Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toni Duggan: “El fútbol también es de las mujeres”

La delantera inglesa del Barça, reflexiona sobre el deporte femenino y el juego azulgrana antes de medirse al Lyon

Toni Duggan posa en la Ciudad Deportiva Joan Gamper. Ampliar foto
Toni Duggan posa en la Ciudad Deportiva Joan Gamper.

En Liverpool no hay manera de escapar de la música ni el boxeo. Tampoco del fútbol, claro. Del pop de los Beatles al dance de Swedish House Mafia o David Guetta; de Anfield a Goodison Park. Veía por la tele a los Smith (cuatro hermanos boxeadores, todos campeones británicos), pero Toni Duggan (Liverpool, 26 años) solo quería la pelota. La delantera del Barcelona, el único equipo español que sigue en la Champions femenina y que hoy visita al Olympique de Lyon en la ida de los cuartos de final (18.45), explica: “Me gusta la música para bailar y probé con el boxeo. Pero lo mío es el fútbol. Desde siempre”. No lo tuvo fácil. Las calles del Liverpool no lo son.

“Liverpool tiene la reputación de tener un fútbol duro y difícil de jugar. Si quería jugar tenía que ser una chica fuerte física y mentalmente”, explica la inglesa. Si la educación sirve para romper prejuicios; el talento, también. “Era la única chica. No me querían dejar jugar. Primero les tenía que demostrar que era buena, después tuve que ignorar sus tonterías. Me ponían motes, pero eso me hizo fuerte. El fútbol está en los pies, pero también en la cabeza. Y, desde muy chica, demostré que podía hacerlo. Todo ha sido un desafío constante”.

Regateó patadas, tabúes y soledad. “Cuando estaba en mi barrio de Liverpool y jugaba con los chicos tenía esa sensación de que estaba sola. Entonces, no tenía idea de que en Londres o en Birmingham había otras chicas que estaban pasando por la misma situación”, explica. Habla rápido, piensa lo que dice. Y no olvida a quienes le machetearon el camino. “Hay que recordar, también, a las mujeres de las generaciones anteriores. Ellas fueron verdaderas luchadoras, ellas fueron las que empezaron con todo. Ahora nosotras tenemos que hacer nuestra parte para la próxima generación. Hoy somos profesionales y tenemos que demostrar que pertenecemos a este deporte, que el fútbol también es nuestro”.

Como de Steven Gerrard o de Wayne Rooney. Si de pequeña admiraba al héroe de Anfield, de mayor no le quedó más remedio que mirar al niño malo de Goodison Park. “Soy aficionada del Liverpool, pero el Everton ha sido muy importante en mi vida. Fue mi primer club y siempre tendrá un lugar en mi corazón. Ahora, además, hasta comparto agente con Wayne”, cuenta. Saltó del Everton al Manchester City, siempre con la selección inglesa como escaparate.

“Fue algo muy bonito lo que me pasó en el City. Desarrollamos un club en el que no había nada”, relata. Curtida en luchas contra gigantes, Duggan no dudó en aceptar la propuesta de Markel Zubizarreta, director deportivo del Barça femenino. “El fútbol en España todavía no está tan desarrollado. Me interesa ser parte de este proyecto. El Barça quiere crecer, yo también”. Y, asegura, para crecer tiene que aprender, aunque eso implique el sacrificio de mirar el balón pasar. “Necesito ser paciente y es algo que no soy”, dice, entre risas. “En Inglaterra sacaba la portera y, después de dos toques ya tenía el balón. Aquí eso es imposible”.

¿Tan difícil es adaptarse? “Sin ninguna duda”. Y desarrolla: “La gente no se da cuenta de la disciplina que se necesita para jugar con este sistema. El tiki-taka es muy bonito, todo el mundo cree que lo puede jugar. Pero no es así. Y de eso te das cuenta cuando estás aquí. Es muy diferente. Muchas veces puedes creer que tú eres el pase correcto, pero tienes que pensar en toda la metodología, en todo el sistema. Somos 11 jugadoras y el entrenador quiere que juguemos de una manera. No es solo una cuestión entre el balón y yo”, reflexiona. Aunque de primeras titubea, Toni tiene claro qué fútbol le gusta más. “Allí tocaba más la pelota, pero aquí marco más goles. Y soy delantera… me gusta hacer goles”, se sincera. Lo tendrá duro en los cuartos de final de la Champions ante el poderoso Olympique de Lyon, defensor del título.

“Somos 22 jugadoras y son 180 minutos, ¿no?”, cuestiona. “Creo en mí, en mis compañeras y en el Barcelona. Vine aquí para ganar; si es este año, fantástico, si no, tendremos tiempo para mejorar”. No se achica, lo lleva en el ADN. Se crio en las calles de Liverpool, entre música, boxeo y fútbol.

Desembarco en EEUU con Magic Johnson

El Barcelona quiere que su nombre resuene no solo en Europa, también en Estados Unidos, donde el fútbol tiene, sobre todo, cara de mujer. El club —tiene oficina en Nueva York desde 2016— ultima su aterrizaje en la National Women’s Soccer League, la competición nacional, mediante una franquicia y gracias a la asociación con Magic Johnson. El nuevo equipo debutaría el próximo curso y lo haría como local en el Banc of California Stadium de Los Ángeles, que se inaugurará en abril.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información