Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Real Madrid y Barcelona jugarán en julio en Miami

El encuentro será el primer clásico en los Estados Unidos y se disputará en el Hard Rock Stadium, campo de los Miami Dolphins

Barcelona Real Madrid Ver fotogalería
Messi mientras los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Ramos. Getty Images

Real Madrid y Barcelona disputarán el próximo 29 de julio en Miami el primer clásico de la historia del fútbol español en Estados Unidos, según han informado este viernes los organizadores del partido.

El encuentro, que formará parte del torneo veraniego International Champions Cup (ICC), se disputará en el Hard Rock Stadium, donde habitualmente juega el equipo de fútbol americano Miami Dolphins.

Será el segundo partido que enfrentará a Real Madrid y Barcelona fuera de España, después de que se vieran las caras en 1982 en el estadio Farid Richá, de la ciudad venezolana de Barquisimeto.

Stephen Ross, propietario de los Miami Dolphins, ha comentado en una rueda de prensa que se trata de un "sueño hecho realidad", pues un duelo entre Real Madrid y Barcelona es "uno de los mayores eventos deportivos del mundo". Cada partido entre ambos es "una guerra y no hay nada de amistoso", añadió.

Emilio Butragueño, director de relaciones institucionales del Real Madrid, ha dicho que este partido responderá a la "pasión" por el fútbol en Miami y será un símbolo del deporte "sin fronteras"."Un Real Madrid-Barcelona es el mejor partido y el más especial que cualquier aficionado del mundo puede ver", ha asegurado en un acto al que asistieron dos exjugadores de ambos equipos, el defensa brasileño Roberto Carlos y el delantero búlgaro Hristo Stoichkov, así como Dan Marino, el mítico jugador de los Dolphins, entre otros.

El Barça estuvo representado por su vicepresidente Manel Arroyo, que consideró que con este "clásico" en EE.UU. se está haciendo "historia"

El Hard Rock Stadium, que tiene una capacidad de 65.000 espectadores, ya recibió en 2011 al Barcelona, que entonces batió el récord histórico de asistencia a un partido de fútbol en Florida, sur de EE.UU., en su enfrentamiento con el Chivas Guadalajara mexicano, contra el que el equipo español perdió 1-4.

El equipo blanco también conoce el estadio, pues en el verano de 2013 jugó en él contra el Chelsea, al que acababa de llegar el entrenador portugués José Mourinho tras dejar el Real Madrid. En aquella ocasión, el equipo madrileño, ya entrenado por el italiano Carlo Ancelotti, batió al londinense por 3-1 con dos goles del portugués Cristiano Ronaldo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información