Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La colombiana Mariana Pajón gana su segundo oro en BMX

Colombia logra su tercera presea dorada en los Olímpicos de Río. La joven de 24 vuelve a darle alegría a su país

La colombiana Mariana Pajón en la prueba de clasificación de BMX, el pasado 17 de agosto. Ampliar foto
La colombiana Mariana Pajón en la prueba de clasificación de BMX, el pasado 17 de agosto. EFE

Basta con asomarse por las redes sociales de Mariana Pajón (Medellín, 1991) para darse cuenta de que sigue siendo la niña de su casa y una ganadora por naturaleza. “Monto en una bicicleta rosada, sin rueditas de apoyo, muy rápido alrededor del mundo”, dice en su presentación. Mariana, que ganó su primer título mundial a los nueve años en una competencia en la que era la única mujer, es la “reina del BMX” para la prensa y sus seguidores y la “reina de la casa” para su familia. Es el centro de atención de lo que pasa en la vida de los Pajón. “Es la mejor del mundo siempre”, dice su hermano Miguel, acostumbrado a verla ganar desde que era una niña, orgulloso de que en los Olímpicos de Londres consiguiera la segunda medalla de oro en la historia de Colombia y de que este viernes se coronara nuevamente con la presea dorada en unos Olímpicos. Mariana le da el tercer oro en estos juegos a Colombia y acumula dos en su marca personal. Una hazaña.

La chica dulce y discreta ha mostrado su coraje en una disciplina ruda. La “hormiga atómica”, como le dicen algunos, ha disfrutado del vértigo y de la adrenalina para posicionarse como una de las mejores del bicicross. Una pista en Medellín lleva su nombre y en sus logros deportivos se cuentan 13 medallas en campeonatos mundiales, nueve en latinoamericanos y 10 en Panamericanos.

“Existe una responsabilidad grande, pero Mariana lo toma con tranquilidad. Está muy concentrada. Después de su preparación, solo hay que dejar las cosas a su talento y a la suerte”, decía Miguel Pajón días antes de la prueba de este viernes. Durante los días previos a que se estrenara en Río, Mariana aprovechó cada segundo que pudo en la pista y se mantuvo estricta con su alimentación. Ha puesto todo lo que depende de ella para alcanzar una medalla. “Sabemos que ese deporte no es como muchos en donde solo cuenta el talento. En este caso hay cosas que no dependen de Mariana. Le puede tocar un puesto en el partidor que no es el indicado, puede haber algún roce con otra competidora, puede que el viento no esté a su favor. Hay mucho de suerte en esto”, repetía su hermano. Él se refiere, por ejemplo, a caídas generadas por ráfagas de viento como la que sufrió en la Copa Mundo de BMX en Manchester hace apenas un par de meses. Pero Mariana ha enseñado a sus seguidores a que la vean triunfar. “Estamos preparados siempre para verla haciendo lo mejor. Verla ganar”, insistía Miguel. Y ocurrió. Mariana, nuevamente ganó.

Bronce para otro colombiano

Carlos Ramírez se llevó la medalla de bronce en BMX masculino. Se quedó con la posición que había logrado en Londres 2012 su compatriota Carlos Mario Oquendo.

“Esta bandera es mi patria, a todos los colombianos gracias, desde acá sentimos todo el apoyo”, dijo Ramírez en la celebración de su triunfo.

Quienes han trabajado con ella, ven en la deportista la actitud ganadora (pero nunca sobrada) que hace que sea una “máquina” en la pista. La actitud de Mariana es igual montada en su bicicleta o posando ante una cámara. Por su cabeza nunca pasa la idea de verse como perdedora y sabe divertirse, como lo ha hecho desde que llegó a Río. “La fraternidad entre los deportistas colombianos se demuestra en la forma cómo están viviendo los Olímpicos. Se han reunido para verse y apoyarse en las competencias. Ellos saben lo que implica estar ahí”, cuenta Miguel, quien también practicó BMX hasta que un accidente lo dejó por fuera de competencia.

“Sé lo que es estar en un partidor. Por eso sentimos orgullo y una alegría inmensa de ver hasta dónde ha llegado Mariana. Nada ha sido de la noche a la mañana. Es todo el resultado de un trabajo de constancia y dedicación”, dice el hermano de la deportista, que no la desampara ni un segundo. Colombia festeja, una vez más, gracias a Mariana Pajón.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información