Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio Rodríguez: “La selección es el equipo más equipo”

El Chacho tiene ganas. Atrás quedó su 'exilio' de La Roja entre 2007 y 2012. “No estoy para perder el tiempo ni para perdonar medallas”, afirma ambicioso. Hoy ante Rumania (19.30, Cuatro), tercer partido

Sergio Rodríguez, en un entrenamiento con España
Sergio Rodríguez, en un entrenamiento con España feb

“El pase une. No sólo es una cuestión de anotación sino un subidón de confianza y cohesión”, sentenció Sergio Scariolo tras el contundente estreno de España en el Eurobasket. El pasado viernes, ante Montenegro, el genio del pase, Sergio Rodríguez (Tenerife, 1986), regaló 10 asistencias en 13 minutos y puso en marcha el tocadiscos de un equipo excelso en el inicio de la defensa del trono continental. “Ha hecho una exhibición de arte”, explicó ese día el seleccionador. El Chacho tiene ganas. Atrás quedó su exilio de la roja entre 2007 y 2012. Ahora no quiere dejar de ganar. “No estoy para perder el tiempo ni para perdonar medallas”, afirma ambicioso. Hoy ante Rumania (19.30, Cuatro), tercer partido de España.

Pregunta. Acabó su temporada con los Sixers en abril. ¿Tenía ya ganas de balón y competición?

Respuesta. Muchas. Estoy muy bien, he descansado como nunca, me he preparado a conciencia y estoy mejor que en otros campeonatos; más tranquilo y físicamente más fresco. Ha sido un verano largo y he tenido tiempo para disfrutar con la familia, para reflexionar sobre mi momento personal y profesional a los 31 años, y para ganar oxígeno.

“Valoro mucho que el CSKA me esperara”

Cuando acabe el Eurobasket, Sergio Rodríguez pondrá rumbo a Moscú. “Quería seguir dando una oportunidad a la NBA, pero todas las ofertas que tuve fueron de un año y quería mayor estabilidad. La del CSKA era la propuesta más atractiva”. Ahí surge la pregunta evidente. ¿Hubo opción de regresar al Madrid? “Es un tema zanjado. Cuando decidí mirar opciones en Europa ellos me dijeron que ya tenían la plantilla cerrada y ante eso no hay nada más que hablar. En cambio, la predisposición del CSKA fue muy grande por eso me decidí por ellos. A mediados de julio es normal que los equipos grandes estén cerrados. Valoro mucho que un equipo como el CSKA sí me esperara y tuviera tan claro que me quería”.

P. ¿Se esperaban un comienzo de Eurobasket tan espectacular?

R. Hay que ser prudente porque el torneo es muy largo. Vamos poco a poco, concentrados en cada partido, sin desviarnos del objetivo y manteniendo la idea de siempre de crecer durante el torneo.

P. ¿Son a la vez la selección de siempre y una versión nueva?

R. Sí. Somos un plantel con una experiencia dispar y con bajas importantes, pero tenemos dos grandes faros. Todos tenemos muy claro cuáles son nuestras referencias. Cuando tienes en tu equipo a los Gasol, todo va a girar en torno a ellos en ataque y en defensa. A partir de ahí construiremos lo demás. La clave de esta selección siempre ha sido que todos sabemos dónde tenemos que estar. Somos un equipo distinto a otros años pero con mucho talento y sin dudas.

P. ¿La lesión de Llull cambió mucho el papel de los bases?

R. Lo que nos dolió fue perder al compañero. Es alguien especial y ver como sufre en ese momento fue durísimo. Intentaremos minimizar su baja, pero es irremplazable porque en los momentos de la verdad marca diferencias. Había llegado a un punto en el que aunque no hiciera nada, ayudaba solo por el miedo que infundía en el rival. Estoy seguro de que saldrá de esta aún más fuerte.

P. ¿Se repetirá mucho la fórmula de dos bases en pista?

R. Tenemos muchas variantes. Hemos trabajado bien tácticamente y tenemos combinaciones para cada partido. Los bases, como todos, tenemos que aplicarnos y asumir lo que nos toque cada día. Lo importante es que todos nos sintamos capaces.

P. ¿Cómo retroalimentan la ambición?

R. Todos tenemos mucha ilusión y ganas siempre. Cada uno por unas cosas, unos por no dejar de ganar y otros por empezar a hacerlo, pero tanto los veteranos como los jóvenes tenemos claro que no estamos aquí para perder el tiempo. Los grandes torneos los ganan antes los equipos conjuntados que los equipos de talento. Nosotros tenemos la suerte de tener mucho de todo. La selección es el equipo más equipo y, cuando llega el momento clave, aquí todos aprietan los dientes para tirar para adelante.

P. ¿Echó mucho de menos la selección durante su ausencia entre 2007 y 2012?

R. El recuerdo de aquellos veranos esperando una llamada de la selección que no llegó es muy duro. Cuando me quedé fuera de Pekín fue un palo. Iban a ser mis primeros Juegos y eso es lo máximo para un deportista. Por eso la final de Londres fue un punto de inflexión en mi carrera. Estoy orgulloso de aquel final de temporada en el primer año de Laso en el Madrid.

P. Ayer se cumplieron 11 años del oro mundial en Japón, donde tenía 20 años. ¿Qué se encontró a su regreso al grupo en 2012?

R. Las cosas seguían más o menos igual. El equipo liderado por la generación del 80 y el ambiente siempre increíble. Me recibieron como uno de los suyos. Desde entonces he tenido la suerte de encadenar ya seis torneos con la selección y muchos éxitos.

P. ¿Con qué recuerdos se queda de estos últimos años?

R. Con todo. Con el liderazgo que tuve en 2013 y el duelo con Parker en aquellas semifinales en Eslovenia. Con el aprendizaje del batacazo del Mundial de 2014 en casa. En los años siguientes ese varapalo ayudó a valorar lo conseguido y a afilar el colmillo para mantener la secuencia de éxitos. Me quedó también con el inolvidable Europeo de 2015. Perdimos el primer partido contra Serbia y el tercero contra Italia y comenzamos a jugar finales desde la primera fase. Ese torneo ha sido quizá el más especial por muchas cosas. El partido contra Francia en Lille fue el partido más importante que he jugado en mi vida. Por todo lo que se dio, por las ganas que les teníamos, por las 30.000 personas en la grada… fue maravilloso. Me había perdido los oros de 2009 y 2011 y quería tener mi Europeo como todos. Fue una liberación. Toda esa memoria nos hace fuertes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información