a poca distancia del ganador: 1m, 41s.

La etapa la ganó el campeón del 2018, Matthias Walkner (KTM), suficientemente veloz y acertado como para truncar la magnífica jornada que volvió a firmar Ricky Brabec (Honda), tercero camino de Pisco, segundo de Pisco a San Juan de Marcona, a orillas del Pacífico. Terminó apenas con 22 segundos más que el austriaco, que bordó los últimos kilómetros de la carrera.

Adrien Van Beveren, la revelación del año pasado, llegó a la meta con más de nueve minutos de retraso frente a Walkner y después de una jornada difícil. El piloto de Yamaha se encuentra ahora séptimo a más de diez minutos de Barreda en la general. Algo más lejos está todavía Kevin Benavides, el compañero de equipo del español en Honda, que cierra en octavo lugar la clasificación de los favoritos a la corona. Está a más de 12 minutos del líder.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información