Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una Euroliga de retos y urgencias históricas

El Madrid busca repetir título por primera vez en 50 años, el Barça rearmarse tras cuatro fuera de la élite y el Baskonia alcanzar ‘su’ Final Four en Vitoria. El Gran Canaria volará 111.000 kilómetros en su debut

Llull, Shengelia, Oriola y Oliver
Llull, Shengelia, Oriola y Oliver acb photo

Comienza la tercera edición del trepidante formato todos contra todos de la Euroliga, con el Real Madrid defendiendo la corona conquistada hace cinco meses en Belgrado. Los blancos derrotaron entonces al Fenerbahçe de Obradovic para alzar su décima Copa de Europa antes de que lo hiciera el tótem serbio (segundo en el palmarés con 9 títulos) y ahora afrontan un desafío mayúsculo. Nadie ha logrado revalidar el trofeo en el último lustro, desde los dos campeonatos que enlazó Olympiacos en 2012 y 2013. Solo el Maccabi, en 2004 y 2005, lo había conseguido antes en este siglo.

El club más laureado del continente no encadena dos temporadas de reinado europeo desde hace 50 años cuando, en 1968, Pedro Ferrándiz ganó el tercero de sus cuatro entorchados continentales. “Empieza un reto apasionante. Hemos perdido a Luka Doncic, que el año pasado fue el jugador más determinante de Europa, pero no pienso que mi plantilla sea peor”, afirmó rotundo Pablo Laso en vísperas del estreno. Desde su llegada en 2011, el Madrid suma con cinco presencias en la Final Four, cuatro finales y dos títulos, para un total de 16 trofeos sobre 30 posibles. Este curso, el camino concluye en su Vitoria natal y lo afronta con las incorporaciones de Prepelic, Deck y el canterano Pantzar.

Arranca una nueva carrera por la preciada Euroliga, con ocho meses de competición intensiva, cuatro semanas con doble partido y un inicio estresante con cinco jornadas en 23 días. Salen de la pista Unicaja, Valencia, Estrella Roja y Brose Bamberg. Debuta el Gran Canaria, vuelve el Buducnost 15 años después y reaparecen Bayern y Darussafaka, campeón de la pasada Eurocup y primer rival del Madrid. En los dos años de vigencia de este formato, el campeón de la liga regular descabalgó en las semifinales de la Final Four, mientras que el quinto clasificado después de las 30 jornadas se metió en la pelea por el título con el factor cancha en contra en los playoffs (Fenerbahçe en 2017 y Real Madrid en 2018, ambos ante Panathinaikos) y terminó proclamándose campeón.

Será la primera Euroliga sin Juan Carlos Navarro, el jugador que más partidos ha disputado en el torneo (341) desde que adquiriera su actual configuración en la temporada 2000-2001 (solo se perdió la 2007-08, en Memphis) y el máximo anotador histórico del torneo (4.152 puntos). Y el 15º curso de Felipe Reyes con 38 años. “Se hará raro ver a Juan Carlos de traje. El día de la retirada nos llega a todos, pero yo quiero llegar a los 40”, expresó ayer el capitán del Madrid. El reto histórico de su equipo se cruza con las urgencias del Barça por rearmarse tras cuatro cursos fuera de la élite —los dos últimos lejos además del playoff en 11ª y 13ª posición— y con la ambición del Baskonia por alcanzar su Final Four en el Buesa Arena vitoriano. Para llegar a ella, los de Pesic han emprendido su enésima reconstrucción contratando un quinteto nuevo y lustroso: Pangos, Kuric, Blazic, Singleton y Pustovyi. “Veremos a ver si estamos preparados para hacer algo más que clasificarnos entre los ocho primeros”, señaló el entrenador azulgrana antes del estreno ante el CSKA, mezclando mensajes en todas las direcciones. “Para mí, es más importante la ACB que la Euroliga. Pero no viajamos 4 horas y media a Moscú para perder el partido. El objetivo es ganar partidos y jugar un baloncesto moderno para llenar el Palau”, analizó Pesic.

Mientras, el Baskonia, habitual agitador del mercado de fichajes, afronta la Euroliga más importante de su historia con apenas un par de retoques: salen Beaubois (Efes) y Timma (Olympiacos) y llegan Shavon Shields y Darrun Hilliard. El gran fichaje fue retener a su líder, Shengelia, renovado hasta 2022. “La Final Four en casa tiene que ser una motivación no una presión extra. Es clave la continuidad para mantener la química del equipo”, afirma el capitán baskonista.

El cuarto conjunto español en liza será el Herbalife Gran Canaria, donde Salva Maldonado recoge la herencia de Luis Casimiro con los refuerzos de Strawberry, Tillie y Hannah. Además de tener un estreno nada amable en Estambul ante el Fenerbahçe, los amarillos trendrán que sobrevivir a la insularidad que les llevará a realizar 111.000 kilómetros en vuelos en la primera fase, casi 40.000 más que el segundo, el Maccabi y, 55.000 menos que el Barça por ejemplo. “La isla está lejos de todas partes. Pero queremos que la gente guarde un recuerdo bonito de este año. Jugaremos sin presión, intentando sorprender”, apunta Albert Oliver, que debutará en la Euroliga con 40 años —”el tren todavía estaba esperándome”—.

Entre los favoritos perennes al título, el Fenerbahçe —que ha perdido a Nunnally y Wanamaker y se ha reforzado con el base canadiense Tyler Ennis, número 18 del draftde 2014 y con el pívot francés Joffrey Lauvergne—, el CSKA —sin el histórico Victor Khryapa y con los refuerzos destacados del joven Alec Peters y del baqueteado Daniel Hackett— y el Olympiacos, ahora en manos de David Blatt —que comienza una nueva era con los clásicos Spanoulis, Printezis y Papanikolaou y una bateria de incorporaciones: Toupane, Timma, Vezenkov, LeDay, Williams-Goss—. Por su parte, el Zalgiris sobrevive al éxito del curso pasado con la permanencia de Jasikevicius en el banquillo como gran triunfo en el mercado veraniego. El técnico que llevó a los lituanos al podio de la Euroliga con uno de los presupuestos más bajos de la competición ya no tendrá a Pangos (Barcelona), Toupane (Olympiacos) ni Micic (Efes) pero, a cambio, regresa Leo Westermann desde el CSKA y llegan media docena de refuerzos de probada solvencia en equipos de rango menor: Walkup, del Ludwigsburg, Wolters, del Chalon, Grigonis, ex ACB y el año pasado en el Alba Berlín, Birutis y Sabeckis, del Siauliai y el canterano Jokubaitis.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información