Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Leganés asciende a Primera por primera vez en su historia

El equipo de Asier Garitano certifica el ascenso con una victoria (0-1) en casa del Mirandés. El Nástic, que optaba a la plaza, empata a uno con el Alavés

Los jugadores del Leganés celebran el ascenso.
Los jugadores del Leganés celebran el ascenso. EFE

La élite del fútbol español conocerá un nuevo equipo la temporada que viene. El Leganés alcanzó ayer la gloria de la Liga BBVA en Miranda de Ebro y jugará en la máxima categoría por primera vez en sus 88 años de historia. Una proeza de un equipo humilde, de una ciudad dormitorio de la capital, y que llena un poco el hueco que dejaron Rayo y Getafe al descender hace unas semanas.

Sufrió lo indecible el equipo de Asier Garitano en Anduva. Tuvo ocasiones de todo pelaje, pero se encontró una y otra vez con un tremendo Rubén, el portero del Mirandés. El Leganés, fiel a su estilo, planteó una batalla vertiginosa y convirtió el partido en un frenesí constante del que se contagió el Mirandés, que pese a no jugarse nada puso todo sobre el verde. Más mérito para un cuadro pepinero que combatió la ansiedad con valentía, siempre mirando la meta rival, incluso cuando se puso por delante.

Equipo de autor este Leganés. Sin duda Garitano es el artífice del milagro, aunque a un enfermo del trabajo como él seguro que no le gusta esa palabra. “Los sueños se cumplen cuando crees y trabajas. Con estos jugadores es más fácil que pasen estas cosas”, apuntó el técnico vasco tras el partido, antes de ser interrumpido por una marabunta de jugadores que le regó con agua y líquidos espirituosos.

Los jugadores mantean al entrenador.
Los jugadores mantean al entrenador. EFE

El Leganés siempre creyó en Anduva. Se vació el cuadro madrileño y tuvo la enorme recompensa al final. La victoria le servía para olvidarse de Tarragona, donde el Nàstic apuraba sus opciones de ascenso directo ante el Alavés, que ya lo consiguió hace siete días. El gol de Pablo Insua, central cedido por el Deportivo de La Coruña, en un cabezado tras saque de esquina, desató el jolgorio de los cerca de mil seguidores blanquiazules en Anduva, que solo callaron cuando escucharon por radio que el Nàstic se adelantaba.

Paradas inverosímiles

En ese momento las piernas de los jugadores del Lega se tensaron, parecía que la presión podría con ellos. El Mirandés se vino arriba y empezó a cercar a Serantes. Un gol dejaba sin sueño a los pepineros, y este llegó con un cabezazo de Aridane a pocos minutos del final, pero en fuera de juego. A pesar de la congoja, el Leganés tiró para arriba y si no sentenció antes el encuentro fue por la exhibición de Raúl en la meta local. Paradas inverosímiles a Gabriel, Szymanowski, Timor… Un rosario de paradones que mantuvieron la tensión.

El partido fue una locura epiléptica, pero se calmaba un poco cuando Gabriel agarraba el balón. El medio brasileño cedido por la Juventus al Leganés derrochó clase ayer y fue el corazón y las piernas de su equipo. Una mención merece también el eléctrico Szymanowski, que torturó a la defensa con sus incursiones por la izquierda. Y destacar la labor de Timor, tremendo en el mediocentro.

Ya casi al final, un gol del Alavés en Tarragona evitaba un ataque cardiaco masivo en Anduva. El Leganés ya estaba en Primera aunque empatase, y el cuadro vitoriano aseguraba su condición de campeón de Segunda. La noche también sirvió para que aclarar los puestos de playoff.Nástic-Osasuna y Girona-Córdoba serán los duelos para dilucidar quién conseguirá el último billete a Primera. El lado triste lo vivió la Ponferradina, que acompañará a Bilbao Athletic, Albacete y Llagostera a 2ªB.

Más información