Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Machín, nuevo entrenador del Sevilla

El técnico soriano firma por dos temporadas y abre una nueva etapa en el club andaluz tras triunfar en el Girona

Pablo Machin Ampliar foto
Pablo Machín, nuevo entrenador del Sevilla.

Pablo Machín (Soria; 1975) se ha convertido en el nuevo entrenador del Sevilla para las dos próximas temporadas. El club andaluz comienza de esta forma un nuevo proyecto, que pone en manos del técnico soriano la responsabilidad de volver a pelear por la cuarta plaza sin olvidar que tiene que llegar lo más lejos posible en las otras dos competiciones que jugará el Sevilla, la Liga Europa y la Copa del Rey, torneo del que es subcampeón. “El Sevilla necesita un técnico con hambre”, argumentan desde dentro de la entidad. Joaquín Caparrós, nuevo director de fútbol del club, ha llevado las negociaciones que han fructificado en la contratación por dos campañas de Machín, un hombre en el que Caparrós ve su propio reflejo. Un entrenador de 43 años y origen humilde que se ha ido construyendo una carrera después de mucho esfuerzo. Más allá de sus conocimientos tácticos, que no se desdeñan, en el Sevilla se valora el perfil de Machín, que estará arropado por Caparrós y su grupo de colaboradores en la búsqueda de una rápida integración en un club que tiene alto el nivel de exigencia.

Los dirigentes del Sevilla son conscientes de que la apuesta tiene su riesgo después de lo ocurrido la pasada temporada con Eduardo Berizzo, pero entienden que Machín tiene un carácter mucho más pragmático que el argentino y sabrá adaptarse mejor a los desafíos que aparecerán en el Sevilla. Caparrós y su equipo han querido huir también del fichaje de técnicos de prestigio. Los dirigentes andaluces tantearon la posibilidad de fichar a Manuel Pellegrini, ya en el West Ham, pero entendieron que un entrenador español, con ambición y ganas, era la mejor apuesta posible para el nuevo proyecto del Sevilla. Para lograr su desvinculación del Girona, con el que Machín tenía contrato un año más, el club andaluz ha tenido que hacer frente a una cláusula de rescisión de un millón de euros. El Girona intentó retener sin éxito al preparador con una oferta de renovación al límite de sus posibilidades, pero Machín ha tenido claro que debe emprender un nuevo e importante salto en su carrera. El soriano se despidió de los que fueron sus jugadores mediante un mensaje. “Todos habéis sido importantes y todos me habéis ayudado a ser mejor y a conseguir que clubs como el Sevilla se fijen en mí”, comentó Machín en este mensaje, enviado después de una reunión con el Girona donde se plasmó su desvinculación.

La llegada de Machín abre una nueva etapa en el Sevilla. Con Caparrós en la dirección deportiva, se deja atrás la apuesta por entrenadores argentinos, caso de Jorge Sampaoli y Eduardo Berizzo, y se apuesta por una españolización del banquillo y de la propia plantilla. Además, la mirada hacia el interior, a la cantera, se hace obligada con Caparrós al mando de la política deportiva.

Machín debutó como primer entrenador en el Numancia en 2011 después de ser varios años ayudante en el club soriano de técnicos como Gonzalo Arkonada, Kresic o Juan Carlos Unzué. Después de dos cursos en el Numancia, al que dejó en 10ª y 12ª posición, Machín llegó al Girona en el tramo final de la campaña 2013-14 y en una situación muy delicada. Salvó al Girona del descenso y comenzó a labrarse una buena trayectoria en el club catalán. En la temporada 2014-15, el Girona juega la promoción de ascenso a Primera, donde cae ante el Zaragoza después de ganar 0-3 en la ida y en un increíble choque de vuelta en el que perdió por 1-4. Antes, se le había escapado el ascenso directo después de tropezar con el Lugo en la última jornada de la Liga regular. El Girona sigue confiando en Machín, que vuelve a meter en la fase de ascenso al club catalán un año después. Cae en la final ante Osasuna después de eliminar al Córdoba.

En 2017, el Girona de Machín logra por fin el ascenso directo al quedar en la segunda posición por detrás del Levante. En su primer año en la máxima categoría, el Girona fue durante muchas jornadas el conjunto revelación, impresionando por su dinamismo y la fuerza física de un equipo asentado en un 3-5-2 que estuvo cerca de lograr una histórica clasificación europea. Al final, el Girona finalizó en la 10ª posición al desinflarse en el tramo final de la competición. Sus méritos, no obstante, no han pasado desapercibidos para los técnicos del Sevilla, donde Machín trabajará en un proyecto de altura con una entidad de más de 200 millones de presupuesto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información