Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal recurre el archivo de la causa de Neymar por corrupción y estafa

El acusador público reprocha al juez De la Mata que no tuviera en cuenta documentos relevantes para la investigación

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha recurrido este jueves la decisión del juez José de la Mata de archivar la querella por estafa y corrupción entre particulares derivada del fichaje de Neymar por el FC Barcelona. En su recurso ante la Sala de lo Penal de la Audiencia, el fiscal José Perals afirma que en la contratación del jugador “se produjeron unas conductas claramente delictivas que tienen que ser objeto de enjuiciamiento” y dice que “no es admisible que no resulte debidamente justificada la perpetración del delito”, como sostiene el magistrado instructor.

Neymar habla con su padre en un torneo en Brasil, el 9 de julio.
Neymar habla con su padre en un torneo en Brasil, el 9 de julio.

Perals reprocha a De la Mata que haya sobreseído la investigación “atendiendo únicamente a las alegaciones de las defensas y las declaraciones exculpatorias de los investigados” y “obviando parte de la convincente documental que existía en las actuaciones”.

El acusador público desgrana a lo largo de 14 folios los indicios delictivos que aprecia. Sobre el delito de corrupción entre particulares, Perals lo centra en el hecho de que en 2011 el entonces presidente blaugrana, Sandro Rosell, por una parte, y Neymar y su padre, por otra, se concertaron para entregar 40 millones de euros para que fichara por el Barça cuando fuera agente libre en 2014. Así, afirma, “impidieron que otros clubs participaran libremente en el mercado para la adquisición de los derechos federativos del jugador”. También “se alteró el libre mercado de fichaje de futbolistas perjudicando al Santos, que desconocía este acuerdo, y también al fondo DIS, que tenía un porcentaje de sus derechos económicos derivados de los derechos federativos”, y que se querelló contra el jugador y Rosell.

De la Mata entendía que si el Barça le subió el sueldo a Neymar en cinco años de 36 a 45 millones de euros era porque otros clubes podían optar a contratarlo, con lo que el mercado no se habría alterado. Sin embargo, según el fiscal, el magistrado omite en este razonamiento que el jugador tenía una cláusula de penalización de 40 millones de euros si fichaba por otro equipo y debería, además, devolver otros 10 millones que le fueron entregados por el club catalán en concepto de “préstamo” para garantizarse sus servicios.

El fiscal también rechaza el argumento del juez de que en el ámbito de las superestrellas del fútbol la cantidad de 40 millones de euros no es “descabellada”, y recuerda que los querellantes, el Santos y el fondo DIS, sí consideran que sufrieron un perjuicio grave.

“Si el jugador y el FC Barcelona incumplieron palmariamente las normas de la FIFA y ello lo hicieron mediante la entrega de una importante cantidad de dinero, 40 millones de euros, es evidente que no se pueden calificar tales hechos de meros incumplimientos éticos o morales, sino (…) que es “un acto típico de corrupción en los negocios”, señala Perals. “El Santos y DIS podían haber obtenido una mayor cantidad de dinero en el traspaso de Neymar si este no hubiera aceptado los 40 millones que le ofreció el FC Barcelona a espaldas de aquellos”, remacha.

El segundo delito, la estafa impropia, tiene que ver con que en el fichaje de Neymar se falseó supuestamente el importe del traspaso del Santos al Barça. Mientras se declararon 17,1 millones, el traspaso fue de al menos 25 millones. A DIS, la empresa propietaria de los derechos de Neymar, le correspondía un 40% de los derechos económicos derivados de esta operación, con lo que con el falseamiento dejó de ingresar 3,16 millones de euros. “Nos encontraríamos en presencia de un fraude, encuadrable en el tipo del delito de estafa en su modalidad de simulación contractual”.

El fiscal reprocha al juez que en los 45 folios de su auto de archivo no haya tenido en cuenta dos documentos que, a su entender, “constatan los indicios de criminalidad”. El primero es la oferta de 36 millones de euros que el Real Madrid hizo al Santos por Neymar. Este documento evidencia que el pago bajo cuerda de los 40 millones de euros a Neymar para asegurarse sus servicios “alteró el mercado de fichajes” y que el “precio real de mercado” del jugador era una cantidad mayor que los 17,1 millones declarados.

El segundo documento es un anexo al traspaso, firmado entre el Barça y el Santos en 2013 cuando la Audiencia Nacional ya había comenzado a investigar la operación, en el que convienen que si por sentencia judicial o laudo arbitral el precio del fichaje de Neymar fuera mayor, se comprometen a abonar a medias el 40% de la diferencia a DIS. Este papel, recuerda el fiscal, “se mantuvo oculto por el FC Barcelona cuando el juzgado le requirió los contratos del fichaje de Neymar” y “se descubrió al solicitar el juzgado los papeles de trabajo del auditor del club, Deloitte”.

Este documento “intencionalmente ocultado” es relevante para demostrar la intencionalidad del Barça y el Santos de engañar a DIS. El fiscal reprocha a De la Mata que no lo valore ni lo mencione siquiera en su auto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información