Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

17 años, la edad de oro para el fútbol de México

Las selecciones juveniles del Tri han ganado prestigio en la categoría al ganar dos Copas del Mundo. Solo un 18 % de los futbolistas que han jugado este torneo han trascendido

México sub 17
La generación de 2011 que conquistó el segundo Mundial para México. AFP

Gianluigi Buffon y Francesco Totti la pasaron mal frente a una generación de mexicanos de bajo perfil. Era el 22 de agosto de 1993. Jugaban las selecciones de Italia y México en la categoría de 17 años. Esa vez el tri lo ganó 1-2 en un triunfo sorpresivo. En 2005, los adolescentes mexicanos se tiñeron de oro al vencer en la final 3-0 al Brasil de Marcelo. Los pequeños que juegan el Mundial juvenil no le han tenido miedo a las futuras promesas del fútbol internacional. Al dar el paso al profesionalismo, sin embargo, solo un 18 % ha tenido cierto éxito.

México ha sido la cabecilla en las Copas del Mundo sub 17. Ha ganado dos Mundiales en las tres finales que ha jugado. Primero fue en 2005 en un año inolvidable con el estrellato de Giovani Dos Santos, Carlos Vela y Héctor Moreno. En 2011 el tri fue el anfitrión del certamen y se quedó con el trofeo en casa al vencer 2-0 a Uruguay. En 2013 se quedaron en la línea al caer en la final 3-0 ante Nigeria. En 2015 terminaron en cuarto lugar.

Los jóvenes mexicanos le han quitado el resplandor a los jugadores promesas a nivel internacional. En la edición de 2009 derrotaron a la selección brasileña comandada por Neymar Jr., Alisson y Coutinho. La cuadrilla española de Pepe Reina y Mikel Arteta sucumbió en 1999 frente a México.

El inesperado éxito mexicano ha despertado incógnitas. ¿Por qué sus muchachos sí ganan lo que los mayores no? ¿Qué pasa con los futbolista exitosos?

La selección de 2005, Carlos Vela muestra el trofeo. ampliar foto
La selección de 2005, Carlos Vela muestra el trofeo. Cuartoscuro

De acuerdo con los registros de la FIFA, solo un puñado de jugadores ha podido trascender en el nivel mayor. De los 234 futbolistas mexicanos que han participado desde 1985, un 18% ha podido destacar en primera división, ya sea en México o a nivel internacional. De la primera edición, en 1985, el más destacado fue Luis García Postigo. En 1987 fue el portero Félix Fernández. Rafael Chiquis García y Joel Tiburón Sánchez destacaron en 1991. Los jugadores que destacaron en 1999 fueron Aarón Galindo y Cirilo Saucedo.

La generación dorada, la de 2005, está comandada por Carlos Vela, Héctor Moreno y Giovani Dos Santos; Patricio Araujo, Efraín Juárez y Adrián Aldrete se mantienen en la primera división de México; Enrique Esqueda, César Villaluz, Éver Guzmán, Juan Carlos Silva y Omar Esparza tuvieron su oportunidad en el máximo circuito, pero han quedado relegados.

Diego Reyes, jugador del Oporto, lidera la generación de 2009. Ahí han tenido cierto respiro en la liga local Miguel Ángel Ponce, Jairo González, Kristian Álvarez, Miguel Basulto y el guardameta Antonio Rodríguez.

De los niños dorados de 2011 Carlos Fierro, Arturo González, Marco Bueno, Antonio Briseño y Carlos Guzmán han despuntado. Los demás han quedado atrapados en las categorías inferiores. El tri juvenil de 2013 ha encontrado su escaparate en el extranjero. Raúl Gudiño, actual jugador del Apoel de Chipre, Omar Govea en el Royal Excel Mouscron de Bélgica e Iván Ochoa en el Everton de Chile. En la liga local han tenido lugar Erick Aguirre en Pachuca, Ulises Rivas en Santos Laguna y Alejandro Díaz en América.

La más reciente plantilla de mexicanos fue la de 2015. De esta Kevin Magaña, Diego Cortés, Pablo López, José Esquivel y Abraham Romero han recibido marginales minutos. Solo Francisco Venegas ha tenido cierta continuidad en el Everton de Viña del Mar.

Hay una paradoja en la liga mexicana. La Federación exige a los equipos tener divisiones inferiores desde los 13 años. Significa una gran parte del presupuesto de los clubes. Sin embargo, las oportunidades para los futbolistas mexicanos están limitadas a una regla en la que los equipos de la primera división pueden jugar con nueve extranjeros. Los clubes que han aprovechado esto son Monterrey y los Xolos.

También la efervescente fama ha afectado a los noveles mexicanos que, sin ser mayores de edad, tenían todo a sus pies. Y, tras relajarse en las canchas, perdieron su etiqueta como figuras. Así les sucedió a Juan Carlos Silva, Villaluz, Víctor Mañón, Julio Gómez, Giovani Casillas…

Para el Mundial de este año, México tiene al frente a Diego Laínez, la maravilla del Club América que debutó en primera división con 16 años, y también Roberto Carlos De la Rosa, uno de los delanteros interesantes del semillero de Pachuca. Los muchachos volverán a ser el mejor bálsamo.

Más información