Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dobles sentencia a España en Lille

Feliciano y Granollers caen frente a Bennetau y Mahut (6-0, 6-4 y 7-6, en 2h 03m) y los de Bruguera se quedan sin opciones de acceder a la final de la Copa Davis, a la que regresan los defensores del título

Feliciano se duele tras recibir un pelotazo en el rostro mientras Granollers se interesa por él.
Feliciano se duele tras recibir un pelotazo en el rostro mientras Granollers se interesa por él. REUTERS

El crédito de España en esta Copa Davis, la última que se disputa bajo el actual formato antes del revolucionario proyecto que se activará en 2019, se agotó este sábado en Lille, donde Francia fue ostensiblemente superior al equipo español. Arrinconado este después de ceder los dos individuales del primer día, solo quedaba la heroica, ganar, ganar y ganar para darle la vuelta a la historia, pero toda opción se esfumó con la derrota en el compromiso de dobles. Feliciano López y Marcel Granollers perdieron contra Nicolas Mahut y Julien Benneteau (6-0, 6-4 y 7-6, en 2h 03m) y por lo tanto será Francia la finalista, aún por decidir si frente a Croacia o bien Estados Unidos (2-1).

El infortunio del viernes situó a España en una posición angustiosa, ante la obligación de ganar los tres puntos restantes y sin margen de error. Crudísima realidad acentuada por el hecho de tener que remontar ante la última campeona, la poderosa Francia de Yannick Noah, en territorio hostil y cuando nunca antes, desde la creación del Grupo Mundial (1981), había conseguido mérito similar. Por si fuera poco, este sábado planteaba un desafío de gran envergadura, vencer a una pareja con muchas horas de vuelo a las espaldas y en una modalidad en la que España alterna y experimenta porque por una razón u otra no termina de dar con un dúo de largo recorrido.

Granollers y López, hasta hoy, no habían competido juntos ni una sola vez en la Copa Davis, aunque sí en el circuito de la ATP: seis victorias y 10 derrotas entre 2007 y 2016. El segundo había formado en las dos series previas con Pablo Carreño y Marc López, y Bruguera apostó esta vez por la carta de Granollers. Evidentemente, no salió nada bien.

Al otro lado, Benneteau (36 años) y Mahut ejercían con los 34 trofeos que han ganado, tres de ellos de la mano, y dos experiencias previas en la competición con resultado óptimo. En consecuencia, el partido se puso cuesta arriba desde el inicio, con el arrollador despliegue de los locales. Enchufadísimos, los franceses rompieron el servicio a la primera y abrieron una brecha más que considerable, cediendo solo cuatro puntos en toda la primera manga (en 18 minutos) y retorciendo la moral visitante.

El último servicio de Benneteau

Benneteau festeja el triunfo en el dobles en el cierre de la eliminatoria. ampliar foto
Benneteau festeja el triunfo en el dobles en el cierre de la eliminatoria. AFP

“En el primer set me he sentido bastante impotente”, admitió Feliciano. “Seguramente habremos hecho algunas cosas mal, pero ha sido un espectáculo el nivel al que han jugado ellos desde la primera bola del partido. Nos hemos sentido impotentes o ridículos, llamémoslo como queramos, porque no veíamos donde tirar la bola incluso cuando sacábamos nosotros. Ese principio nos ha dejado un poco noqueados porque no nos esperábamos algo tan exagerado; sí éramos conscientes de contra quién estábamos jugando, pero ese nivelazo de entrada nos ha dejado un poco noqueados...”, añadió el toledano.

Al principio nos hemos sentido impotentes. No nos esperábamos algo tan exagerado...

FELICIANO LÓPEZ

Frente a la sincronización francesa, a López y Granollers les costó enhebrar. Al otro lado Benneteau se gustaba –se atrevió con una volea en suspensión, entre las piernas– y Mahut disfrutaba en la red, pero al menos el partido cambió de dinámica y la diferencia no era tan radical. Un quiebre en el cuarto juego decantó el segundo set y en el último, cuando Francia levantó ligeramente el pie del acelerador, se asistió a un choque más equilibrado, aunque con la sensación permanente de que un tirón podía ser suficiente para cerrar el episodio y la serie.

No obstante, España logró su primer y único break, y sin tiempo para saborearlo encontró respuesta porque Granollers entregó otra vez el saque. Salió entonces la mala leche: a Feliciano porque no le gustaba que Mahut tirase una y otra vez al cuerpo (se llevó un buen pelotazo en el ojo izquierdo), y al catalán porque el agua llegaba ya al cuello y la única opción pasaba por revolverse.

Voleó con rabia un envío templado en el tie-break, en un intento por alargar la vida, pero después se autocastigó por una doble falta que propició el primer match point. No a la primera, pero sí a la tercera, Bennetau sentenció fabulosamente, con un resto cruzado de revés que selló la muerte súbita (9-7), y condujo a su país a otra final de la Davis, la novena desde que la competición se disputa en el marco del Grupo Mundial. Él, en su último servicio porque antes de la serie ya había anticipado su retirada, puso la rúbrica. Apuntilló a España, acordándose esta siempre de Rafael Nadal.

BRUGUERA: “HAN JUGADO UNA SERIE ESTRATOSFÉRICA”

Benneteau y Mahut, el primero con su hijo, tras la victoria definitiva.
Benneteau y Mahut, el primero con su hijo, tras la victoria definitiva. AP

En la intervención ante los periodistas, el capitán, Sergi Bruguera, incidió en el nivel elevado de los anfitriones y no puso pero alguno a la actuación de sus jugadores. “El primer día, Pablo se resintió y Pouille jugó uno de los mejores partido de su vida, y hoy Benneteau y Mahut también han jugado el mejor dobles que he visto en mi vida”, apuntó el preparador, flanqueado por Feliciano y Granollers.

“Hoy hemos sudado sangre para ganar cada punto y los hemos ido cogiendo y cogiendo, pero al final los pequeños detalles han decidido”, continuó. “Los franceses han jugado una eliminatoria estratosférica, increíble. Tanto ayer como hoy han jugado muy bien y nosotros lo hemos intentado todo. Estoy orgulloso de mis jugadores. Nada que decir, ellos han hecho una eliminatoria extraordinaria”.

Y se sumó Feliciano: “Sobre todo hoy han sido muy superiores”. “Sí, han empezado muy fuerte”, agregó su compañero Granollers. “Benneteau ha jugado con una soltura y una determinación brutales”, resolvió el primero.

Más información