Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Atlanta Falcons quieren volar alto

El rival de los New England Patriots quieren demostrar, una vez más, el poder de su ofensiva al mando de Matt Ryan

Super bowl 2017
El mariscal de campo de Atlanta Falcons, Matt Ryan, durante el fin de semana AP

En 1999 un equipo y toda una ciudad esperaban consagrarse. Los Atlanta Falcons tenían, en ese entonces, 34 años de ser fundados y jugaban su primer Super Bowl, la 33° edición. Tenía una racha de 14 triunfos y solo dos descalabros. Tenían como mentor, al entrenador en jefe, Dan Reeves. Sus rivales eran los Denver Broncos, arreados por John Elway, su histórico quarterback. Los de Georgia poco pudieron hacer por no ser derrotados (34-19).

Esta temporada iniciaron con el tachón equivocado. El primer partido de los Falcons terminó con una derrota (31-24) frente a Tampa Bay; sin embargo, lograron reponerse para renovar sus esperanzas y clasificar a los playoffs. Registraron 12 victorias y otros cuatro fracasos, con una destacada ofensiva encabezada por el mariscal Matt Ryan, con el corredor Devonta Freeman y sus 1.166 yardas conseguidas. 

Previo a jugarse el Super Bowl contra los New England Patriots, Atlanta no es considerado el equipo favorito. Sin embargo, durante toda la temporada tuvo un buen rendimiento ofensivo gracias a la habilidad para encontrar jugadores por parte de Matt Ryan. En la primera parte de la temporada logró 38 touchdowns (anotaciones) y en los últimos dos partidos decisivos otros siete más. 

Super bowl 2017 ampliar foto
Julio Jones toma el balón frente a Green Bay Getty Images

Los juegos que consagraron a los de Atlanta, Georgia fueron los de playoffs. En el juego divisional contra Seattle Seahawks, los Falcons dominaron el partido 36-20. Ya en la final de la Conferencia Nacional (NFC) destrozaron, en la primera parte del partido, 24-0 a Green Bay, una franquicia que lucía como favorita para quedarse con el título. Pero no. El resultado final se fijó en un triunfo 44-21, en lo que fue el último partido jugado en el Georgia Dome, con un aforo para 71.228 espectadores. Su nueva casa estará a unos metros de distancia, en el recién construido Mercedes-Benz Stadium. 

Matt Ryan es la contraparte de Tom Brady. El nacido en Exton, Pensilvania no ha ganado ningún título a sus 31 años. Juega su novena temporada en la NFL tras ser reclutado del Boston College. No tiene los mismos reflectores que el quarterback de Patriots. Esta ha sido su mejor temporada y un triunfo el próximo domingo lo colocaría como un candidato al mejor jugador de la liga (MVP). 

La ciudad de Atlanta ya quiere festejar un triunfo en el fútbol americano. Por ello, el gobernador de Georgia, Nathan Deal, declaró que el viernes 3 de febrero sería conocido como el "Falcons Friday", por lo que sus ciudadanos deberían vestir de rojo y negro para mostrar los colores del equipo. Ahora solo falta la primera gran gloria en Houston. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información