Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Sainz juega al ritmo justo en el Dakar

Líder de la general con 50 minutos de ventaja sobre Peterhansel, el español trata de evita los errores en un Dakar “que no envidia a los de África" y con Al-Attiyah fuera de juego

Sainz, en la décima etapa del Dakar, entre Salta y Belén. Ampliar foto
Sainz, en la décima etapa del Dakar, entre Salta y Belén. EFE

Después de atacar, de volar por las pistas bolivianas, con barro o sin él, Carlos Sainz (Madrid, 55 años) se enfrenta a los últimos días de competición con poco menos de 50 minutos de ventaja al frente de la general del Rally Dakar más duro de los últimos diez años, tantos como lleva la prueba celebrándose en Sudamérica. Comenzó la carrera en pleno desierto peruano, un escenario más propicio para tratar de minimizar riesgos que para abrir distancias con los rivales. Porque, además, pese a defenderse más que bien, podría decirse que Sainz (Peugeot) nunca fue amante de los terrenos arenosos.

“Tuvimos un comienzo difícil. En las primeras etapas nos dejamos algunos minutos”, recuerda Sainz en conversación telefónica con EL PAÍS. “Estos días recordábamos los rallies de África y este, la verdad, poco le tiene que envidiar a aquellos. Este domingo estuvimos cinco horas y 22 minutos en el coche. Fue una especial súper exigente. Sin duda, este está siendo el Dakar más duro de todos los de Sudamérica”, añade.

Las primeras fueron jornadas durísimas en las que cayeron algunos de los favoritos, como Nani Roma (Mini), que tuvo que abandonar, Despres o Al-Attiyah (Toyota), que ayer perdió 30 minutos, está a una hora y 13 minutos de Sainz y ha cedido el segundo puesto de la general a Peterhansel (Peugeot). Al francés solo le queda esperar el error del español, ganador de la prueba en 2010. El sábado pasado fue Peterhansel el que se equivocó y destrozó su coche cuando rodaba por detrás de su compañero y rival. “El ritmo estaba siendo fuerte. Pero estas cosas le pueden pasar a cualquiera. Esto no ha acabado”, dice Sainz, como para recordárselo también a sí mismo.

La estrategia, apunta, es “ir pasando día a día, aunque dejemos algún minuto por el camino”. Y eso fue lo que hizo este martes, de vuelta a las dunas, donde cedió 13 minutos respecto a Peterhansel, ganador de la etapa de Salta a Belén, con 373 kilómetros de mucha arena. Sainz se impuso calma para terminar por detrás de sus (todavía) perseguidores, Al-Attiyah y Peterhansel. Además, su otro compañero en Peugeot, Despres, le cubría las espaldas para poder ayudarle en caso de que se produjera alguna avería o choque.

“Quedan etapas duras todavía, escenarios, como Fiambalá (por donde rodarán en las próximas dos jornadas), que siempre han acabado marcando la competición. Son etapas con fuera de pistas y yo, la verdad, donde más cómodo me encuentro es en los caminos. En cuanto aparecen los fuera de pistas y las dunas, cuando tienes que cruzar ríos, siempre es más fácil que cometer errores”, concedía, expectante. Su plan es correr, pero lo justo, para reducir riesgos. Y eso no es fácil. “Si tú estás acostumbrado a rodar a un ritmo determinado y bajas mucho ese ritmo es más difícil mantener la concentración”.

Clasificación general del Dakar

Coches (Tras la 10ª etapa)

1. Carlos Sainz (ESP/Peugeot) 32 h 10:53 (10:00 de penalización)
2. Stéphane Peterhansel (FRA/Peugeot) a 50:35
3. Nasser Al-Attiyah (CAT/Toyota) a 1 h 12:46
4. Bernhard Ten Brinke (HOL/Toyota) a 1 h 22:15
5. Giniel De Villiers (SUD/Toyota) a 1 h 22:48
6. Jakub Przygonski/Tom Colsoul (POL/BEL/Mini) a 2 h 29:11
7. Sheikh Khalid Al Qassimi (EAU/Peugeot) a 2 h 51:46
8. Lucio Álvarez (ARG/Toyota) a 8 h 36:18
9. Mikko Hirvonen (FIN/Mini) a 9 h 27:26
10. Boris Garafulic (CHI/Mini) a 11 h 26:17

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información