Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘nuevo’ Varane, sin el 72% del menisco

El central del Madrid que ya juega con continuidad y sin molestias, ha tenido que adaptar su musculatura para fortalecer la rodilla operada

Varane, junto a Zidane y Kovacic en el entrenamiento de este martes.
Varane, junto a Zidane y Kovacic en el entrenamiento de este martes. Getty Images

Rafael Varane tiene 24 años y llegó al Real Madrid con 18 después de aprobar la selectividad. Era el verano de 2011. La timidez y la discreción que mostró en su aterrizaje siguen definiendo hoy su carácter. Esta noche liderará la zaga contra la Juve en la vuelta de los cuartos de final. Sin Sergio Ramos, lesionado, Varane se encargará de arropar o a Vallejo o a Casemiro, de dar salida al balón y de impedir que la pelota llegue a Gonzalo Higuaín. “Intento jugar con la anticipación. No hace falta tocar al rival para quitarle el balón. Para mí lo ideal es que el delantero no pueda hacer nada, que no pueda ni recibir”, dice él, que en sus 225 partidos con el Madrid apenas ha cometido 67 faltas, una media de 0,3 por encuentro. Algo excepcional para un central.

El de esta noche contra la Juve será el séptimo partido seguido de Varane, que no pudo descansar contra el Atlético el sábado (Nacho está de baja y Vallejo no entró en la convocatoria por molestias). En lo que va de temporada, nunca había encadenado una racha de tantos encuentros seguidos. La rodilla derecha operada en 2013, que le dio la lata durante meses y meses impidiéndole entrenarse con continuidad y provocándole muchas lesiones musculares, ya ha dejado de molestar.

Sin problemas físicos se ha visto al mejor Varane: un central que sabe anticiparse muy bien, rápido en el corte, limpio en la salida de balón, sobrio a la hora de defender y con poderío en el juego aéreo. “Juega con menos tensión y más liberado, sin molestias en la rodilla es otro futbolista. Rafa necesita jugar y tener continuidad, cuando está en buen estado de forma como ahora es un defensa extraordinario”, explicaba Zidane hace un par de semanas.

“He leído cosas increíbles”

A Varane le extirparon el 72% del menisco externo en mayo de 2013. <Tuvo que pasar por el quirófano cuando parecía haber dejado atrás su proceso de aprendizaje en el Madrid. Su progresión se frenó en seco. “He leído cosas increíbles sobre este tema… como si me habían operado la rodilla buena o la mala. A nivel médico se hubiera podido comunicar mejor porque el menisco externo es más complicado de lo que parece. Me quitaron un 72% y eso lleva mucho más tiempo de recuperación para estar bien al cien por cien y sin molestias. Un año me dijeron los médicos y en mi caso se me esperaba después de 3 meses. Eso me perjudicó un poco. Era normal que la rodilla se hinchara, que tuviera molestias y que me sintiera incómodo, pero la gente no lo sabía. A lo mejor mi español no era tan bueno para explicarlo bien”, confesó Varane en El Larguero.

Su rodilla ahora está perfecta aunque tiene que hacer trabajos específicos de fuerza en verano y tratamientos diarios después de los entrenamientos y de los partidos. “Ahora tengo mi equilibrio, me conozco mejor y sé qué tengo que hacer para sentirme bien, sé reconocer las sensaciones y sé cómo hacer para controlarme y sentirme bien. Mido 1,90, mi fútbol se basa en la velocidad y el cuerpo que tengo me obliga a un descanso y a un trabajo físico para sentirme bien; con la experiencia controlo mejor esos aspectos. Necesito estar bien y al cien por cien para rendir. Ya no me siento frágil y ya no es mi punto débil”, resumió ayer Varane.

Frágil lo estuvo durante meses. Pasado un año de la operación, Carlo Ancelotti explicaba que la rodilla de Varane se hinchaba y que eso le impedía entrenarse con normalidad. “En sus planes de inicio estaba el haber relevado mucho antes a Pepe, pero no tuvo un regreso, tuvo muchos, demasiados. Las lesiones musculares le machacaron aunque él siempre supo que la rodilla se iba a regenerar. Tuvo que hacer muchos ejercicios de fortalecimiento, un montón de ellos nuevos, que le condicionaron su estructura muscular natural. Poco a poco su adaptación muscular al nuevo Varane se ha estabilizado”, cuentan desde el club.

Tanto condicionó su estructura muscular que el año pasado, por ejemplo, sufrió tres roturas en el bíceps femoral en once meses. Se perdió los cuartos de Champions. El año anterior la final de San Siro y la Eurocopa. Ahora Varane asegura que su rodilla está al cien por cien y eso le ha liberado. "Tengo personalidad, sé como ayudar a mis compañeros y no creo que vaya a cambiar mucho la preparación del partido al no estar Sergio Ramos. Tenemos que ser competitivos y yo tendré que hacerlo como Ramos: gritar y estar siempre atento a todos. Es bueno que mis compañeros puedan contar conmigo", afirmó ayer. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.