Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quién ocupará el trono de Cristiano en el Madrid?

El club blanco, que también perdió a Zidane, estudia sin prisa cómo reforzar la plantilla después de la salida del portugués

FOTO: Neymar y Hazard se saludan antes del partido de cuartos del Mundial entre Brasil y Bélgica. / VÍDEO: Mensaje de despedida del Real Madrid a Ronaldo.

Mientras Turín espera, este lunes, la llegada, de Cristiano inundando las calles de la ciudad con la camiseta bianconera con el siete del portugués, de la tienda oficial del Madrid en el Bernabéu se ha quitado la zamarra del máximo goleador de la historia del club. El vacío da vértigo a nivel deportivo, pero también ha dejado cierto alivio por una convivencia que se había hecho insostenible. Cristiano no se despedirá de Chamartín. No ha querido. Ha dicho adiós a través de una carta. Desde que pidió al Real Madrid ser traspasado, el club buscó la manera de hacerlo de la forma más rápida.

Con todas las cartas sobre la mesa, no tenía sentido alargar el asunto, querían que se solucionara antes de que el equipo empezara la pretemporada. Este lunes en Valdebebas echará a andar el nuevo Madrid de Julen Lopetegui. Sin su estrella, sin el que ha sido el máximo goleador en la historia del club (450 goles en 438). Una vez asumido que Cristiano ya no está y que es imposible encontrar en el mercado un goleador como él —los suyos son números de extraterrestre con 1,02 tantos por partido— en las oficinas del Bernabéu estudian, sin prisa, cómo recomponer el puzle y quién puede ocupar el trono del portugués.

De momento se están tomando las cosas, además de con discreción, con tranquilidad. Igual que cuando se marchó Zidane a finales de mayo advirtieron de que la búsqueda de un sustituto llevaría unas semanas, ahora no tienen prisa para encontrar el relevo del portugués. La marcha del primero, por inesperada, quizás ha creado más desilusión que la del segundo.

El último fichaje mediático del Madrid fue en verano de 2014 cuando contrató a James. Parece impensable que, con las salidas de ZZ —el hombre de las tres Champions seguidas— y de Cristiano —el hombre de los cuatro balones de oro— el club no piense en la contratación de una estrella mundial para la nueva etapa que comienza este año. El 15 de agosto en Tallin se disputa ya el primer título, la Supercopa de Europa contra el Atlético. La lista de cromos incluye imposibles y no tan imposibles. Neymar y Mbappé, los que más gustan en el club, no están en venta. En el Madrid siguen pensando que Al-Khelaïfi, el dueño del PSG, no dejará salir ni al brasileño ni mucho menos al joven francés que el domingo jugará la final del Mundial. Por lo que la salida de uno o de otro tendría que ser fruto de un acto de rebeldía —llámese política de desgaste o forzar la situación— algo que no es visto con buenos ojos en el club blanco.

La última vez que eso ocurrió (caso de Luka Modric) tardó semanas en resolverse. Eden Hazard, la estrella de Bélgica que brilló en este Mundial, podría ser una opción. Tiene 27 años, mucho descaro en el terreno de juego y, además, se ha dejado querer por el Madrid. En la plantilla, sin embargo, hay varios jugadores que ocupan su posición, por lo que su contratación no es ahora mismo una prioridad.

El protagonismo de Bale

De no llegar ningún galáctico, el club cuenta con futbolistas que, con la salida de Cristiano Ronaldo, pueden dar un paso al frente. Es el caso de Bale, Isco y Asensio. El galés, que después de la final de Kiev reclamó más minutos, continuidad y protagonismo, dijo que de no tenerlos, se plantearía buscarlos en otro sitio. Dijo también que se tomaría el verano para estudiarlo con su agente antes de tomar una decisión. Su agente ha llamado al club a lo largo del verano pero para asuntos que no tenían nada que ver con la continuidad de Bale que en el club dan, por lo tanto, por hecha. Con el adiós de Zidane —la relación entre ambos empeoró en los últimos meses porque el técnico se cansó de la actitud del futbolista— y de Cristiano, el galés tiene una oportunidad para ser protagonista. Para empezar porque queda libre la banda izquierda, la que mejor se adapta a sus características. La incógnita es la de siempre: ver si le respetan las lesiones.

Sin la BBC al completo el Madrid recupera más flexibilidad en el esquema de juego. Lopetegui quiere, de hecho, que Isco y Asensio sean parte fundamental de su proyecto. El técnico español contará, además, con la presencia del joven Vinicius. La idea en el club es que no sólo haga la pretemporada, sino que forme parte del primer equipo y vaya creciendo poco a poco.