Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macri ya no pagará el fútbol por televisión y la AFA busca operador

Las únicas ofertas son con costo para los usuarios y no satisfacen a los clubes

Marcelo Tinelli, un hombre de la TV que apunta a los móviles. Ampliar foto
Marcelo Tinelli, un hombre de la TV que apunta a los móviles. Télam

Este lunes por la noche, Quilmes contra Temperley y Tigre con Atlético Tucumán cierran la jornada 14 de la liga argentina, que entra en receso hasta el 5 de febrero. Los partidos no sugieren nada importante para la competencia, incluso no se espera mucho público en las gradas de ambos estadios. Lo relevante es que se trata de los últimos encuentros transmitidos bajo la modalidad del Fútbol para Todos (FPT), creada por el kirchnerismo en agosto de 2009, en parte para quitar ese negocio de las manos del Grupo Clarín, en parte para democratizar el acceso a la gran pasión argentina. El programa, que se hacía con los derechos de transmisión para TV e internet y repartía los partidos entre los canales de aire, recibió críticas por costar al Estado unos 125.000.000 de dólares. El presidente Mauricio Macri le puso punto final, a pesar de que el contrato vence en 2019.

Ha llegado el tiempo de negociar. A poco más de 7 años de creado el FPT, nadie ha puesto un precio al fútbol argentino. Si hay que guiarse por la importancia de su selección, la mejor según FIFA por 7 meses consecutivos o la de sus jugadores, protagonistas en los equipos más importantes de las mejores ligas, sin duda se trata de un torneo costoso para quien quiera transmitirlo. Aunque si se analiza desde sus garantías institucionales, la antigüedad de sus estadios o la inestabilidad de su calendario, no parece ser una liga muy profesional. Hay otra característica que hasta el momento nadie tiene en cuenta y que también queda huérfana con el fin del FPT: los derechos de streaming, el negocio que verdaderamente interesa a los clubes y que podría solventar el programa por sí solo. Así lo ve el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, mano derecha del zar de la TV argentina, Marcelo Tinelli. “Este año hubo un total de 20.000.000 de clicks gratis en todo el mundo para ver nuestro fútbol. Hay que armar un paquete para la gente que lo pueda pagar pero también dejar que algunos partidos vayan por televisión abierta”, aconsejó el dirigente, quien exige un resarcimiento al Gobierno por la ruptura anticipada del contrato de FTP.

Desde la AFA indican que “no se hizo ningún estudio para valorizar la liga” y los esfuerzos que hizo EL PAÍS para entrevistar a Fernando De Andreis -el hombre del Gobierno encargado de la negociación- fueron infructuosos. El que sí tiene ese precio en la cabeza es el presidente de FPT, Fernando Marín, hombre cercano tanto al kirchnerismo como a Macri y que en octubre se adelantó a todos cuando se reunió en Nueva York con directivos de la cadena Turner. En noviembre, Turner y Fox presentaron de manera conjunta la primera oferta para transmitir los partidos de la primera división argentina. Para ellos, los derechos valen 2.500 millones de dólares, una cifra muy inferior a la anterior y similar a lo que sale la liga de Suiza. Sin embargo, desde el Gobierno parece convencer, sobre todo porque no quieren invertir más dinero público, aunque resta una cuota de 350.000.000 de pesos (casi 22.000.000 de dólares).

La molestia por el fin del FPT llegó al propio Tinelli, quien en su carrera por hacerse con la presidencia de la AFA decidió encarar las negociaciones en nombre de la institución, a pesar de varias oposiciones. “Es una decisión del gobierno que llegó sobre fin de año, nosotros comenzamos las negociaciones con Fox y Turner cuando ellos aparecieron también. Siempre pensamos que el Gobierno iba a seguir 6 meses más, ahora nos confirman que no”, dijo el conductor televisivo, y confirmó una posibilidad de extender el programa hasta junio.

“Nosotros creemos que la oferta (de Turner y Fox) ha sido baja porque el fútbol argentino vale más dinero pero no porque unilateralmente decimos que esto es así, me parece que es un valor standard que tiene el fútbol a nivel mundial y me parece que nosotros no podemos estar firmando un contrato con un valor bajo a 15 años. A partir de ahí es muy difícil cerrar una negociación”, manifestó Tinelli.

Entre los que no apoyan a Tinelli hay varios dirigentes del fútbol de ascenso, los mismos equipos que ya perdían con el fallido programa de la Superliga y que siguen perdiendo ahora, al punto que la grieta entre ambas categorías parece ensancharse cada día. Para ellos también habría una oferta, que surge de una alianza entre la cadena ESPN y el grupo español Mediapro, que cuenta con los derechos de la liga de España desde 2006. Tinelli calificó el encuentro como “excelente” aunque no trascendieron las cifras. Lo único seguro es que ninguna de las opciones contempla la transmisión gratuita para los hinchas, como ocurría hasta el momento. Eso sólo podría lograrlo el Gobierno si acepta extender el FPT hasta junio.

Las presiones también llegaron por el lado de la Justicia, con quien la AFA tiene problemas desde mayo, cuando la Inspección General de Justicia (IGJ) encomendó a dos veedores para controlar a la comisión normalizadora, encabezada por Armando Pérez. El 15 de diciembre llegó al edificio de la calle Viamonte una intimación firmada por la jueza federal María Romilda Servini de Cubría para que se realicen elecciones antes del 30 de diciembre, una posibilidad que la AFA apelará en las próximas horas pero que, de todas formas, resultaría imposible de cumplir.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información