Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COPA LIBERTADORES

Independiente del Valle, la cenicienta a la que nunca le llega su medianoche

Los Rayados apenas tienen medio siglo de vida y ya van por su primera Libertadores

Los jugadores de los Rayados del Valle celebran el tercer tanto en La Bombonera. Ampliar foto
Los jugadores de los Rayados del Valle celebran el tercer tanto en La Bombonera. AFP

Hace tan sólo una década, Boca Juniors ganaba un torneo en Argentina, el 22º de su rica historia. Martín Palermo fue el artillero de ese equipo que metió 37 goles gracias a los centros de su ladero, Guillermo Barros Schelotto, hoy entrenador. Unos miles de kilómetros al norte, en Ecuador, su verdugo en la noche de copa del jueves, Independiente del Valle, todavía jugaba en tercera división y ni siquiera se llamaba así. Los Rayados del Valle comenzaron el certamen como la Cenicienta pero el hechizo nunca terminó: eliminaron a River Plate, el último campeón, y a Pumas de México, cuya franquicia sale 160.000.000 de dólares. No conformes con eso, se han dado el lujo de su vida al golear y bailar al xeneize en plena Bombonera.

Según el acta de fundación, el club se creó el 1 de marzo de 1958 bajo el nombre Club de Alto Rendimiento Especializado Independiente del Valle. Su creador, José Terán, fue todo un visionario y se inspiró en el Independiente de Avellaneda, el máximo ganador de la copa que hoy los tiene en la final. Terán murió en 1975 y 2 años después el club pasó a llamarse Club Social y Deportivo Independiente José Terán. Sin embargo, la verdadera fundación llegó en 2006, mientras Guillermo tiraba centros y Palermo cabeceaba goles.

Ese fue el año en el que el empresario de origen alemán Michelle Deller se interesó por el fútbol. Había hecho una pequeña fortuna como accionista de 2 centros comerciales y junto a otros empresarios impulsaron el proyecto por el que el club pasó a llamarse Independiente del Valle, para lo cual fue necesario reformar los estatutos. Los Rayados también abandonaron el modelo de gestión y se convirtieron en una compañía limitada. “La diferencia con los otros equipos es que aquí se pueden comprar acciones, las directivas pueden durar más de dos años y eso posibilita un trabajo sostenido”, explicó el gerente Santiago Morales al periódico El Comercio en 2009. Dos años después, el 10 de enero de 2008, se constituyó Independiente del Valle Compañía Limitada, con un capital inicial de USD 400.

Entonces, un club que fue pensado para descubrir nuevos valores, con reclutadores en muchos puntos del país, pasó a dar pelea en los campeonatos. En diciembre de 2007 consiguió el ascenso a la Primera B, torneo que ganó en 2009. Ese año también transfirió a Jefferson Montero al Villarreal español (en unos 700.000 dólares por el 80% de su pase). En 2013, quedó subcampeón del torneo de Primera División, detrás del Emelec, uno de los grandes del fútbol ecuatoriano.

Este año, sostenido en la gran tarea de su portero Librado Azcona, las idas y vueltas incansables de los laterales Nuñez y Ayala, las batallas ganadas por los medios Risotto y Bryan Cabezas y el poder ofensivo de Julio y José Angulo, llegaron a la final de la Copa Libertadores de América, aún sin haber salido campeones de la liga de su país. Algo que poco le importa a sus aficionados.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.