Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Copa Davis cierra una era

La derrota en el dobles sentencia la serie contra Francia (3-0) y clausura el exitoso trazado del equipo español durante los 118 años del formato actual. Cinco títulos y cuatro finales, la cosecha definitiva

copa davis
Feliciano y Granollers, ayer durante el dobles en el Estadio Pierre Mauroy de Lille. AP

“¡Un momento! ¡España acaba de ganar la Copa Davis!”. El sorprendente festejo del en su día presidente del Gobierno, José María Aznar, interrumpió la cumbre de Niza el 10 de noviembre del año 2000. A su lado estaba el mandatario francés, Jacques Chirac –“que conste en acta”, replicó–, y a 700 kilómetros de distancia, en el Palau Sant Jordi de Barcelona, el tenis español descorchaba por primera vez el champán en lo que a la Copa Davis se refiere.

Ahora, desde ayer, la competición ya es historia para España, puesto que el equipo capitaneado por Sergi Bruguera perdió también el dobles –6-0, 6-4 y 7-6 para Julien Benneteau y Nicolas Mahut, frente a Feliciano López y Marcel Granollers, luego 3-0 en Lille– y a partir del próximo curso adoptará un formato completamente diferente después de 118 años de historia. Se dio carpetazo, pues, a un prolífico recorrido que alcanzó todo su esplendor a lomos de la generación dorada del tenis español, hace casi dos décadas. Entonces, Juan Carlos Ferrero batió a Lleyton Hewitt en un duelo memorable y abrió la vía hacia el éxito, acompañado de Albert Costa, Àlex Corretja, Juan Carlos Ferrero y Joan Balcells.

Luego se alzarían cuatro Ensaladeras más (2004, 2008, 2009 y 2011) y se reuniría un compendio de pasajes inolvidable. “Hay un montón de recuerdos”, rebobinaba ayer Feliciano después de un partido en el que prácticamente no hubo color y en el que Benneteau, en su último servicio antes de colgar la raqueta con 36 años, fue el gran protagonista. “Todas las finales han sido espectaculares, todas las que he podido jugar, aunque la más emotiva fue quizá la de Argentina por todo lo que vivimos allí ese fin de semana”, continuó el toledano.

“Las de Sevilla fueron muy bonitas también y en la de Barcelona ganamos 3-0, así que no hubo que sufrir en ningún momento. Han sido momentos muy especiales”, prosiguió ante los periodistas. “Por ejemplo, lo que vivimos este año en Valencia, porque para mí David [Ferrer] ha sido una persona muy especial para mí y me alegré un montón de lo que pudo vivir allí. Fue algo muy bonito. Este año hemos jugado lo mejor que hemos podido y hemos llegado hasta aquí, pero los franceses han sido superiores y ahora el equipo tendrá que seguir luchado para hacerlo también bien con este formato”, concluía.

El sexto mejor palmarés de la historia

Se terminó la Copa Davis para España, al menos la Davis tal y como se ha conocido hasta ahora, y se avecina el nuevo modelo impulsado por el futbolista Gerard Piqué y el Grupo Kosmos. Se cierra el periplo como el sexto mejor equipo, solo por detrás de dos gigantes –Estados Unidos y Australia, con 32 y 28 títulos respectivamente– y de tres selecciones tan pujantes como Gran Bretaña (10), Francia (10) y Suecia (7); se acaba, ateniéndose al concepto moderno del Grupo Mundial (desde 1981), como el tercer clasificado histórico, superado solo por suecos y estadounidenses, ambos con seis laureles desde entonces.

Aparte, España desembarcó en cuatro finales más (1965, 1967, 2003 y 2012) y en las 207 series jugadas (129 triunfos y 78 derrotas) dejó el recórd de imbatibilidad en tierra con 29 victorias consecutivas, quedando además, con 27, como el equipo local con la secuencia más prolongada en casa. A lo largo de esos 118 años los capitanes alistaron a 73 jugadores, siendo Manolo Santana el que más triunfos obtuvo (92) y el que más eliminatorias jugó (46), y compartiendo la plusmarca de años jugados (14) con Sergio Casal y Manuel Orantes. Luce también con letras doradas el nombre de Rafael Nadal, que engloba 24 victorias y una sola derrota, la del día de su debut contra Jiri Novak.

El viaje, cerrado hoy en el Estadio Pierre Mauroy de Lille, ofrece escenarios de obligado recuerdo como el propio Sant Jordi, el estadio Olímpico de la Cartuja de Sevilla o el Polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata, marcos de los éxitos; igualmente, la nómina histórica de técnicos con Santana, Javier Duarte, Jordi Arrese, Juan Avendaño, Josep Perlas, Emilio Sánchez Vicario y Albert Costa, este último el único que ha festejado una Ensaladera como jugador y como capitán; y al margen de los Rafael Nadal, Carlos Moyà, Ferrero, Ferrer o Feliciano intervinieron otros actores fundamentales como Corretja, Balcells, Tommy Robredo y Fernando Verdasco.

Nadal, Verdasco y Feliciano, los más laureados

Dos mujeres pasaron por el banquillo –Gala León, sin llegar a ejercer verdaderamente, y Conchita Martínez– y los que más trofeos han acumulado (3) han sido Nadal, Feliciano y Verdasco. Oficialmente, al número uno la Federación Internacional de Tenis (ITF) no le atribuye el galardón de 2008 al no figurar en la serie final de Argentina.

“Los franceses han jugado una eliminatoria estratosférica, increíble. Tanto ayer como hoy han jugado muy bien y nosotros lo hemos intentado todo. Estoy orgulloso de mis jugadores. Nada que decir, ellos han hecho una eliminatoria extraordinaria”, concluía ayer Bruguera, después de dos días complicados porque a la ausencia de Nadal se le añadió el infortunio de la lesión de Pablo Carreño en el primer partido y la magnífica competitividad del equipo francés, que se medirá en la resolución al vencedor del pulso entre Croacia y Estados Unidos (2-1).

Lille clausuró, por tanto, una era para España. En 2019, todo será distinto.

Más información