Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paulinho, billete de ida y vuelta a China

El Barcelona cerrará en las próximas horas el traspaso del medio al Guangzhou, su exclub que pagará 50 millones

Pauliho, frente a Bélgica en el Mundial. Ampliar foto
Pauliho, frente a Bélgica en el Mundial. Getty Images

Cuando Robert Fernández, exsecretario técnico del Barcelona, decidió fichar a Paulinho en el verano pasado fue porque entendió que ofrecía lo que le faltaba al equipo en la medular: físico, despliegue y llegada desde la segunda línea. La idea se basaba en ese Barça, en el que jugaban Neymar, Luis Suárez y Messi, y que se desplegaba a la contra y con pocos toques y menos adornos en la medular. Las críticas fueron feroces porque no se alcanzaba a entender cómo un futbolista que jugaba en una liga menor como la China podía ser el recambio que necesitaba el plantel. “En el Barcelona nos ponemos la venda antes de ver la herida”, lamentó entonces el técnico Ernesto Valverde. Un mes más tarde, sin embargo, la opinión era diametralmente opuesta porque el brasileño no solo tenía gol –logró nueve dianas y tres asistencias en la Liga- sino que se entendía de maravilla con Messi tanto dentro como fuera del campo. Ahora, sin embargo, Paulinho, de 30 años, ya tiene el billete de vuelta a China, al mismo Guangzhou Evergrande que le traspasó hace un curso por 40 millones. Entre otras cosas porque la entidad china pagará 50 millones al Barça por el traspaso, además de subirle la ficha al jugador de forma notoria.

“La operación se cerrará en las próximas horas”, deslizan desde las oficinas del Camp Nou, satisfechos porque por una vez el Barça venderá bien, aunque también preocupados porque ya saben que además de Arthur –será presentado la semana que viene- deberán contratar a otro medio de peso, toda vez que a André Gomes se le busca equipo, al tiempo que Denis Suárez no ha acabado de despuntar y a Aleñá se le da una temporada de margen para que se adapte a las exigencias de la élite. De Jong era el objetivo principal, pero el Ajax se ha negado a negociar. Otro que interesa es Rabiot. “Pero es muy complicado negociar con el PSG”, señalan desde el Barça, al tiempo que también exponen que con Abidal esperan desencallar unas relaciones tensas desde hace años porque además del caso Neymar, el club azulgrana pretendió sin éxito fichar a Marquinhos y Thiago, también a Verratti. Y no fue posible en ningún caso.

Paulinho, condicionado por el visto bueno del Barça a la operación, también se ha posicionado a favor del traspaso, algo extraño si se tiene en cuenta que decía vivir un sueño en el Barcelona. Pero le ofrecen más años y el doble de dinero, argumentos de peso para un jugador que ya está en la treintena. Así, el centrocampista regresará a China un año después de llegar al Camp Nou.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.