Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal estrena un chaleco de hielo contra el calor

El número uno combate la hostilidad meteorológica de Nueva York con una innovadora prenda que emplea durante los entrenamientos y, a priori, en el partido de los cuartos contra el austriaco Thiem

Nadal se pone su nuevo chaleco de hielo durante un entrenamiento en Nueva York.
Nadal se pone su nuevo chaleco de hielo durante un entrenamiento en Nueva York.

El entrenamiento del día previo al duelo contra Dominic Thiem en los cuartos dejó una imagen novedosa de Rafael Nadal, cuando el médico Nacho Muñoz, de la Federación, extrajo un chaleco de una cámara frigorífica y el número uno se cubrió el tronco con él. Se trata de una medida impulsada por la firma deportiva Nike para combatir las elevadas temperaturas de estos días en Nueva York, superiores a los 30 grados y con una humedad de casi el 90% en ocasiones.

“Con este calor, todo lo que ayude me puede venir bien. Habitualmente utilizamos toallas, pero este chaleco me proporciona alivio en todas las zonas que necesito”, comenta Nadal, que se plantea emplearlo en las sesiones preparatorias y durante los descansos del partido contra el austriaco Thiem (hacia las 3.00, Eurosport). El martes, durante la sesión preparatoria en la pista 1, lo lució por primera vez cuando el termómetro marcaba 35º a la una y media del mediodía. En determinados momentos, después de llevar a cabo ejercicios muy intensos, el de Manacor se sentó en una banqueta y utilizó la nueva prenda durante cinco minutos.

La prenda, recubierta de unas cavidades triangulares donde se introduce el hielo, queda guardada durante el transcurso del partido o el entrenamiento en una nevera que permite su conservación a baja temperatura. Nike, la marca que viste a Nadal desde su adolescencia, la ha diseñado a raíz de las duras condiciones meteorológicas que se han encontrado los tenistas en el torneo de Nueva York, donde tradicionalmente las temperaturas han sido siempre elevadas, al igual que en la cita de Australia durante el mes de enero.

Esta edición, numerosos jugadores han expresado su malestar por tener que jugar en dichas circunstancias, especialmente adversas durante las sesiones diurnas y hostiles también en las nocturnas. Una situación que ha llevado a la organización del US Open a aplicar varias veces la Heat Rule (la regla ante el calor extremo), incluyendo al cuadro masculino por primera vez. En este sentido, Nadal se expresó con rotundidad delante de los periodistas: “Estas temperaturas no son buenas para nosotros, pero en realidad no lo son para nadie. No son buenas para la salud de los jugadores, pero tampoco lo son para la gente ni para el espectáculo”, afirmó hace unos días el balear, de 32 años.

Igualmente, Roger Federer reveló después de caer en los octavos frente a John Millman que sufrió un colapso físico como consecuencia de la meteorología. “No sé por qué, pero me costaba coger aire, respirar. Es una de las primeras veces que me ocurre esto. Quería que el partido se acabara”, indicó. “Las condiciones son brutales”, añadió su adversario, residente en Brisbane (Australia) y por lo tanto habituado al castigo del calor y la humedad. “Nunca me he sentido tan mal en una pista”, denunció hace unos días la ucraniana Lesia Tsurenko, aquejada de calambres musculares y mareos. Otra de las víctimas ha sido Novak Djokovic, que tuvo que ser atendido en el vestuario por los médicos en el duelo contra Joao Sousa. “Intento prepararme de la mejor forma posible, pero a veces solo puedes sobrevivir”, cerró el serbio tras lograr el pase a los cuartos de final.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información