Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Santos reclama la identidad defensiva de la Portugal campeona de Europa

El seleccionador luso busca recuperar la solidez con la que conquistó la Eurocopa de 2016

Fernando Santos durante el entrenamiento de Portugal el martes en Kratovo
Fernando Santos durante el entrenamiento de Portugal el martes en Kratovo AFP

Los andares pausados y silenciosos de Fernando Santos por los campos de entrenamiento del complejo deportivo del Saturn acentúan su perfil de entrenador meditabundo, que a veces parece encerrado en una melancolía reflexiva. Desde hace varios meses, al seleccionador portugués le preocupa el nivel defensivo que pueda ofrecer su equipo cuando este viernes debute contra España en Sochi. El chivato de la pérdida de la contundencia defensiva del bloque ya le saltó a Santos en el mes de marzo. Por entonces, la derrota en un amistoso contra Holanda (3-0) le hizo lanzar una advertencia que también repite ahora: “Debemos ser el equipo riguroso que fuimos en la Eurocopa”. Hace dos semanas, en el bolo contra Túnez (2-2), la sensación de que durante el segundo tiempo volvió a perder la solidez defensiva con la que conquisto el europeo de Francia volvió a instalarse en los pensamientos de Santos. Si en público mostró su enfado por los goles encajados, por el bajón de intensidad en las marcas y en las segundas jugadas, quienes le vieron en privado al término del bolo no olvidan la seriedad que mostraba su rostro. No le gustó que sus jugadores se quedaron parados reclamando un fuera de juego. El domingo, en la charla instructiva sobre el funcionamiento del VAR, incidió en la inconveniencia de no seguir las jugadas defensivas hasta el final.

 La identidad de la Portugal campeona de Europa se construyó sobre una defensa cartesiana de los espacios. Dos años después, para su seleccionador mantener esa estructura granítica se ha convertido en una tarea necesaria para reafirmar la condición de favorito que lleva colgada la selección lusa como campeón continental. Para afrontar el desafío, Santos se encuentra en la tesitura de confiar en el bloque que le llevó a la cima del fútbol europeo en París o dar cabida en puestos trascendentales del espinazo defensivo a los nuevos valores reclutados. Intocable Pepe como capo defensivo desde el eje de la defensa, su pareja habitual, José Fonte se ve amenazado por la estelar irrupción del central del Benfica Rúben Dias. Fonte se ha perdido como referencia en su gris periplo por la Superliga China. Mientras, Dias es señalado por prestigiosos ojeadores como uno de los mejores centrales europeos en proyecto.

 Experiencia

Lo normal es que Santos apueste en el inicio del campeonato por la experiencia de Fonte y la buena compenetración que suele tener con Pepe. En el lateral izquierdo Guerreiro, otro componente del equipo de campeón, también siente la presión de otro novato, Mario Rui (Nápoles).

La rebelión de los jugadores del Sporting se expande en Kratovo

Si Rui Patricio fue el primero de los internacionales de Portugal en rescindir su contrato de manera unilateral con el Sporting de Portugal, el martes fueron William Carvalho, Bruno Fernandes y Gelson Martins los que anunciaron su ruptura contractual. Los tres confirmaron haber comunicado su decisión a la federación, a la Liga y al sindicato de jugadores portugueses.

Carvalho, desde su posición de mediocentro, es otro futbolista determinante en el equilibrio defensivo que busca recuperar Fernando Santos. Bruno Fernandes y Gelson Martins son dos de los suplentes más desequilibrantes en ataque con los que cuenta Santos.

En la portería nadie discute a Rui Patricio, pero su rescisión unilateral del contrato que le unía al Sporting de Portugal le ha llevado a una encarnizada batalla judicial con el volcánico presidente Bruno de Carvalho. Este le ha puesto una denuncia en un juzgado de Lisboa y en el ambiente está cómo puede afectarle en su rendimiento. Antes de iniciar la concentración en Portugal, Fernando Santos hizo una defensa de Rui Patricio y aseguró que nada le afectaría. Sin embargo, la prensa portuguesa relacionaba su ausencia del primer entrenamiento en Kratovo con la necesidad de encontrar tranquilidad y no sobreexponerse en un entrenamiento que fue abierto en su totalidad.

 

Más información