Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jadon Sancho, el talento que abandonó a Guardiola

La joya inglesa de 17 años, que se fue del City después de que no le aseguraran jugar en la Premier, se entrenó ayer con el Dortmund en el Bernabéu pese a no estar inscrito

real madrid - borussia dortmund
Jadon Sancho pugna con Bartra. AFP

Jadon Sancho (Londres, 17 años) y Pep Guardiola se dieron un apretón de manos al final de la temporada pasada. El entrenador catalán del Manchester City había cerrado la continuidad de su mayor talento. O eso creía, porque semanas después el chico y su entorno se negaron a firmar el contrato. Sancho quería modificar las condiciones: había incrementado sus exigencias. Al joven talento inglés ya no le valía con entrenar con el primer equipo ni con ser el jugador mejor pagado de todos los que se cocinan en la academia del club de Manchester. Quería asegurarse una cuota de minutos en la Premier. "Para quedarse con nosotros nos exigía jugar sí o sí", apuntan desde el City. Guardiola no aceptó, le apartó de la pretemporada por Estados Unidos y a finales de agosto el muchacho hizo las maletas y puso rumbo a Dortmund.

Poco más de tres meses después, Sancho ha sido uno más en la expedición del primer equipo del Borussia pese a no estar inscrito en la competición. Sin opciones de clasificarse para los octavos, Peter Bosz le ha sacado del grupo de los juveniles que han viajado a Madrid para disputar la Youth League. Ayer fue el único de los que no estará hoy a las 20.45 en el Bernabéu en subirse al autobús del primer equipo rumbo al aeropuerto y fue también uno más de la plantilla en el entrenamiento en Chamartín. Miembro de pleno derecho del primer equipo, es habitual verle compartir momentos con sus compañeros en las redes sociales. Algunos de los últimos fueron con Aubameyang, con quien ha forjado una gran amistad pese a los 11 años de diferencia entre ambos. El joven inglés ha colgado distintos vídeos en los que aparecen bailando rap en un deportivo, jugando al FIFA 18 en la PlayStation e incluso uno del gabonés limpiándole sus botas. "Es un buen tío, un chico muy divertido. Me gusta tener otro compañero que habla inglés cerca", dice sobre él Christian Pulisic, otro de sus compañeros.

Con un puñado de ofertas encima de la mesa, incluida una del Real Madrid para incorporarle al equipo filial, el extremo inglés se decantó por la del Borussia. Los alemanes sí le aseguraban un mínimo de apariciones en la élite. Expertos en reclutar talentos, terminaron de convencerle para que siguiera el ejemplo de Ousmane Dembélé, Christian Pulisic o el delantero sueco de 18 años Alexander Isak, con el que comparte progresión. "Elegí este club por su filosofía de integrar jugadores jóvenes en el primer equipo", dijo a su llegada.

Sancho no consiguió el permiso para jugar en Alemania hasta el 30 de septiembre y, desde entonces, ha completado su proceso de integración disputando 16 minutos con el primer equipo: seis en su debut frente al Eintracht y 10 ante el Bayern. Reciente campeón del mundo sub-17 y mejor jugador del europeo de la misma categoría, es un talentoso extremo diestro. Veloz, con regate, visión de juego y capaz de ver puerta, su mayor defecto es su peculiar y arrogante carácter. "Es un gran jugador, un extremo rápido que encara muy bien, pero su cabeza...", cuentan desde el City sobre un jugador que es considerado la mayor promesa de la cantera inglesa.

Pronto se percataron en Dortmund de que era un muchacho especial. Nada más llegar no le tembló el pulso para pedir heredar el siete que dejó Dembélé. De momento apenas lo luce. Ayer Bosz le consoló con el Bernabéu, pero hoy Sancho tendrá que conformarse, como mucho, con la Youth League en Valdebebas.

Más información