Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denis Suárez, el aprendiz de mago

Pese a su falta de continuidad, en el Barça ven al medio como relevo natural de Iniesta por su facilidad para componer fútbol

Barcelona Ampliar foto
Denis festeja su gol frente al Murcia, en la Copa. Getty Images

Se le ve a sorbos, de forma discontinua, sin los minutos que sugiere su juego, seguramente porque desde el club y desde el banquillo entienden que es el relevo natural de Iniesta, todavía con mucho fútbol y minutos. Pero Denis Suárez, de 23 años, aspira a más aunque no levante la voz y comprenda las exigencias de una entidad como el Barcelona. Pero es su sueño y no quiere descabalgarse antes de tiempo. “A sus agentes les ha dado la orden de no buscar ni atender ofertas porque en la cabeza solo tiene Barça”, explican desde el entorno del futbolista, conscientes de que el Nápoles ya ha mostrado interés por ficharle. “Confía en sí mismo y es muy positivo, por lo que únicamente piensa en triunfar en el Camp Nou”, señala quien bien le conoce; “aunque también sabe de la dificultad que entraña, con Iniesta por delante y con el próximo regreso de Dembélé”. Esta noche, sin embargo, se presupone que será de la partida ante el Sporting de Portugal.

“Iniesta es un espejo para mí, mi ídolo por su juego y por su comportamiento dentro y fuera del campo”, reflexiona el 6 del Barça, que de niño se fijó en Mostovoi, trescuartistadel Celta. Una relación en azulgrana que también vio Luis Enrique en el curso anterior. “Andrés es Harry Potter y nadie hace magia como él, pero Denis está en la línea de poder acercarse”, expresó el extécnico azulgrana. “Es el recambio ideal de Iniesta”, agregan ahora desde las oficinas de la ciudad deportiva, al tiempo que confirman que no contemplan su salida, independientemente de los minutos que le haga jugar Ernesto Valverde. Algo de lo que de momento no va sobrado, toda vez que acumula 610, el decimoquinto del equipo en esta estadística y por detrás de otros medios como Rakitic (1.587), Sergi Roberto (1.171, aunque muchos los ha disputado como lateral), el propio Iniesta (1.166) y Paulinho (855), por lo que solo supera a André Gomes (398) y a un Arda atornillado a la trastienda por lesiones y por decisiones técnicas.

El mejor Denis se vio seguramente en el Villarreal —recordados son sus partidazos ante el Liverpool o el gol al Nápoles en la Europa League— y hasta en el Sevilla, donde gozó de continuidad para descorchar su fútbol. Ahora no puede coger carrerilla, hasta el punto de que no ha disputado tres encuentros seguidos de titular —con Luis Enrique llegó a cuatro— y solo ha completado dos desde el inicio, en la Liga frente al Eibar y Las Palmas. “Si compites de forma seguida es más fácil que cuando juegas un partido sí y cuatro no”, razonaba el centrocampista hace unas semanas en una entrevista para Mundo Deportivo. “15 minutos cada tres partidos es un examen a perder”, se lamentan desde el entorno del jugador; “pero podría sucederle como a Sergi Roberto, que se ha hecho fuerte jugando con regularidad”. Entre otras cosas porque Valverde le dijo en pretemporada que contaba con él. Pero también con Iniesta y eso le resta oportunidades. Más que nada porque de los 13 encuentros que ha disputado, Denis solo ha coincidido cuatro veces con Andrés sobre el tapete (los dos como titulares solo en una ocasión) para compartir 95 minutos, quizá porque ambos son jugadores más ofensivos que defensivos y requieren de un medio más físico a su lado para que corrija la línea.

"Juego con más soltura y personalidad"

Las apariciones de Denis, en cualquier caso, dejan huella. Por algo es el tercer mejor jugador de la Liga [solo se tiene en cuenta futbolistas que han disputado más de 400 minutos] en la estadística de goles/asistencias por minuto; participa en un tanto cada 82 minutos (lleva dos dianas y dos pases definitivos), solo por detrás de Santi Mina (cada 68 minutos con cinco tantos y una asistencia) y de Messi (cada 74 con 13 y cuatro). “Juego con mucha más soltura, con más personalidad. El año pasado era nuevo, pero ahora los compañeros ya me conocen y me ayudan y animan a que haga mi juego”, explica Denis. “Nos alegramos de que jugadores como él, que le ponen ganas y sienten de verdad al club, lo hagan bien. Jugadores que cuantas menos oportunidades tienen más se esfuerzan”, se suma Alba. “Es un talento, es joven y tiene la predisposición correcta, y eso es muy complicado de encontrar en el mercado”, dicen desde el club.

Denis aguarda de nuevo a su turno, siempre de la mano de su novia, Sandra, y de sus amigos Aleix Vidal y Alcácer, lejos de cualquier gota de alcohol porque ni lo huele, confiado en ocupar algún día el puesto de Iniesta o, con suerte y trabajo, el que está a su lado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información