Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si tu negocio falla, no puedes esperar a que muera”

El presidente de la Federación, Miguel Díaz, insiste en la necesidad de un cambio de modelo para la Davis mientras Bruguera deja en el aire su futuro: “No sé qué haré. Mi trabajo va a cambiar mucho”

Aficionados franceses protestan el cambio de formato de la Davis en el Estadio Pierre Mauroy de Lille.
Aficionados franceses protestan el cambio de formato de la Davis en el Estadio Pierre Mauroy de Lille. REUTERS

“Davis Cup, 1900-2018 RIP”. “#ChangeItBack”.

El día previo a la resolución de la serie de semifinales entre Francia y España, maquillada (3-2 finalmente) por las victorias de Albert Ramos (1-6, 6-4 y 14-12 a Richard Gasquet) y Marcel Granollers (6-7, 6-3 y 13-11 a Nicolas Mahut) en los dos últimos individuales cuando los bleus ya tenían el triunfo en la mano por la triple victoria del viernes y el sábado, un grupo de aficionados franceses presente en el Estadio Pierre Mauroy de Lille elevó varias pancartas de protesta contra el formato que se impondrá a partir de 2019 a la Copa Davis. Respondía la acción al arraigo que tiene la competición en un país que la ha conquistado 10 veces bajo la fórmula de las eliminatorias, de modo que al seguidor galo no le convence la decisión de su Federación de aprobar la fórmula que entrará en vigor próximamente.

Mientras se definen algunas aristas que ofrece el modelo que se avecina –entre ellos la fecha, como precisó recientemente el futbolista Gerard Piqué a este periódico–, el debate continúa: tradición frente a negocio, romanticismo frente al futuro, historia contra la necesidad imperiosa de un cambio reclamado desde hace mucho tiempo… Opiniones por doquier, enredos dialécticos y más y más discusiones sobre cómo se debería hacer, cuándo, cómo, quiénes y por qué. En cualquier caso, el formato tradicional mostraba desde hace años signos evidentes de ser caduco y entre la mayoría de los profesionales pesaba la opinión de que la renovación debía hacerse de un modo u otro.

“La Davis necesitaba un cambio”, afirmó este domingo el presidente de la Real Federación Española de Tenis (RFET), Miguel Díaz, cuya directiva era reacia de inicio al volantazo y finalmente lo apoyó en la votación que se llevó a cabo el pasado mes en una asamblea de la Federación Internacional (ITF) en Orlando. “Cuando ves que algo falla, debes cambiarlo. Quizá se ha hecho de una forma un poco drástica, pero había que cambiar. Cuando ves que tu negocio falla, no puedes esperar a que muera del todo sino que debes intentar revitalizarlo y eso es lo que se va a intentar. Hay que darle una oportunidad, porque es un formato atractivo, siempre y cuando puedan ir los mejores jugadores”, argumentó.

Antes, después de arañar la primera victoria en la serie, el catalán Ramos señaló pros y contras a su parecer: “Para el jugador es un cambio a mejor porque hay más dinero, pero otra cosa es el sentimiento de la Copa Davis y de lo que significa jugar con todo el público, como ha ocurrido hoy. Piqué lo ha hecho con la mejor de las intenciones. Es un cambio que hasta que no hayan pasado varias ediciones no podremos valorarlo. Lo bueno es que habrá más semanas de descanso; lo malo, que no podremos jugar eliminatorias en casa, lo disfrutará mucha gente pero no todo un país”, dijo el de Mataró, quien precisó: “Además no se volverá a jugar sobre tierra batida”.

Doble hándicap en Lille: la pista y Nadal

Recogió el testigo el capitán, Sergi Bruguera, que cerró en Lille su primer curso al frente del equipo español, habiendo superado antes dos series contra Gran Bretaña (Marbella) y Alemania (Valencia). “Es un hándicap muy grande y es una de las cosas que me gustaría saber. Si esta es la superficie que vamos a tener siempre evidentemente lo tendremos mucho más difícil”, expresó el preparador, satisfecho con sus jugadores pese a la eliminación –“el compromiso y la actitud han sido espectaculares, pero nos hemos encontrado con una Francia sublime…”– y que tiene firmados dos años de contrato con la Federación, aunque, dice, debe reflexionar.

Estamos encantados con Sergi. Ha hecho piña y los jugadores le valoran

MIGUEL DÍAZ, PRESIDENTE DE LA RFET

“No sé qué haré. Primero quiero hablar con la Federación, porque no sé cómo va a ser exactamente lo del nuevo formato. La semana que viene ya me pondré a ello porque mi trabajo cambiará mucho”, expuso, consciente de que hasta dentro de al menos un año (si la nueva Davis se programase en septiembre) no volvería a sentarse en un banquillo. “Sergi tiene dos años de contrato y tanto nosotros como los jugadores estamos encantados porque ha hecho una piña. Los jugadores le respetan mucho y le valoran. Dentro del año hay muchas actividades propias del capitán, además del seguimiento”, puntualizó el presidente Díaz, que lamentó algunos condicionantes en esta serie.

“Veníamos con un buen equipo, con grandes jugadores, pero Pablo [Carreño] se resintió y en este tipo de pista, y sin Rafa [Nadal]… Francia es un equipo muy fuerte y podía ocurrir. Vinimos con el hándicap de no tener a Rafa y también en una superficie que no es la nuestra”, puntualizó un par de veces, antes de que el capitán diese el carpetazo definitivo al año. “Esta es una competición única, he disfrutado mucho con los jugadores”, valoró Bruguera; “el equipo humano de trabajo es espectacular y yo solo vine para aportar mi granito de arena. He dado lo máximo, he hecho lo que he podido. Cuando alguien como los franceses juega tan bien al tenis debemos reconocerlo y felicitarles”.

FRANCIA-CROACIA, OTRA FINAL ‘MUNDIAL’

El croata Coric celebra su triunfo contra Tiafoe en Zadar.
El croata Coric celebra su triunfo contra Tiafoe en Zadar. AP

Sufrió, y de lo lindo además Borna Coric para superar a Frances Tiafoe en el último partido del cruce entre Croacia y Estados Unidos en Zadar. Al final, los locales resolvieron (3-2) una serie que se les complicó sobremanera cuando Marin Cilic cedió el primer punto de este domingo, frente a Sam Querrey (6-7, 7-6, 6-3 y 6-4).

Después, Coric logró la estocada definitiva, pero no sin mucho suspense y obligado a remontar en dos ocasiones: 6-7, 6-1, 6-7, 6-1 y 6-3.

De esta forma, Croacia será al rival de Francia del 23 al 25 de noviembre, en una final que se desarrollará otra vez en suelo francés y que coincide precisamente con la que disputaron hace dos meses croatas y galos en el Mundial de fútbol celebrado en Rusia. El equipo de Yannick Noah defiende el título obtenido en 2017.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información