_
_
_
_
_

Atlas-Chivas, un derbi tenso en la tribuna

Este sábado, 19.00 horas, se enfrentan los equipos de Jalisco en el 'clásico tapatío', un partido marcado por la violencia de sus aficionados

Diego Mancera
Los policías de Guadalajara contienen el embate de los hinchas de Atlas
Los policías de Guadalajara contienen el embate de los hinchas de AtlasF. Carranza (Cuartoscuro)
Más información
“Los árbitros pasamos miedo”
Canelas 2010, el rival contra el que nadie quiere jugar

En la periferia del estadio Jalisco se preparaban una batalla. Los dos equipos más populares del estado mexicano de occidente, Atlas y Chivas, se carean este sábado (19.00 horas). Se trata de uno de los derbis más añejos del fútbol mexicano que inició en 1916, el año de fundación de los rojinegros.

Cerca del estadio había piedras y navajas, colocadas estratégicamente en las copas de los árboles. Tres días antes del encuentro, la policía de Guadalajara realizó una rutinaria inspección en las cercanías hasta que les sorprendió el pequeño armamento escondido, el cual no fue adjudicado a alguna barra. Para el partido de esta ocasión la policía pretende evitar lo que hace dos años se salió de control.

Atlas y Chivas se jugaban el pase a semifinales en el torneo Clausura 2015. La ida terminó con un 0-0. En la vuelta, en el estadio Jalisco, el rebaño goleó 1-4 como visitante en apenas 54 minutos. La principal porra local, la Barra 51, no toleró la paliza a los suyos e invadieron la cancha y amenazaron a su entrenador, así como a sus jugadores. Fueron 20 minutos de tensión Esa vez solo fueron detenidos 10 barra-bravas, quienes golpeaban y pateaban a los policías, el club se ganó una multa y un veto de dos partidos, un castigo por parte de la federación mexicana de fútbol.

Las agresiones de los barra brava de Chivas
Las agresiones de los barra brava de ChivasCuartoscuro

En marzo de 2014 la violencia acaparó las imágenes televisivas en Jalisco. Altas y Chivas se enfrentaban, pero en las tribunas se jugaba otro partido. Veinte policías le pedían a un conglomerado de hinchas del rebaño que retiraran las bengalas, un objeto prohibido. Los miembros del grupo de animación emboscaron a los agentes y les propinaron golpes, a cinco de ellos los llevaron al límite de la vida. La cámara dejó en evidencia aquellos rostros ensangrentados.

La rivalidad comenzó como un duelo entre estratos sociales. Las Chivas representaban a la sociedad obrera desde su fundación en 1906; mientras que el club de Atlas fue idea del español Juan José Cortina, quien con sus padres, se mudó a México. Cortina estudió en Inglaterra, allí conoció el fútbol y lo trasladó a su nuevo hogar. El equipo se consolidó como el equipo de las clases altas. 

Uno de los puntos de inflexión para entender la enemistad entre ambas plantillas fue en 1955. El guardameta de Chivas, Jaime Tubo Gómez tenía un derbi tranquilo, sus compañeros goleaban 4-0 al Atlas, el hombre bajo la portería se sentó en el césped, se acomodó en el poste y se puso a leer una historieta por algunos segundos, en lo que fue un acto burlesco. "Fue una burla, claro que le echaba un ojo al juego, no lo descuidaba, pero no llegaban", dijo en alguna ocasión uno de los porteros emblemáticos. 

Ambos equipos se han mantenido como semilleros de grandes futbolistas mexicanos. Los exponentes de los equipos juveniles de Atlas son Rafa Márquez, Jared Borgetti, máximo goleador de la selección mexicana y Andrés Guardado, hoy capitán en el PSV Eindhoven. En Chivas han lanzado a la esfera internacional a Javier Chicharito Hernández, Carlos Vela, Omar Bravo y a Marco Fabián.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Diego Mancera
Es coordinador de las portadas web de la edición América en EL PAÍS. Empezó a trabajar en la edición mexicana desde 2016 escribiendo historias deportivas. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_