Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia, un hueso para España camino del Mundial

La selección recibe al crudo equipo de Ventura en un duelo trascendental para la cita rusa

FOTO: La selección española, durante su entrenamiento en el Bernabéu. / VÍDEO: Declaraciones del capitán de la selección Italiana, Gianluigi Buffon.

 Sigue el España - Italia en directo

Hay partidos que trascienden a un partido: por ejemplo, el España-Italia (20.45, La 1). Un reto mayúsculo entre dos clásicos del fútbol planetario que se juegan cara a cara la clasificación directa para el Mundial de Rusia del próximo año. Empatados a puntos tras la igualada en campo italiano, la Roja aventaja a su adversario por cuatro goles de diferencia a su favor. Se da por supuesto que ambos ganarán sus tres choques restantes —España visita Liechtenstein e Israel y entre medias recibe a Albania, mientras los italianos tendrán en casa a israelíes y macedonios y viajarán contra los albaneses—. Así que, salvo inesperado petardazo, todo pasa por lo que suceda en el Bernabéu. En Rusia solo tendrá plaza fija el primero del grupo. El segundo, en todo caso, debería afrontar una engorrosa repesca.

Consciente de la extraordinaria relevancia del encuentro, Julen Lopetegui, seleccionador español, ha concedido a la cita un carácter único. No existe el ayer o el mañana. La convocatoria, la alineación o el sistema están exclusivamente enfocados a una victoria ante el combinado de Giampiero Ventura. No se trata de profundizar en un estilo o pensar en un ciclo. Ahora, solo existe Italia.

Un hecho ha marcado el envite a última hora. La baja por lesión de Chiellini, uno de los tres centuriones en la zaga visitante, junto a Buffon, Barzagli y Bonucci condiciona no solo a Ventura, sino a su colega Lopetegui. Si la azzurra tira igualmente de tres centrales, el técnico vasco sopesará el apostar por una Roja sin un ariete convencional, lo que ha ensayado durante la semana. Pero sin Chiellini cabe que el preparador italiano renuncie a otro defensa y plante la trinchera en el eje del campo, lo que puede hacer virar a Lopetegui. En definitiva, una cita ajedrecística de mucho calado. O lo que es lo mismo: Asensio, el gran graduado del curso, como ariete postizo o una elección entre Morata, que reconoce sus dificultades para enhebrar con los bajitos, o Villa, que siempre encajó, pero que no se prueba desde hace más de tres años. Diego Costa, mientras, de verbena.

“Para superar a Italia será necesaria la excelencia”, proclamó el viernes el entrenador español. No le falta mucha razón. Hace poco más de un año, los italianos fulminaron a la Roja en la Eurocopa de Francia con una tunda táctica de cuidado. La cruda Italia no es un equipo de violines, pero sí un bloque sólido y agudo en todo lo que hace. Todo un hueso camino de Rusia que exigirá tanto de los españoles que del primero al último han pedido hasta ánimos para Piqué. Hay partidos que son más que un partido y no admiten disidencias. Este es uno de ellos.