Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergi Roberto: “El fútbol primero se piensa y luego se juega”

El último eslabón de la cadena de interiores de La Masia analiza las variantes tácticas de la selección de Luis Enrique y repasa su trayectoria antes del duelo ante Croacia

El futbolista de la selección española Sergi Roberto.
El futbolista de la selección española Sergi Roberto. EFE

El último eslabón de la cadena de interiores de La Masia induce la misma ilusión óptica que sus predecesores. En el campo es un gigante y cuando va vestido de calle se puede confundir con el hombre común. Sergi Roberto (Reus, 26 años) no mide más de 1,80 pero esconde un corazón de mediofondista y en su mirada transparente se adivina el espíritu analítico de los volantes enfermos de tanto dar vueltas a los partidos. A falta de Thiago, Luis Enrique proyecta meterle en tomate en Zagreb. En el mediocampo de España el día más crítico de la Liga de Naciones.

Pregunta. La primera vez que le convocó para la selección, Luis Enrique dijo que usted es el jugador total. ¿Ser polivalente cuando la mayoría de los entrenadores quieren futbolistas definidos es un lastre o una ventaja?

Respuesta. A mí jugar en varias posiciones me ha dado la oportunidad de ser un jugador importante en el Barça.

P. ¿Cómo fue su convivencia con Xavi?

R. Me fijaba muchísimo en él. No puedes analizar a Xavi por sus condiciones técnicas. Lo decisivo es su influencia en todo el equipo. Hacía que el equipo jugara de una manera. Y hacía que sus compañeros mejorasen.

P. ¿Por qué?

R. Cada pase que daba no era porque sí. Siempre era por una razón. Si te la daba al pie era porque era lo mejor para la jugada, si te buscaba al espacio era porque la solución estaba en el espacio. Cada pase de Xavi te ayudaba a mejorar la jugada. Parecía que lo hacía fácil, pero realmente lo difícil es hacerlo fácil. Muchos jugadores lo quieren hacer todo muy difícil yéndose de cuatro cuando a lo mejor el equipo necesita más jugar fácil y rápido moviendo el balón de un lugar a otro.

P. ¿Qué virtud le definía?

R. ¡El cerebro! El fútbol primero se piensa y después se juega con los pies. Xavi de cabeza iba por delante de todos los demás. Antes de recibir el balón ya sabía dónde tenía a los contrarios, dónde el hombre libre, dónde la solución.

P. En el Barça juega de lateral. ¿Aquí oficia de interior?

R. La única vez que he jugado con Luis en la selección, en Wembley, lo hice en el mediocampo. En los entrenos también me coloca en el medio. Yo estoy para jugar donde él crea que puedo ayudar más.

P. Conoce a Busquets, conoce a Rakitic… Con Thiago lesionado, ¿el partido de Zagreb está hecho a su medida?

R. Ojalá. Si juego estaré entre mis dos compañeros del Barça. Sergio es otro de esos jugadores que hace todo fácil y mejoran a los que tienen alrededor. Me sentiría como en casa, pero el partido será muy difícil.

P. ¿Cómo es Rakitic?

R. Hace un poco de todo. En el Sevilla era el jugador libre, iba a recibir y luego siempre llegaba al remate. Era el que llenaba todo el mediocampo. En el Barça te tienes que adaptar al juego posicional: es un sistema más estático. Debes situarte más en tu posición y no ocupar otras zonas. Él se ha convertido en un jugador muy importante por su capacidad de trabajo y por su excelente golpeo.

P. ¿Qué exige más esfuerzo mental, la banda o el medio?

R. Cuando tienes el balón y estás en la banda, sabes que detrás no tienes a nadie porque estás en la línea y lo ves todo más de cara. Ves mejor dónde están los espacios y los rivales. En el medio, en equipos como el Barça y la selección, los rivales se te cierran mucho atrás y hay muy poco espacio. Eso te obliga a pensar mucho antes de recibir. Es más complicado ver a los rivales. No puedes distraerte ni medio segundo. En la banda esto es más sencillo.

P. ¿Esperan una Croacia más abierta?

R. Ellos tienen que salir a ganar. En la ida, en la primera parte, nos presionaron muy arriba. Luego se quedaron más atrás pero tienen jugadores muy desequilibrantes como Perisic, y en el medio Rakitic y Modric no paran de correr y de presionar. Esperamos que vengan a presionarnos.

P. ¿Por qué Jordi Alba siempre que sube desborda? ¿Es por oportunismo o por habilidad?

R. Porque marca el momento justo con el pasador. Lo hace siempre con Messi. Leo empieza en mi banda y se va metiendo al centro, y sabe que este pase a Jordi lo tiene muy bien. Y Jordi cuando el extremo que juega por su banda (Coutinho o Dembélé) se mete para adentro, el lateral contrario no sabe si seguir al extremo o esperarlo a él. Si Jordi lo hace en el momento justo el defensa está parado y él llega en carrera. Como es rapidísimo, es muy difícil de parar. Además, Messi mete el pase en el momento justo con efecto hacia adentro y eso permite que Jordi con el control encare portería.

P. Contra Croacia será más importante que nunca leer el partido. ¿Quién mide mejor los tiempos? ¿Busquets o los interiores?

R. Es básico que lo hagamos los tres. Y los delanteros también. Los tres de arriba tienen que saber cuándo encarar y cuándo ser más pausados. Pero somos los tres mediocampistas los que tenemos que marcar más el tiempo del partido. Si está como un correcalles hay que decir: “¡Tranquilos! Necesitamos tener una posesión larga para que el equipo rival se canse”. Hay veces que el rival está muy largo y nosotros tenemos jugadores arriba para hacer daño. Y hay veces que necesitas tener una posesión larga, que el equipo se acomode, que cada uno esté en su sitio.

P. Luis Enrique siempre cambió la línea de zagueros. Contra Croacia solo repetirá Ramos. ¿Cómo se entrena el equipo en tres días para jugar con una defensa nueva?

R. A Luis le gusta reflejar en el entrenamiento lo que nos vamos a encontrar en el partido. Cómo salir con el balón, cómo presionar, cómo encontrar los espacios cuando ellos están replegados en su campo… A veces lo hacemos sin oposición, y a veces para que sea lo más real posible, algunos de nosotros hacemos lo que harían los croatas. Unos atacan y otros defienden, y nos vamos intercambiando todos.

P. El modelo español exige compenetración. ¿Cómo afecta la búsqueda de pareja de centrales y laterales a la hora de ajustar el equipo en tres entrenamientos?

R. Eso se compensa trabajando por posiciones. Cuando practicas el ataque el lateral sabe lo que tiene que hacer, no si está uno u otro. Te fijas en las consignas del entrenador. Es cierto que ha habido muchos cambios y Luis está buscando esa pareja de centrales. Antes la pareja definida era Ramos-Piqué y ahora no. Nacho no ha venido y Bartra tampoco. Pero hay jugadores jóvenes con mucha ambición, como Mario Hermoso.Recuerdo cuando llegué a la sub-17 por primera vez. Me pusieron en el mismo equipo con otros chavales que no conocía y veíamos que nos entendíamos. Es como hablar el mismo idioma. Ves a los niños, en las canteras del Barça, del Espanyol, del Madrid, del Villarreal o el Valencia, y juegan todos el mismo fútbol.

P. Luis Enrique dijo que contra Inglaterra falló la presión. ¿Cómo es posible encajar dos goles tras dos saques de puerta?

R. Yo estaba lesionado y lo vi por la tele. Los ingleses son muy directos y en un contraataque te pueden pillar porque tienen jugadores de mucha calidad. Si presionamos muy arriba y el contrario consigue salir de la presión, quedamos expuestos. Es lo que nos pasó en el Barça contra el Betis. Ellos arriesgan mucho saliendo con el balón y si salen de esa presión inicial hay mucho espacio a la espalda de los mediocampistas nuestros. El Betis arriesga muchísimo desde la salida de Pau López, que jugaba con sus centrales dentro del área. Eso hizo que nosotros tuviéramos que ir muy arriba. Tienes que presionar hasta al portero, y si consiguen superar esa presión hay mucho espacio. Esto conlleva muchísimo trabajo durante muchos entrenamientos. Tanto la salida de la presión para encontrar soluciones, como la presión para evitar que salgan jugando los rivales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información