Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça se resiste a perder a Neymar

El club y el vestuario azulgrana tratan de evitar la marcha del brasileño al PSG

Neymar se divierte en el último entrenamiento del Barça. Ampliar foto
Neymar se divierte en el último entrenamiento del Barça. AFP

Desde el Barcelona se ha ordenado que todo el mundo filtre un mensaje similar, una misiva que abogue por la tranquilidad y por la renuencia a la marcha de Neymar al PSG. “¿Puede garantizar con tranquilidad que Neymar seguirá en el Barça?”, le cuestionaron por las calles de Nueva York a Josep Maria Bartomeu. “Sí, es lo que hemos dicho siempre”, replicó el presidente. “Estamos tranquilos, no ha pasado nada todavía”, argumenta otra voz importante del club. “Y si se quiere ir porque pagan su cláusula, nada podemos hacer”, se suma un tercero de la entidad. Pero no es del todo cierto porque el Barcelona en pleno está trabajando para que el brasileño reconsidere su postura de irse al PSG.

Así lo explicó ayer la cadena ESPN FC, que asegura los encuentros entre el padre del jugador —también representante— y el director deportivo parisino, Antero Henrique, quedaron resueltos con el sí de Neymar para ser el nuevo líder del PSG. Una decisión a la que se resiste el Barça. Así lo explicó el técnico Ernesto Valverde: “Pienso que Neymar va a estar con nosotros. Lo queremos en todos los sentidos. Nosotros contamos con él y él con nosotros. Es importante en el vestuario”.

“No hay otro como él”

El presidente Bartomeu, según publica el As, se reunió con el jugador para explicarle que es el futuro del club. “Siempre hemos dicho que es el segundo mejor jugador del mundo. Da igual el dinero si no podemos encontrar a otro como él en el mercado”, deslizan desde las oficinas del Camp Nou. Sucede, sin embargo, que al PSG tampoco le preocupa el dinero porque está decidido a pagar la cláusula de 222 millones del extremo. Aunque debe estar dentro de los parámetros del fair-playfinanciero y para firmar a Neymar debería desprenderse de Aurier, Ben Arfa y Krychowiak, que no cuentan para el técnico Emery y que, de paso, aligerarían la masa salarial de la plantilla.

Messi, Luis Suárez y Piqué también trataron de convencerle de que se quede, por más que el PSG le ofrezca por cuatro años un salario de 30 millones netos anuales. Eso, además de la prima de fichaje a su padre —que superaría los 40 millones— y de los beneficios que obtendrán con una serie de acuerdos comerciales en todo el mundo con Oryx Qatar Sports Investments. “Pero él es feliz en Barcelona”, recuerdan desde el club. “Neymar es realmente importante para el club; no solo por su edad sino porque es el futuro y confiamos en poder contar con él”, se sumó Mascherano. Otra voz de la conciencia para el 11, que sigue sin abrir la boca para evidenciar que el escarceo con el PSG es algo más que un romance de verano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información