Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Titan desert 2018, su próxima aventura

Presentada la nueva edición de la prueba de Mountain Bike por el desierto marroquí

El pasado 3 de octubre estuve en la presentación de la Titan Desert 2018, y se me hizo la boca agua con el diseño y la aventura que prometen las seis etapas por el norte de Marruecos el próximo año. Esta edición llega con varías novedades que hacen muy atractiva la participación, sobre todo para los noveles y para las mujeres.

En el aspecto deportivo, la organización ha incluido dos etapas de montaña por Boumalne Dades, con sus dramáticos cañones y parajes espectaculares. Eso sí, hay que sufrir un poco, la primera etapa tiene un desnivel acumulado de 2.525 metros, el mayor desnivel en los 13 años de la Titan.

Pero también habrá, como en ediciones anteriores, la esencia de la aventura con la etapa de navegación. En ella no estará señalizado el recorrido y los ciclistas tendrán que orientarse únicamente con su GPS, navegando en mitad del desierto y por escenarios desconocidos.

Aunque todo no es darle al pedal. Al final de cada etapa espera un gran campamento de más de 1.000 personas donde se pasa la noche durmiendo en jaimas bereberes. Esto forma parte de la experiencia de la aventura casi tanto como rodar con la bici. Acabo de llegar del Mountain Festival en Lauterbrunnen, Suiza, y la vida en el campamento da un sabor especial a todas las actividades. De hecho, estos campamentos, su convivencia, la experiencia de pasar la noche en el desierto me tiran casi más que pedalear entre dunas por el día para apuntarme a esta Titan Desert.

Jaimas de la Titan Desert
Jaimas de la Titan Desert

Además de la navegación y la pernoctación en campamentos, la aventura suma con la etapa maratón, donde los ciclistas podrán poner a prueba sus límites. Aquí el campamento es distinto, solo existe una gran jaima común, donde duermen todos los participantes sin colchonetas ni sabanas. No hay ningún tipo de asistencia, ni equipaje, así que todo lo que se necesite para pernoctar y arreglar la bici habrá que cargarlo. Esto que parece uno de los momentos más desagradables de la aventura, puede convertirse en uno de los más memorables…recuérdeme que le cuente la historia de una expedición submarina en Jardines de la Reina, Cuba, durante la cual pernocté junto a Javier Nart, sí el famoso abogado, tirados en el suelo del salón de un barco hotel (más bien era una gran barcaza con seis habitaciones) y cada uno de nosotros escoltado por dos cubanos, todos durmiendo uno juntito al otro, porque era el único lugar con aire acondicionado donde los mosquitos no nos pudieron comer. Momento épico y divertido.

Pero no se asuste, la aventura es accesible para cualquiera, los 700 Km de recorrido son muy rodados y poco técnicos. Así que para los que son novatos, la organización del Titan Desert organizará  un curso intensivo donde se aconsejará como prepararse físicamente, qué comer durante el entrenamiento o qué equipación llevarse para la aventura, pero sobre todo, para dar a conocer lo factible que es de completar esta hazaña de la bicicleta de montaña.

Salida de etapa, Titan Desert
Salida de etapa, Titan Desert

Y por último, otra de las novedades de este año, es facilitar la Titan Desert a las mujeres, con diversas medidas y logística. Desde duchas y zona de aseo exclusivo, hasta traer servicios sanitarios solo para mujeres. Además, se abrirá la categoría mixta (hombre y mujer) y fémina (equipo solo de mujeres) para que las ciclistas rueden por el desierto con buenas vibraciones y sin nada de qué preocuparse.

Si está buscando una aventura, quizá esta sea la suya. Este año es más atractiva.

Más información