Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristiano Ronaldo: “Ha sido muy bonito jugar en el Real Madrid. Hablaré en los próximos días”

El portugués, que se quedó sin marcar, amarga la fiesta del Real Madrid. "Se tiene que quedar sí o sí", dice Zidane

Cristiano Ronaldo celebra la Champions 2018.

En una noche histórica para el Real Madrid, Cristiano Ronaldo amargó la fiesta del club blanco con unas declaraciones sobre su futuro. “Fue muy bonito estar en el Real Madrid”, dijo el portugués al final del partido a los micrófonos de Bein. Preguntado por si era a lo que sonaba, una despedida, el portugués contestó que no era importante hablar de eso en ese momento. “Lo haré en los próximos días”, aseguró. “Aquí lo importante es el club y no voy a entrar en temas personales de los jugadores. Todo el mundo tiene derecho a hablar”, comentó el presidente Florentino Pérez cuando le preguntaron por las palabras del portugués.

Las celebraciones de la Decimotercera Copa de Europa, la tercera seguida, las convirtió Cristiano en un debate-quiniela sobre su futuro. “Yo creo que se queda”, dijo Marcelo. “¿Dónde va a ir Cristiano? Se queda con nosotros. Le necesitamos”, añadió Benzema. “A Cris le gusta dejarse querer. No va a encontrar un sitio mejor que el Real Madrid. Aunque cada uno es libre para tomar su decisión personal. Cuando consigues tocar el cielo, a nadie le apetece irse”, afirmó Sergio Ramos. “Se tiene que quedar sí o sí”, apuntó Zidane en la sala de prensa.

No es la primera vez que Cristiano Ronaldo, que anoche se quedó sin marcar y vio cómo Bale anotó un golazo de chilena, hace declaraciones de este tipo después de conseguir un título. “Me gustaría retirarme aquí, pero no depende de mí...”, dijo el pasado mes de diciembre en Abu Dabi en el Mundialito después de ganar el balón de plata del torneo y marcar el tanto decisivo. Esa noche mandó un recado al presidente Florentino Pérez. “Yo siempre hablo dentro del campo e intento dar lo mejor y que la gente disfrute con mi fútbol. Me siento con muchas fuerzas y ganar trofeos es lo que más me gusta. Si es posible sí, me gustaría retirarme aquí, pero no depende de mí”, dijo. Cuando le preguntaron por qué, contestó: “Porque no soy el que manda dentro del club... así que ya veremos”, contestó.

El portugués, que quiere una subida de sueldo y está negociando con Hacienda para intentar cerrar la investigación a la que está sometido por presunto fraude fiscal, lleva alimentando los rumores sobre una posible salida desde el pasado verano. En junio, después de conseguir la Duodécima en Cardiff y después de que la Fiscalía le denunciara por, supuestamente, defraudar 14,7 millones de euros, salió en la portada del diario portugués A Bola que CR estaba pensando marcharse. Aseguró a sus compañeros de selección que se sentía maltratado. Zidane interrumpió sus vacaciones para llamarle y decirle que le necesitaba para el Madrid del futuro. CR volvió de la Copa Confederaciones sin decir ni mu. En septiembre, en Dortmund, dijo que de su boca no había salido ninguna declaración y que no podía dedicarse a desmentir todo lo que se publicaba sobre él. Todas las veces que ha podido ha recalcado que su renovación —renovó en 2017 hasta 2021— no depende de él.

A Zidane, radiante por conseguir su tercera Champions seguida, le preguntaron varias veces por las declaraciones del portugués. ¿Cristiano va a seguir? ¿Le molestan y le parecen egoístas esas declaraciones en una noche como esta? “No estoy pensando en eso, quiero pensar en lo que hicimos ahora”, contestó. “Para mí se tiene que quedar sí o sí”, añadió. Le preguntaron si antes del partido o en alguna otra ocasión le manifestó su intención de marcharse y Zidane dijo que no. Le volvieron a insistir por esas declaraciones con el tiempo verbal en pasado de “ha sido muy bonito estar el Madrid”, por si sonaban a adiós antes de que termine contrato. “¿Qué quieres que te diga yo? No voy a cambiar lo que haya dicho. Para nosotros lo importante ahora es disfrutar del momento y de lo que estamos haciendo. A lo mejor dentro de tres cuatro o días dirá algo, pero yo, si me lo permiten [a los periodistas], me quedo con lo que estamos haciendo ahora”.

Dos horas después de que acabara el partido, a su paso por zona mixta, Cristiano intentó suavizar sus palabras. "Quizás no debería haber dicho lo que dije. En unos días hablaré, no me escondo. Las cosas no se arreglan sólo con dinero y la vida no es sólo gloria. No tengo envidia de nadie, mis compañeros me han ayudado a ganar los títulos individuales y colectivos. No puedo asegurar que vaya a seguir, no es que no me sienta valorado. No quiero borrar este momento, he ganado balones de oro gracias a mis compañeros. No es el momento correcto ahora para hablar de situaciones personales el día que hemos hecho historia", dijo el portugués probablemente después de que alguno de sus compañeros le diera un toque de atención.