Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hamilton, una ‘pole’ que bien puede valer un título

El británico lo tiene de cara para proclamarse campeón este domingo en Austin e igualar los cinco Mundiales de Fangio

GP Estados Unidos
Hamilton, en Austin. AFP

Ferrari desplazó este fin de semana a Austin un nuevo fondo plano para el monoplaza de Sebastian Vettel, en un intento de reducir el margen a favor del Mercedes que el constructor alemán logró generar este verano y que sirvió para poner el quinto título de Lewis Hamilton al alcance de la mano del británico. Sin embargo, la ganancia de este nuevo componente del bólido rojo puede llegar a ser de tres décimas por vuelta en el mejor de los casos. Eso es la mitad de las más de seis décimas por vuelta en las que se ha fijado la diferencia a favor del Mercedes en las últimas carreras. La Scuderia no baja los brazos pero todo parece dispuesto para que Hamilton lo pase en grande este domingo en Austin (20.10, Movistar F-1) y salga de allí con la quinta corona de campeón encasquetada, con lo que igualaría a Fangio, solo por detrás ya del heptacampeón Michael Schumacher.

Para lograrlo existen varias posibilidades, aunque dada la inercia que lleva últimamente el chico de Tewin, la primera opción que se debería valorar es que ganara la carrera –Hamilton se ha impuesto en seis de las últimas ocho paradas del calendario, en las últimas cuatro consecutivas y además acumula cuatro triunfos en las últimas cuatro visitas al trazado texano–. Si eso ocurre, Vettel solo tiene una opción para posponer, seguramente una semana, hasta México, el alirón del británico. Y para ello deberá terminar el segundo.

El escenario no hace más que invitar a pensar que la marca de las Flechas de Plata la armará y gorda en Estados Unidos. Más aún si tenemos en cuenta que su buque insignia saldrá el primero cuando el semáforo se ponga verde este domingo y que su único rival lo hará el quinto a pesar de lograr el segundo mejor registro en la última eliminatoria (Q3), lastrado por una penalización previa. Fernando Alonso no pasó el primer corte de la cronometrada (Q1) y terminó el 16º, a la espera de que las penalizaciones que puedan sucederse le permitan escalar algunas posiciones en la parrilla, mientras que Carlos Sainz lo hizo el 11º tras quedarse a solo dos milésimas de colarse en la Q3.

En uno de sus escenarios favoritos, el actual campeón se adjudicó su novena pole de la temporada y la 81 de su hoja de servicios, unas cifras que reflejan de forma cristalina el momento que atraviesa la criatura. Ferrari optó por una configuración en sus monoplazas con más carga aerodinámica, muy importante en el primer sector del trazado americano, al tiempo que el fabricante de la estrella prefirió liberar un poco los suyos para que volaran en el segundo tramo, el de motor. Mercedes ganó el primer asalto del que se presume que puede ser el combate definitivo, algo habitual en Austin, que ha decidido el Mundial en siete ocasiones.

Vettel ha perdido pegada desde el parón: Hamilton ha sumado 70 puntos más que él en ocho grandes premios, una mordida que ejemplifica de maravilla el crecimiento del W09 y el estancamiento del SF71H. Por si la empresa que se le exige fuera poca cosa, el de Ferrari arrastraba una sanción de tres posiciones en parrilla que los comisarios le impusieron durante la jornada del viernes por no respetar como es debido la implicación que supone la aparición de una bandera roja –no redujo suficientemente su velocidad–. Un síntoma más de la etapa de desconcierto en la que se ha metido el corredor de Heppenheim de un tiempo a esta parte y que ha dado paso a la versión menos fiable del tetracampeón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >