Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça pide explicaciones al Gobierno por la retirada de camisetas amarillas

Un portavoz del equipo dice que el club también ha enviado el escrito a la Federación Española de Fútbol

Camisetas requisadas en el Wanda antes de la final de la Copa del Rey.
Camisetas requisadas en el Wanda antes de la final de la Copa del Rey. EUROPA PRESS

El FC Barcelona ha pedido "explicaciones" al Gobierno español y a la Federación Española de Fútbol (RFEF) por la requisa de camisetas amarillas que llevaron a cabo agentes del Cuerpo Nacional de Policía en el primer cordón de seguridad en el estadio Wanda Metropolitano, antes de jugarse la final de la Copa del Rey el pasado sábado, que enfrentó al Sevilla con el Barça. La ANC había pedido que los aficionados del Barça vistieran esta prenda en solidaridad con los políticos presos. Si bien el mismo sábado la policía aseguró que no tenía ninguna orden extraordinaria o específica para intervenir camisetas amarillas, al día siguiente reconoció que sí intervinieron estas prendas o pancartas "cuya simbología y contenido pudieran aumentar el riesgo de que se produjera alteración del orden público o violencia en el recinto deportivo y sus alrededores".

Según el portavoz del Barcelona, Josep Vives, en las reuniones para hablar de la seguridad "nadie puso sobre la mesa si alguien podía entrar al estadio con una camiseta de un color o de otro". "Esto forma parte de un derecho fundamental de las personal que es innegociable y que, además, no se puede cuestionar en ningún momento, se aplique la ley que se aplique", ha explicado Vives en una entrevista a la emisora RAC1.

Debido a la molestia que ha generado en el club catalán y en muchos aficionados la retirada de camisetas y pancartas en el control policial, el Barcelona ha dirigido un escrito a la Federación Española y a la delegación del Gobierno en Madrid para que les expliquen "los motivos de esta decisión". "En función de la respuesta que tengamos, estudiaremos qué acciones emprenderemos", ha añadido.

Vives ha relatado el contenido de la reunión de seguridad en la delegación del Gobierno en Madrid, previa a la final de Copa: "La última fue el miércoles de la semana pasada. ¿Y qué se dijo? Lo mismo que en las anteriores: que se aplicarían las medidas habituales en partidos como este, que es la ley y no otra cosa. Y esto quiere decir no conculcar derechos de otras personas porque es ilegal", ha proseguido el portavoz. Y ha subrayado que cuando los miembros de la junta conocieron la requisa de camisetas se quedaron "sorprendidos". "No nos lo podíamos creer. Nuestra gente de seguridad solicitó explicaciones a los responsables del dispositivo de seguridad. El policía del CNP que dirige la seguridad del Atlético de Madrid y del Wanda Metropolitano nos dijo que estaba sorprendido porque no lo entendía", ha relatado.

Según un portavoz de la policía, el pasado sábado un grupo de aficionados pretendió acceder a la zona destinada en el Wanda metropolitano a la hinchada contraria con ese tipo de pancartas y camisetas cuya simbología y contenido "podían aumentar el riesgo de violencia". Los agentes defienden que actuaron de acuerdo a la ley 19/ 2007 contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte "para evitar cualquier episodio de violencia en un partido declarado de alto riesgo por las circunstancias concurrentes".

Esta ley considera "actos o conductas violentas o que incitan a la violencia" , entre otros, "la exhibición en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte organizados para acudir a los mismos de pancartas, símbolos, emblemas o leyendas que, por su contenido o por las circunstancias en las que se exhiban o utilicen de alguna forma, inciten, fomenten o ayuden a la realización de comportamientos violentos o terroristas, o constituyan un acto de manifiesto desprecio a las personas participantes en el espectáculo deportivo".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información