Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós a la ‘era Garitano’ en Leganés

El técnico se despide, tras cinco años, del club madrileño con una victoria ante el Betis

leganes - betis
Amrabat abraza a Garitano tras el tercer gol del Lega. EFE

Fin de ciclo en Leganés. La manida sentencia tiene mucho sentido hoy en el sur de Madrid. El equipo pepinero despidió no solo a su entrenador de los últimos cinco años, también cerró su etapa más exitosa, con dos ascensos, dos permanencias en Primera y unas semifinales de Copa. El partido de la despedida daba para ello. Sin nada en juego, Lega y Betis dieron un buen espectáculo para cerrar la Liga. Ganaron los locales (3-2) tras remontar jugando con 10 más de 70 minutos.

Leganés

4-2-3-1

Asier Garitano

25

Serantes

22

1 goles Gol

Siovas

19

Ezequiel Muñoz

15

Tarjeta roja Tarjeta roja

Diego Rico

2

Tito

18

1 goles Gol Cambio Sale Amrabat

Naranjo

23

Cambio Sale Zaldua

Omar Ramos

6

Gumbau

24

Brasanac

21

Rubén Pérez

9

Cambio Sale Mantovani

Guerrero

31

Pedro López

23

Mandi

14

Durmisi

27

Francis

15

Bartra

5

Cambio Sale Rafa Navarro

Jordi Amat

6

Cambio Sale Joaquín

Fabián

8

Camarasa

12

1 goles Gol

Campbell

24

Rubén Castro

16

Cambio Sale Sanabria

Loren Morón

Betis

4-4-2 (D.P.)

Quique Setién

El resultado era lo de menos. Los homenajes fueron espontáneos la mayoría. Cánticos de la afición, dedicatoria de los futbolistas tras los goles y un pequeño acto tras el choque. La tarde daba para ello bajo el calorcito primaveral de Butarque. "Ha sido un partido raro", reconocía Garitano al final con un punto de emoción en su voz, "pero estoy muy contento por cómo se ha dado todo".

Leganés
Betis

30.5%

69.5%

0
0
3
8
6
0
4
6
1
3
  • 6

    0

  • 0

    0

  • 1

    0

  • 9

    9

  • 9

    9

  • 108

    106

  • 50

    52

  • 3

    3

  • 0

    0

Durante estos cinco años, sin ejercer un ápice el culto a la personalidad, Asier Garitano se ha convertido en un símbolo del Leganés. El club ha crecido en todos los aspectos y goza de salud económica y deportiva, pero su adiós deja un poso de incertidumbre. El que venga tendrá la –posiblemente injusta- tarea de igualar los méritos de un hombre idolatrado por la grada, la estrella de un equipo sin estrellas.

Porque cuando Asier Garitano llegó a Leganés en el verano de 2013 se encontró con un equipo de fútbol de una ciudad-dormitorio que apenas reunía un par de miles de espectadores en cada partido. “Asier llegó en un momento muy difícil. Solo había un fisio y cuatro jugadores. Hubo que trabajar mucho para hacer una plantilla”. Contó la presidenta, María Victoria Pavón, hace unos días cuando se hizo oficial la marcha del entrenador.

El club necesitaba salir del pozo de la Segunda B cuanto antes tras unos años llenos de complicaciones. Hoy Leganés, que llevaba mucho tiempo a la sombra de su vecino Getafe, goza de un estadio lleno – o casi- jornada tras jornada, porque de lo contrario, Garitano no duda en echar la bronca a la afición cuando se ven muchas claras en las gradas. “Lo mejor que he conseguido con este equipo fue el ascenso a Segunda”, dijo el técnico cuando acababa de eliminar al Real Madrid de la Copa en pleno Bernabéu. Sacar al equipo de Segunda B a la primera permitió respirar a la entidad, que tras solo dos años en la categoría de plata se metió entre la élite futbolística en el mejor momento: con el nuevo reparto televisivo.

El dinero permitió al club crecer. “Llegaron jugadores de más calidad, pero el estilo de Asier es el mismo”, comenta Javier Eraso, un jugador que estuvo con él en Segunda B, Segunda y en Primera. “Su forma de ser y de ver el fútbol es igual. Ha mejorado en muchos aspectos porque la alta competición lo da”, prosigue el mediocampista vasco, que regresó a Leganés tras pasar dos años en el Athletic, su club de origen.

El futuro de Garitano es una incógnita. Se marcha sin nada cerrado con otro club. “Tengo la sensación de que se ha acabado. Me gusta ser sincero conmigo mismo”, explicó cuando se le preguntó por los motivos de su marcha. En los mentideros siempre están la Real y el Athletic. “Yo sí que le veo en Bilbao”, aporta Eraso, “quizá no ahora porque andan buscando un entrenador de más nombre. Pero Asier encaja perfectamente con los valores del club”. El técnico, por su parte, pretende "buscar algo distinto, ni mejor ni peor que esto", aunque su prioridad es entrenar en Primera.

La de Garitano no fue la única despedida de la tarde del sábado en Butarque. El capitán Martín Mantovani también dijo adiós. Salió en el minuto 88 para recibir su homenaje. El defensa argentino llegó a la par que el entrenador y desde el principio se erigió en un líder dentro y fuera del campo. “Si tengo que nombrar a un jugador, nombro a Martín”, dijo Garitano en su despedida, “es lo que quiero que sea un jugador del Lega”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información