Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boca busca hacer leña de un River caído

Los xeneizes son punteros de liga y los de Gallardo todavía sufren la eliminación de la Libertadores

Una imagen del último clásico amistoso jugado en la provincia de San Juan. Ampliar foto
Una imagen del último clásico amistoso jugado en la provincia de San Juan. Télam

Una semana atrás la historia era diferente. A River le salían todas bien. Postergaba su participación en la liga local alistando juveniles en el equipo y poco le importaba sufrir goleadas como la del sábado pasado ante Talleres en Córdoba. Su objetivo era la ansiada Copa Libertadores de América, y la posibilidad de acercarse a Boca, su eterno rival, en el palmarés internacional. Pero esa ilusión quedó trunca de la peor manera: el martes el equipo cayó goleado por Lanús luego de tener la serie a favor con un 3 a 0 global. Sus hinchas todavía no pueden creerlo, justo cuando toca jugar contra Boca en el Superclásico número 200 de la historia.

El regocijo pasó a la vereda de enfrente. El equipo de Barros Schelotto, último campeón de liga, fue eliminado de la Copa Argentina que todavía juega River (está en semifinales) aunque marcha puntero en este nuevo campeonato -la primera versión de la Superliga- con puntaje ideal, tras siete victorias en siete partidos. El plantel goza de un reconocimiento similar al que tuvo River en el semestre pasado, al punto que dos de sus jugadores, Pablo Pérez y Darío Benedetto, ya fueron convocados al seleccionado nacional que dirige Jorge Sampaoli, y un tercero, Cristian Pavón, también está considerado para sumarse a la celeste y blanca. Así, el pueblo boquense no para de gozar, aunque también sabe que lo único que le queda por festejar en 2017 es el superclásico ante River, en el Monumental.

La historia reciente en dicho estadio favorece a la visita. En diciembre pasado, con un Tevez imparable y un Centurión demoledor, el xeneize derrotó a River por 4 a 2. River, luego, se tomó revancha en La Bombonera con un 3 a 1 de gran valía, que tuvo como protagonistas a Lucas Alario y Sebastián Driussi. Sin embargo, ninguno de los cuatro jugadores mencionados será de la partida este domingo. De hecho, de las formaciones de aquel partido de diciembre, sólo se repiten siete futbolistas y los entrenadores. Guillermo Barros Schelotto lidera el historial de enfrentamientos ante Marcelo Gallardo vistiendo ambos las camisetas más importantes del fútbol argentino. Fueron siete partidos, de los cuales Boca ganó tres y River dos. Como entrenadores, fueron cuatro los cruces, con un triunfo para cada uno y dos empates. En total, cuatro ganados por el xeneize, tres para el millonario y cuatro igualdades.

Guillermo Barros Schelotto, entrenador de Boca. ampliar foto
Guillermo Barros Schelotto, entrenador de Boca. AFP

Sin estrellas rutilantes, salvo Darío Benedetto, quien marcó goles en todos los partidos que jugó Boca en la liga, las cámaras apuntan a los entrenadores. Ambos son ídolos en sus clubes y hoy representan el sentido de pertenencia de los aficionados con los colores.

“Cada derrota siempre duele y duele más de la manera en que se dio”, reconoció Gallardo en rueda de prensa tras la histórica caída ante Lanús. “Te pegan en el seno del corazón pero hay una cosa que tiene el futbol y es la posibilidad a los pocos días de jugar un partido que representa muchísimo para los hinchas y para nosotros. A partir de hoy fue focalizarnos en eso, en que tenemos la posibilidad de jugar un partido el domingo que nos permita aliviarnos el alma y darle un alivio al alma al hincha. Hoy en día lo mejor que nos puede pasar es jugar el partido contra Boca”, opinó el entrenador que a fin de año es posible que arme las valijas luego de tres años por demás exitosos en River. La esperanza de los hinchas apunta al corazón del Muñeco, quien aclaró: “Estoy en el lugar mas lindo que puedo estar”.

Marcelo Gallardo, entrenador de River. ampliar foto
Marcelo Gallardo, entrenador de River. Reuters

La posible formación de River: Germán Lux; Gonzalo Montiel, Jonathan Maidana, Javier Pinola, Milton Casco; Leonardo Ponzio, Ariel Rojas, Enzo Pérez o Auzqui o De La Cruz, Nacho Fernández; Pity Martínez y Nacho Scocco.

“Vamos a atacarlos, a tratar de imponernos. Y River seguramente haga lo mismo. Creo que va ser un partido abierto, de ida y vuelta, como los últimos superclásicos que hemos jugado”, advirtió Barros Schelotto, quien, como exentrenador de Lanús, no dejó pasar la oportunidad de referirse a la histórica semifinal ganada por el equipo del sur del extrarradio de Buenos Aires: “Me imagino que el jugador de River tendrá un montón de sentimientos después de lo del martes, pero con vistas de revertir esa situación. Creo que van a llegar bien al superclásico. El otro día les tocó perder, pero tienen jugadores: los últimos años de River han sido muy buenos”.

La posible formación de Boca: Agustín Rossi; Peruzzi o Jara, Paolo Goltz, Lisandro Magallán, Frank Fabra; Nahitan Nández, Wilmar Barrios, Pablo Pérez; Christian Pavón, Darío Benedetto y Edwin Cardona.

El internacional Néstor Pittana es el árbitro de un clásico en el que River tiene la posibilidad de resucitar ante su eterno rival y acortar un poco los nueve puntos de distancia que el xeneize le lleva en la liga. Una lejanía que parece exagerada a la hora de analizar los nombres de ambos planteles, pero que suena justa en cuestiones emocionales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información