Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contra Kukushkin, el Nadal del oficio

El balear soluciona un día gris contra el kazajo (6-4, 6-3 y 6-4, en 2h 23m) para citarse en la tercera ronda con De Miñaur. Si vence en su próximo compromiso se garantizará salir de Londres como número uno

Wimbledon 2018
Nadal golpea con con el 'drive' durante el partido contra Kukushkin. Getty

Oficio, sobre todo oficio. Rafael Nadal (6-4, 6-3 y 6-4, en 2h 23m) progresó hacia la tercera ronda de Wimbledon agarrándose a la máxima que tantas veces recita su mentor y tío Toni, que para discernir a los muy buenos tenistas de los mejores, para hacer la criba definitiva de la élite, siempre recuerda: “Una de las diferencias más determinantes entre un buen jugador y los más grandes es la capacidad de ganar incluso cuando no juegan bien, optar por el aguante antes que por el desaliento”.

En su segunda intervención en esta edición, Nadal no jugó bien. De hecho, jugó de modo discreto, con algunas lagunas y brindando demasiadas oportunidades a su rival, que de haber sido otro con un saque más poderoso y algo más de colmillo bien podría haberle costado un disgusto. En un jueves gris, en lo meteorológico y en el juego, el número uno se agarró al preciado don del oficio, a la fórmula que tantas veces le ha repetido su tío para hacerse valer en las primeras rondas de los grandes torneos, siempre peligrosas, siempre tramposas y más en el imprevisible contexto de Wimbledon.

El grande inglés es una caja de sorpresas –Marin Cilic, finalista hace un año, fue apeado por Guido Pella; el austriaco Gilles Müller, verdugo de Nadal en 2017, tropezó frente a Philippe Kohlschreiber– y no admite relajación alguna. Nadal nunca afloja, pero esta vez le faltaron inspiración, servicio y golpes, y encima se encontró con un adversario incómodo y contestón. Kukushkin, 77 del mundo, le sacó de quicio y le enredó sin parar, porque el kazajo tiene muñeca y olfateó rápido el día nuboso del mallorquín, solo 19 ganadores. La diferencia radicó en un filamento: el acierto a la hora de definición. Con 13 bolas de break ambos, el balear aprovechó cinco, por las dos del oponente.

“Creo que he hecho todo mejor que el otro día”, razonó en la sala de conferencias; “los números te dan una información, pero hay muchas cosas que no dicen, como la dificultad de la bola del rival. Creo que he jugado a un nivel muy positivo; es cierto que me ha costado un poco más el servicio, pero él resta muy bien. Juega muy bajo, muy plano, y la bola viene tan baja que cuesta contrarrestarla... La considero una victoria muy positiva, la verdad”.

Doble sanción por los retrasos

Nadal, jadeante porque tuvo que correr de lo lindo y empeñarse a fondo, y mucho en esta ocasión, solo respiró con relativa tranquilidad cuando obtuvo la rotura definitiva en la recta final, para 5-4 en el tercer set. Solo ahí, a un metro de la meta, sintió algo de alivio. Pegó un brinco, como si hubiese marcado un gol en La Catedral, e hizo el serrucho (su celebración característica) antes de sellar la victoria que le conduce hacia el joven Alex de Miñaur, un australiano de origen español (19 años, 80 de la ATP) que debuta en Londres y superó este jueves a Pierre Hugues-Herbert (6-2, 6-7, 7-5 y 6-3).

“¿Que puedo mejorar? ¡Pues claro que puedo mejorar! Pero en general he hecho muchas cosas buenas y menos malas que el primer día”, manifestó el de Manacor, apercibido dos veces –antes de empezar el partido y durante– por demorarse en la silla, antes del inicio del encuentro y en el receso del segundo al tercer set. Como juez, el brasileño Carlos Bernardes. “Cada día que pasa es para mí confianza. Mañana es otro día para seguir puliendo cosas, he cortado muy bien la pelota y he jugado con determinación en los momentos importantes. Este es el camino”, concluyó.

A un solo paso de certificar la retención del número uno, Nadal solucionó un día comprometido con la vieja máxima: oficio, mucho oficio. El oficio de los elegidos.

SOBRE LOS ‘WARNINGS’: “AQUÍ NO VEO EL RELOJ...”

Nadal charla con el árbitro Bernardes, este jueves en Wimbledon.
Nadal charla con el árbitro Bernardes, este jueves en Wimbledon. AP

“¿Dos veces, han sido dos veces? Primeras noticias…”. Durante su atención a los periodistas, el de Manacor desconocía que Bernardes también le hubiera impuesto un warning antes de que arrancase el duelo en la central. “Aquí no veo el reloj, aquí no veo la cuenta atrás. Es más difícil para mí comprender qué pasa. En Australia o Roland Garros tenemos el reloj ahí y podemos manejarnos con el tiempo, pero aquí no. Así lo creo”, indicó Nadal, que a lo largo de su carrera ha tenido varios desencuentros con el juez brasileño.

“No hay ningún problema con el árbitro”, continuó. “No soy nadie para decir que no quiero verle en la pista conmigo, pero solo pregunté si podía tener otro árbitro porque si alguien no hace bien las cosas o no es justo conmigo… Digo que, si es posible, prefiero a otro árbitro. Es algo que ocurrió en el pasado. No en Roland Garros, sino en Río de Janeiro hace un par de años. No es por los code violations [la sanción por excederse con el tiempo], sino porque entonces me puse los pantalones al revés y tú no puedes forzarme a cambiármelos delante de todo el mundo. Para mí, eso es irrespetuoso”, explicó.

“Eso es todo”, concluyó; “no es por el tiempo, no es por ese tipo de cosas. Es por el problema que tuve con él en el pasado, por ese mal momento. No tengo problemas con él. Acepto las sanciones cuando soy lento; lo hago lo mejor posible para ir rápido, pero a veces no puedo. Necesito mi tiempo para pensar qué hacer en el siguiente punto, eso es todo”.


RESULTADOS DEL JUEVES 5

CUADRO MASCULINO: Rafael Nadal, 6-4, 6-3 y 6-4 a Mikhail Kukushkin; Juan Martín del Potro, 6-4, 6-1 y 6-2 a Feliciano López; Novak Djokovic, 6-1, 6-2 y 6-3 a Horacio Zeballos; Guido Pella, 3-6, 1-6, 6-4, 7-6 y 7-5 a Marin Cilic; Nick Kyrgios, 6-3, 6-4 y 7-5 a Robin Haase; Kevin Anderson, 6-3, 6-7, 6-3 y 6-4 a Andreas Seppi; Thomas Fabbiano, 7-6, 6-3 y 7-6 a Stan Wawrinka; John Isner, 6-1, 6-4, 6-7, 6-7 y 7-5 a Ruben Bemelmans; Jiri Vesely, 6-3, 6-4 y 7-6 a Diego Schwartzman; Benoit Paire, 0-6, 6-2, 6-4 y 7-6 a Denis Shapovalov; Kyle Edmund, 6-4, 7-6 y 6-2 a Bradley Klhan; Fabio Fognini, 6-3, 6-4 y 6-1 a Simone Bolelli.

CUADRO FEMENINO: Carla Suárez, 6-4 y 6-1 a Sara Sorribes; Su-Wei Shieh, doble 6-3 a Lara Arruabarrena; Simona Halep, 7-5 y 6-0 a Saisai Zheng; Angelique Kerber, 3-6, 6-2 y 6-4 a Claire Liu; Jelena Ostapenko, 6-1 y 6-3 a Kirsten Flipkens; Dominika Cibulkova, 6-3 y 6-4 a Johanna Konta; Ashleigh Barty, 6-4 y 7-5 a Eugenie Bouchard, Daria Gavrilova, 6-4 y 6-1 a Samantha Stosur; Daria Kasatkina, 6-2 y 6-3 a Yulia Putintseva; Barbora Strycova, 6-1 y 6-4 a Lesia Tsurenko; Anett Kontaveit, 6-2 y 7-6 a Jennifer Brady.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información