Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eduardo Berizzo sufre cáncer de próstata

El Sevilla confirma que su entrenador, que se sometió recientemente a pruebas médicas, padece un adenocarcinoma, y que el tratamiento se decidirá en breve

FOTO: Berizzo, en la banda del Sánchez Pizjuán. / VÍDEO: Últimas declaraciones de Berizzo tras empatar con el Liverpool.

“Ha sido un palo total”. Así se expresa un ejecutivo del Sevilla. Uno de los pocos que conocía que Eduardo Berizzo, de 48 años y entrenador de la primera plantilla, sufre un cáncer de próstata que le fue detectado a principios del pasado parón liguero. El miércoles 16 de noviembre, el técnico llegó tarde a la entrega del Décimo Dorsal de Leyenda de la entidad a Enrique Montero, acto celebrado en el Ramón Sánchez Pizjuán. Venía del hospital. Se acababa de realizar unas pruebas que certificaron su dolencia, aunque el viernes, cuando se conoció el resultado, se descartaba que el cáncer de próstata se hubiera extendido a otras partes de su cuerpo.

Para el fin de semana, la noticia ya era conocida por más gente del club. Incluido algún jugador, caso de Navas. Pero Berizzo esperó para contársela a todos los futbolistas. Lo hizo en las horas previas al choque frente al Liverpool en la Champions. En la concentración, el entrenador informó a todos los futbolistas de su enfermedad. “Nos quedamos muy preocupados y le dimos todo nuestro apoyo”, cuenta Escudero, uno de los capitanes.

En el descanso del partido, el Sevilla pierde 0-3. En el vestuario, Berizzo realiza una arenga emotiva, aunque elude referirse a su enfermedad. Los compañeros del cuerpo técnico han estado a punto de enfrentarse con algunos hinchas que han increpado de lo lindo al primer entrenador, enfadados por el 0-3 y sin conocer la enfermedad del preparador. El Sevilla iguala un 3-3 con un gol de Pizarro en el minuto 93. El argentino y todos sus compañeros corren hacia el banquillo. Berrizzo entra en el terreno de juego y todos se funden en un intenso abrazo.

“Le hemos visto muy animado en el entrenamiento”, añade Franco Vázquez. “Nuestro entrenador tiene que decidir cuál será el tratamiento a seguir”, dice José Castro, presidente del Sevilla; “pero no contemplamos otra cosa que no sea contar con él. Berizzo está tranquilo y animado. En espera de tomar una decisión con todos los informes en la mano, nuestro entrenador seguirá actuando con total normalidad”.

Según Miguel Sánchez, jefe de Urología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Madrid, “el adenocarcinoma de próstata [la dolencia de Berizzo] es el tumor más frecuente entre los varones de Europa Occidental y en los Estados Unidos. Más que el cáncer de colon o de pulmón. La peligrosidad de este tumor depende de su localización, del tamaño y de la edad del paciente. 48 años es una edad muy joven para tener este tipo de tumor. Tendría que tener los datos, pero me inclino a pensar que puede existir un determinante genético en este caso”.

“Hay que hilar fino”

Las tasas de supervivencia en este tipo de cáncer son muy elevadas. La solución más recomendable cuando el cáncer no está diseminado y se encuentra en una fase inicial es la operación. “Es una intervención en la que hay que hilar fino, pues se pueden ver afectados los ganglios y todo depende del tipo de tumor”, explica Sánchez; “se puede quitar toda la próstata o solo una parte. No obstante, se ha avanzado mucho en este tipo de intervención e incluso ya no hay transfusión de sangre, el dolor es menor, tenemos metodología robótica con el aparato Da Vinci y la recuperación es mejor”.

Aunque el Sevilla se mueve con gran cautela, lo más probable es que la semana que viene Berizzo decida operarse. En un varón de su edad y condición física, lo normal es que esté ingresado dos o tres días y luego haga rehabilitación entre 15 y 20 días. Si Berizzo toma esta decisión, en su convalecencia sería su segundo, Ernesto Marcucci, quien se ocupe de la primera plantilla, aunque la decisión aún no está cerrada. Marcucci, nacido en Cruz Alta (Argentina) como Berizzo, y que ya le acompañó en el Celta, mantiene con el técnico una relación desde la infancia.

Más información