Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zozulya rescinde su contrato con el Rayo

El jugador ucraniano regresa al Betis y espera encontrar un equipo antes del 30 de junio

Zozulya en la ciudad deportiva del Rayo la semana pasada,
Zozulya en la ciudad deportiva del Rayo la semana pasada, EFE

Roman Zozulya no jugará en el Rayo Vallecano. El delantero ucranio y el club madrileño han llegado a un acuerdo para la rescisión del contrato de cesión firmado en el pasado mes de enero con el Betis, por el que Zozulya jugaría en Vallecas hasta el 30 de junio. “El acuerdo es satisfactorio para los intereses de Zozulya. El Rayo es un desafortunado capítulo ya cerrado en su carrera deportiva”, ha indicado a este diario José Lorenzo, su agente. El fichaje de Zozulya por el Rayo provocó una fuerte reacción en contra de la afición del conjunto vallecano, que se opuso a su contratación por su presunta filiación neonazi y racista. La afición vallecana ha ganado el pulso mantenido con el presidente de la entidad, Raúl Martín Presa. Zozulya regresa al Betis sin ponerse la camiseta del Rayo y con un costo económico añadido, ya que el equipo madrileño ha tenido que pagar para que el ucranio regrese a Sevilla. En concreto, Betis y Rayo acordaron pagar a medias el 50% del contrato de Zozulya, que es de un millón de euros en total. “Teníamos que salvaguardar el contrato de Roman”, aclara el agente del futbolista.

Zozulya volverá a entrenarse con el Betis en espera de poder competir en alguna Liga que tenga la inscripción abierta antes del 30 de junio, para lo que le concedió un permiso especial la FIFA. Podría ser el caso de la MSL americana, cuyo plazo de inscripción acaba el 30 de abril, o el ejemplo de las Liga de Noruega y Bielorrusia. Algunas puertas se le han cerrado, caso de la Liga de Ucrania, que cerró ya su periodo de inscripción. Zozulya ya se entrenó durante el mes de febrero con el Betis con un permiso especial del Rayo mientras se aclaraba su situación. Terminado ese plazo, el pasado 28 de febrero, el jugador viajó a Madrid, donde se presentó ante los dirigentes del Rayo. En una reunión, el conjunto madrileño le presentó a Zozulya unas condiciones para la rescisión del contrato que el jugador no aceptó. Sí se le permitió regresar a Sevilla y no entrenarse con el Rayo ante la oposición de la grada. Ahora, mejoradas las condiciones para la rescisión de contrato, el futbolista se ha decidido a firmar para romper la relación con el conjunto madrileño.

A partir de este instante, cualquier equipo que quiera contar con Zozulya debe dirigirse al Betis, club al que pertenece de nuevo el futbolista en este periodo. Zozulya, no obstante, no puede competir en el club andaluz, que le pagará lo que le corresponde de su salario sin poder disponer de sus servicios, con lo que también se ve afectado por la reacción de la afición vallecana en contra de Zozulya.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información