Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morata: “Tengo que dar un golpe sobre la mesa”

El delantero centro de España habla de su adaptación al fútbol inglés y analiza el juego de Italia, cuyo funcionamiento reproduce buena parte la táctica de Conte en el Chelsea

Alvaro Morata, delantero de la selección española de fútbol. Ampliar foto
Alvaro Morata, delantero de la selección española de fútbol. EL PAÍS

Mide 1,90, es potente, elástico, sensible con la pelota en los pies, buen cabeceador y buen intérprete del juego en todo lo ancho del campo. Ningún delantero centro español de las últimas décadas ha reunido el compendio de virtudes que Álvaro Morata (Madrid, 1992) calza en sus botas. El Chelsea acaba de pagar 80 millones de euros por esas cualidades. Solo falta que él las ponga en funcionamiento y ningún escenario parece mejor que el Bernabéu, mañana contra Italia en el duelo decisivo de la clasificación mundialista.

Pregunta. Lopetegui le ha dado una sola titularidad en partido oficial. ¿Qué tiene que hacer para ganarse el puesto con España?

Respuesta. Primero, ser titular en mi equipo. Solo así tendré más posibilidades de que el míster se convenza de ponerme como titular.

P. Cuando usted jugaba en la Juventus, en marzo de 2016, hizo un partido en Múnich en una eliminatoria de Champions que seguramente no esté al alcance de ningún delantero español. Bayern-Juve, 4-2. Casi elimina en solitario al mejor Bayern de Guardiola... Parecía Furioso. Como el día que le hizo el 2-2 al Sporting de Lisboa, hace un año en el Bernabéu. ¿La rabia ayuda a los delanteros?

R. Sí; puede ser. El partido contra el Bayern fue quizá la situación en la que más me he visto contra las cuerdas en mi carrera deportiva. No jugaba mucho. Allegri me dejó en el banquillo en los cuatros de la Champions cuando había jugado casi todos los partidos; el año anterior había sido importante, pero de pronto vi que la Juve decidió apostar por Mandzukic, por Dybala, por otros delanteros, y en ese momento pues de un día para otro se lesionaron, o estaban tocados, o sancionados, no recuerdo... Y el míster me dijo que iba a jugar en Múnich. Lo vi como una oportunidad que no podía dejar pasar. Estaba contra las cuerdas y tenía que rebelarme. Quizás ocurrió algo parecido contra el Sporting, porque no estaba jugando mucho. Es lo que tengo que pensar ahora. Esa es la actitud que tengo que tener este año. Porque siempre se me ha visto como un jugador con futuro. Este año tengo que dejar de ser lo que la gente cree o lo que la gente ve en mí. Tengo que ir a un gran equipo y ganar títulos siendo el delantero importante.

P. Ni Allegri en la Juve, ni Zidane en el Madrid, ni Lopetegui en la selección le han terminado por concederle esa importancia. ¿Siente que el Chelsea le ofrece una revancha?

R. El destino me ha dado una oportunidad. Es verdad que he hecho algunos buenos partidos, he metido goles que han valido puntos y clasificaciones, pero no se puede esperar que un jugador meta goles importantes o haga partidos importantes de vez en cuando. El fútbol es regularidad. Y ahora me encuentro con un equipo que ha hecho un esfuerzo económico enorme por un suplente del Madrid. Esa, al fin y al cabo, es la realidad. Me han brindado todo. Conte está a muerte conmigo, la afición está a muerte conmigo y el club está a muerte conmigo. Por eso tengo que dar un golpe encima de la mesa.

P. ¿Qué más necesita para demostrar su valor?

R. Si me dejasen jugar cinco partidos seguidos… En el Madrid nunca jugué cinco partidos seguidos.

En el Chelsea el juego se basa en mí. Soy la referencia para todos mis compañeros. Me buscan sistemáticamente, casi sin mirar. En España el delantero centro apenas toca el balón

P. En el Chelsea ha mostrado apenas el 10% de lo que puede hacer. ¿Usted es consciente de que tiene unas cualidades perfectas para triunfar en ese equipo?

R. Yo estoy feliz. Pero es un club nuevo y una cultura nueva. Llevo dos goles y dos asistencias en dos partidos. Todo empieza a ir sobre ruedas y todavía no estoy adaptado al juego. No conozco bien a mis compañeros, salvo a los españoles.

P. El Chelsea reproduce algunos funcionamientos de la Juve?

R. En la Juve jugábamos con dos delanteros, aquí somos tres. Es complicado porque vienes del Madrid y de la selección, donde puedes jugar con los espacios o no, según la situación. El Chelsea tácticamente es italiano. Debes amoldarte a un esquema. El delantero tiene que estar siempre como punto de referencia para ayudar a sus compañeros. Tienes que pelearte con los centrales y físicamente ellos son mucho más fuerte que en cualquier otro país. Es verdad que luego son desordenados tácticamente y te ofrecen la oportunidad de marcar goles porque se despistan, pero es otro fútbol. En España tienes tiempo para pensar y aguantar el balón. Aquí como aguantes el balón ya te han dado dos patadas.

P. A pesar de su físico no se le ve muy cómodo jugando de espaldas a la portería.

R. A lo mejor los balones no te llegan como en España para jugártelos uno contra uno; pero la que te llega tienes una ocasión de gol, o dos o tres. Pero es todo muy rápido. No tienes tiempo para pensar. Tienes que jugártela. A lo mejor en España cuando te giras tienes tiempo para levantar la cabeza y mirar al portero y ver dónde colocar el tiro. Aquí es pegarle. Por eso se ven esos goles. La gente le pega, unas veces se van arriba, otras veces entran por toda la escuadra. Por eso la Premier es una de las Ligas más atractivas de ver.

P. Por qué dice que allí no puede buscar igual los espacios?

R. La diferencia es que el juego del Chelsea se basa en mí. Cuando jugamos con tres arriba muchas veces enfrentamos a rivales que defienden con línea de tres, como en Italia. El central me sigue a mí y los otros dos van uno contra uno con los extremos, Willian o Pedro.

P. ¿Y cómo experimenta el salto a la selección?

R. Me estoy aprendiendo los movimientos y las tácticas del Chelsea y llego aquí y otra vez me tengo que acostumbrar a no ser el punto de referencia del equipo. Aquí a lo mejor tocas un balón o dos por tiempo, y tienes que meterlo. Eso sí: estás con gente que toca muy bien el balón, que se mueve muy bien con el balón, y el delantero centro es una figura que está para fijar centrales, para ocupar espacios y para meter goles. En el Chelsea es impactante cómo se valora el trabajo del punta. Es sistemático. Prácticamente sin mirar, el equipo juega para ti. Como hacía Italia en la Eurocopa: el balón llega al lateral, el lateral busca al nueve de primeras, y el nueve tiene que estar siempre por delante del primer central del lado del balón, para jugar e irse, y ya buscar el área. Es difícil hacerlo en Inglaterra porque en el cuerpo a cuerpo es uno de los campeonatos más duros. Son atletas. Pero una vez que he hecho eso, si aguanto el balón o le gano la espalda al central, o si Pedro o el extremo que viene de cara se lleva el balón y yo me giro… a partir de ahí empieza otra historia. Conte siempre me dice que si yo me llevo ese primer balón y divido al equipo rival hay una ocasión casi segura. El otro día contra el Everton, Pedro y Willian tuvieron dos tiros cada uno en los que la jugada llegó así.

P. El Chelsea de Conte reproduce a la Italia de Conte.

R. Esta selección de Italia se ha quedado con la táctica de Conte de 2016: un punta viene, el otro va, el primero la deja pasar y se da la vuelta; el otro la da de cara y se van a rematar los dos. En teoría es un sistema muy fácil para los delanteros. Porque tú te ves apoyado. Así jugaba yo con Tévez en la Juve: él venía, le daban el balón fuerte, él lo dejaba pasar, se daba la vuelta y a jugar. Yo me iba al área a rematar. Es una dinámica que se ajusta con trabajo. Mucho trabajo táctico y nada más que eso. Es bonito porque los equipos en la Premier suelen ir al contacto y caen en el engaño. Conte es un gran amante de la táctica.

P. Con España toca menos la pelota pero tiene más pasadores.

R. Justo. Aquí hay menos espacio para el punta pero a la vez aumentas las probabilidades de meter gol. En el Chelsea tocas más balones; el equipo juega para ti, y eres una pieza importante. Aquí no. Aquí hay partidos que si jugasen sin delantero centro pueden ganar 2-0 o 3-0. Hay partidos que no porque son muy cerrados y necesitas la figura del delantero centro para ocupar espacios o para hacer paredes… La gente tiene una calidad que en cualquier momento te pueden meter un pase por dentro o un pase atrás. Los laterales llegan elaborando… Es diferente.

Nosotros somos el equipo que más daño le puede hacer a Italia. Porque ellos no están acostumbrados a defender tantos balones y tantos toques por dentro. Isco, Silva, Iniesta, Koke… tienen la clave

P. Usted conoce perfectamente a los tres centrales y al portero de Italia porque durante dos años compartió con ellos vestuario en la Juve. ¿Cuál es el central que le da más problemas cuando pisa el área?

R. ¡Chiellini! Lo hablaba con él el año pasado: es como si te meten en una jaula con un gorila y tienes que robarle la comida. Creo que pocas veces en los goles que le han metido a él ha sido dentro del área. Es imposible ver que le ganan a Chiellini un duelo uno contra uno dentro del área o cuerpeándole. Bonucci juega fenomenal con el balón. Todos los balones de su equipo pasan por él; es el organizador del juego desde atrás; podría ser un mediocentro y lo haría perfectamente bien. Barzagli tiene una zancada, una potencia y una colocación increíbles. Pero Chiellini es duro como una puerta.

P. Con Chiellini enfrente, es mejor buscar el gol en el segundo palo…

R. Le tienes que dar dos metros. Que no te pueda coger, y anticiparte. Si no, es muy difícil.

P. ¿Y Buffon?

R. Un extraterrestre. Él y Casillas para mí han sido los dos mejores porteros de la historia. Difícilmente se vuelvan a repetir dos tíos así. Aunque no tengan la fuerza o la agilidad que tenían antes, en el uno contra uno te imponen. Buffon siempre se anticipa: después de más de 20 años como profesional conoce los movimientos y los pensamientos de los delanteros.

P. ¿Qué partido imagina?

R. Italia es Italia. Si pusieras uno contra uno a defender a cualquiera de los jugadores de su plantilla no se notaría cuál es delantero y cuál defensa. Todos defienden como defensores porque lo llevan en los genes. Ellos defienden lo suyo. Son competitivos. Me encanta verlos jugar. Tienen una calidad tremenda en el ataque. Pero si nosotros preparamos bien el partido somos el equipo que más daño les puede hacer.

P. ¿Por qué?

R. Porque no están acostumbrados a defender tantos balones y tantos toques por dentro. Ellos saben defender muy bien, muy cerrados y muy juntos todos, especialmente los balones largos y los centros laterales. Así se protegen unos a otros y es muy difícil rematar por arriba. No les hacen muchos goles de cabeza. Si España les ha complicado la vida en los últimos años es jugando por dentro. Isco, Silva, Iniesta, Koke… tienen la clave en este tipo de partidos porque ven los desmarques, saben sacar huecos donde no los hay sin ir al cuerpo a cuerpo y sin jugar por arriba.

P. ¿Cuál es el más clarividente en el pase?

R. Isco es el que más me conoce. Con él no tengo ni que girarme a mirar el balón: basta con que corra. Él, Silva, Iniesta… tienen algo diferente. Tienen magia. Lo más difícil en el fútbol profesional. Son impredecibles. Quitan dos marcadores con un control y con un pase rompen dos líneas de un equipo que está encerrado. Yo, que tengo el centro de gravedad alto, los veo como en otro mundo. Si no estuviese en el campo obligado a correr me quedaría mirándolos para ver cómo juegan.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.