Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez: una cuestión de resistencia

Destaca su capacidad mental, porque estuvo fuera de la ecuación al principio de la temporada y con bastantes puntos menos

Marc Márquez, en su box este fin de semana. Ampliar foto
Marc Márquez, en su box este fin de semana. EFE

Lo que más me asombra de Márquez es su capacidad de resistencia, tanto mental como física. La temporada que ha hecho es alucinante porque ha estado un par de veces por detrás en el campeonato. Y con bastantes puntos menos. Por eso alabo su capacidad mental, porque estuvo fuera de la ecuación al principio de la temporada y con bastantes puntos menos y ha sido capaz de remontar hasta en dos ocasiones.

Su capacidad física ha quedado claramente demostrada este curso. Se ha dado 27 leches y, además, ha resistido. Y resistir cuando hablamos de Márquez es hacer muy buenos resultados. Son dos factores clave que muchísimos pilotos, grandes pilotos de MotoGP, no superan. Se vienen abajo. Este, no.

Al margen del talento que tiene, que en eso no hace falta entrar al detalle, porque no se discute, cabe señalar las ganas, la ilusión y el hambre que tiene Márquez. Se le podría equiparar con el Rossi de años atrás, con las ganas que tenía y que sigue teniendo. Él ha sido y es igual. Siempre quiere ganar, y ganar más. Si a eso le añades que tiene 24 años y todo ese talento, la ecuación es perfecta.

Durante el año, Marc ha mandado varios mensajes y ha hecho entender al resto de los pilotos que él no iba a aflojar ni a cambiar su estilo, que iba a buscar el límite en cada sesión, aunque eso supusiera una caída; él lo asumía porque era parte de la consecución del título. Tiene un discurso muy claro y muy asumido.

Porque, además, se adapta siempre a la situación. No le importa que una moto no esté en el punto. Puede sobreponerse a situaciones físicas desfavorables. O a una pista en malas condiciones. Se adapta siempre. Y cuando digo se adapta, me refiero a que cuando para otros las condiciones son desfavorables en algún momento intentan salvar la papeleta, pero no acaban de resolverlo bien. Él suele resolverlo con una nota muy alta. Todas esas cosas le han llevado al título.

Y después de explicar esto sobre el campeonato, acto seguido, me quito el sombrero delante de Dovizioso. Durante años he tratado con muchos pilotos en categorías inferiores: con Dani, con Stoner, con Elías, con gente de mucho nivel. Y Dovizioso estaba en ese momento también ahí. He visto su evolución, su crecimiento. Ha sido muy bueno, pero en todos estos años siempre ha estado a la sombra de Pedrosa, de Stoner y de Lorenzo. Lo que ha hecho este hombre este año es admirable. Ha dado un paso adelante mental y de pilotaje. Es evidente que la moto le ha ayudado, pero el gran paso lo ha dado él. Porque se ha creído que lo podía hacer. Se ha visto en la manera en que le ha ganado los duelos a Márquez, en el límite de la última curva, sin aceptar la situación, con valentía. Quiero felicitarle. Seguro que su equipo ha hecho un gran trabajo, pero yo tengo la teoría de que los pilotos son los que al final definen las carreras.

Más información