Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llull ‘superstar’

El Real Madrid rinde al Baskonia (97-79) en el tramo final de un duelo intenso con la enésima exhibición de su jugador emblema (23 puntos y 24 de valoración)

Llull lanza ante Granger y Marcelinho
Llull lanza ante Granger y Marcelinho EFE
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Desde que regresó Sergio Llull tras su lesión de rodilla, el 25 de abril, el Real Madrid solo ha perdido un partido y ha ganado tres títulos (Euroliga, Liga y Supercopa). Con otra exhibición de su emblema (23 puntos y 24 de valoración), el conjunto de Laso superó a un Baskonia indeleblemente competitivo que, sin embargo, acabó por perder la compostura en el tramo final de un duelo bravo (97-79). "El otro día me preguntaban en Milán por el mal partido de Llull (0 puntos y -4 de valoración) y yo solo contesté que alguien lo pagaría", contó Laso tras el partido, extendiéndose después en el elogio a su jugador. "Ha estado mucho tiempo parado y aún tiene que recuperar sensaciones, pero le quiero mucho desde el primer día que llegué aquí. Ha vuelto con ganas. Es el referente del equipo y del madridismo. Puede tener días malos, pero creemos mucho en él y así lo transmite en la pista", señaló el técnico. Tras la derrota del Olympiacos ante el Armani Milán, solo Fenerbahçe y CSKA aguantan el ritmo del Madrid al frente de la clasificación.

Para la contienda ante el campeón, Pedro Martínez se pertrechó con Huertas y Granger para discutirle el ritmo de partido a Llull y con los 2,10m de Diop para contener la influencia de los 2,21m de Tavares. Sin embargo, el caboverdiano abrumó a su pareja de baile con tres rebotes y un tapón en cuatro minutos y el menorquín no dio margen a que le echaran el lazo y sumó ocho puntos (con dos triples) y dos asistencias en un inicio electrizante (15-10, m. 5). Con el refuerzo de Poirier, Shengelia intentó minimizar los daños, pero Randolph y Campazzo, excelsos en Milán, prolongaron su estado de gracia para otorgar el mando al campeón (28-19, m. 11).

Laso sumó piezas al engranaje y regresó con intensidad Ayón —ya de vuelta de México, adónde tuvo que viajar de urgencia por el accidente de tráfico que sufrieron sus padres, ya estables—. Con la aportación de Ayón y dos triples de un inspirado Rudy, el Madrid estiró un poco más la cuerda hasta que, con la subida de revoluciones del Baskonia y el concierto de pito de los colegiados, se espesó el partido. En un santiamén, se pasó del 34-24 del minuto 13 al 44-41 del 17. Con la mezcla de menos ritmo y más choque crecieron los baskonistas, impulsados por el protagonismo episódico de Garino (10 puntos, cuatro rebotes y dos robos en el segundo cuarto). Pero, de nuevo abrazado a Llull y Tavares, el Madrid se desató antes del descanso (52-44, m. 20).

En los visitantes, faltaba Shavon Shields y el trío formado por Granger, Hilliard y Voigtmann estuvo lejos de su mejor nivel (solo 13 puntos entre los tres). Pero afinó Janning en la reanudación, en la que el Baskonia se presentó con un parcial de 2-7. Y el rearme visitante tuvo continuidad con la agitación de Vildoza (63-61, m. 26). Se destempló el Madrid y, tras una pérdida de Causeur ante Marcelinho, los de Pedro Martínez completaron la caza (65-65, m. 27). Sin tiempo para la autocomplacencia, el Baskonia se vio sorprendido por el arrebato madridista.

Dos triples de la factoría Llull, en modo 'superstar', con un dos más uno de Causeur en el medio, dispararon de nuevo al campeón antes de entrar en la recta de meta (74-65, m. 29). Transcurridos seis meses desde el regreso a la competición tras su grave lesión de rodilla, Llull refrendó la condición de jugador más determinante de la Euroliga, solo interrumpida por el quirófano y la convalecencia. Siguiendo la estela marcada por el tótem madridista, los de Laso ensayaron más demarrajes hasta rendir finalmente al Baskonia (78-67, m. 31 y 84-72, m. 34). Tavares y un magistral Rudy (14 puntos, con 4 de 5 en triples) remataron la faena de Llull, llevaron la diferencia hasta los 20 puntos, y desataron de nuevo la fiesta en el Palacio. El Baskonia, que comenzó firme la competición en la cancha del Zalgiris, sufrió su segundo revés consecutivo en la misma semana. "Superamos dificultades, pero en el tramo final nos faltó frescura y defensa para pelear", analizó Pedro Martínez. "No estamos a nuestro mejor nivel. Nos queda mucho margen de mejora y aún no hemos jugado ningún partido completo bien. Quizá el mejor fue la final de la Supercopa, pero queda mucho trabajo por delante", completó Laso. Su Madrid suma nueve victorias en los nueve encuentros de este curso. Desde que volvió Llull, solo una derrota en seis meses para los blancos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información