FC Barcelona

Neymar solo habla con los pies

L’Equipe’ publica el acuerdo entre el PSG y el extremo del Barça, que podría romper hoy su silencio en un acto publicitario

Neymar, durante el duelo ante el Manchester United.
Neymar, durante el duelo ante el Manchester United.TASOS KATOPODIS / EFE

Contabiliza el Barça dos partidos por triunfos con un saldo de tres goles en la gira norteamericana. Todas las dianas han corrido por cuenta de Neymar, que ha empezado la pretemporada como un tiro, eléctrico en el quiebro y el sprint, afinado a más no poder en el remate. Protagonismo que le señala como un extremo único en el mundo y que explica el persistente interés del PSG, que lo quiere a toda costa por más que cueste 222 millones tal y como estipula su cláusula de rescisión. Pero hasta el momento el brasileño solo habla con los pies y desde el Barcelona se tiran de los pelos, preocupados por el futuro incierto del 11. “Poco más podemos hacer. Ya hablará cuando él quiera”, asumen desde la entidad azulgrana, un tanto molestos con el jugador. No porque guarde silencio, sino porque ese mutismo comporta la indefinición del futbolista sobre su futuro. O, al menos, eso quieren pensar.

Más información

“Neymar es uno de nuestros mejores jugadores y no lo queremos perder. Lo necesitamos porque para ganar hay que contar con los mejores”, expuso el presidente Josep Maria Bartomeu en una entrevista al The New York Times; “todavía tiene cuatro años de contrato, así que no hay nada más que decir. Pero son los futbolistas los que pueden decidir si quieren irse”. Según L’Equipe esa decisión ya está tomada y el PSG espera oficializarla la próxima semana porque existe un acuerdo total con el jugador. Ocurre, sin embargo, que la forma de pago para no romper el fair-play financiero es un inconveniente. Pretende el club parisino, dice el rotativo francés, negociar con el Barcelona un precio de traspaso superior a la cláusula que evitaría el pago de los impuestos, lo que elevaría la operación a casi 300 millones, sin contar con el salario del futbolista, que sería de 30 millones por curso y con una duración de cinco años.

Existe un precedente de cómo sería la operación. Hace cuatro años, la cláusula de rescisión de Thiago bajó de 90 a 18 millones porque no disputó el 60% de los partidos con el Barça. El Bayern, sin embargo y para ahorrarse un pico con el IVA —casi otros cuatro millones—, ofreció 20 millones fijos más otros cinco que se obtendrían de los beneficios de un encuentro amistoso. Queda por ver, sin embargo, si el Barcelona aceptaría la vía de pago, empeñado como está en retener al jugador, tal y como le manifestaron al padre del futbolista una última vez tras el duelo ante el Manchester United, cuando cenó con el secretario técnico Robert Fernández y el Director de Fútbol, Raül Sanllehí.

El Barcelona también mueve el mercado

No se sabe si Neymar seguirá en el Barça, pero desde el club dicen moverse a destajo sin contemplar la variable. “Estamos trabajando para estar preparados para todo. Aunque lo que vaya a pasar no dependa de nosotros”, cuentan desde el club. Así, se negocia por Coutinho —aunque el Liverpool pide más de 100 millones; un muro demasiado alto—, Paulinho (Guangzhou) y Verratti (PSG). Aunque de marcharse el brasileño, se contempla la opción de traer a Mbappé (Mónaco), tasado en 180 millones, o a Dybala (Juventus). “Si llega una oferta del Barça primero dependerá del club y después de mí”, explicó el argentino, conforme con vestir de azulgrana.

Entre tanta polémica, sin embargo, el jugador se ha llevó una buena alegría porque tras cuatro años de lucha en los tribunales, el Ministerio Público Federal archivaba las causas abiertas por acusación de evasión fiscal y falsedad documental en el traspaso del Santos al Barça, por lo que falló a favor de Neymar y de su padre, además de Rosell y Bartomeu, que estamparon sus firmas en los contratos.

Presente en las redes

Mientras, el PSG presiona al jugador para que resuelva su futuro de una vez —no ha firmado contrato alguno—, el Barcelona aguarda acontecimientos y el culerespera con impaciencia escuchar al 11. Quizá lo haga esta misma tarde porque tiene previsto un acto publicitario con Nike, aunque desde el club susurran que podría cancelarlo para no tener que pronunciarse. Entre otras cosas porque a Neymar solo se le lee en las redes sociales: bien con mensajes enigmáticos; bien con anuncios de sus nuevas botas; bien con fotos divertidas junto a Messi, Pogba y Piqué.

Precisamente, fue el central azulgrana quien animó al barcelonismo con su tuit de “se queda”. Aserción que descartó días después al afirmar que era una opinión personal. Por lo que hay que remitirse de nuevo a Neymar, que no dice ni pío y desde el Barça ya se temen lo peor.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50