Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bartomeu: “Neymar no se quiere ir y firmará por cinco temporadas”

El presidente asegura que los abogados preparan el nuevo contrato y el brasileño asegura que sigue

Neymar se queda en el Barcelona
Bartomeu, en rueda de prensa. REUTERS

Josep María Bartomeu compareció solemne ante los medios  para dar un repaso a su gestión y dejar muy claro que “está muy contento” de casi todo. Durante cuatro horas pasó balance a la última temporada, convencido de que la gestión de su directiva es buena o notable: los socios la califican con un 7,8 —según la última encuesta—, y seis de cada 10 dan conformidad al pacto del club con la Fiscalía y la Abogacía del Estado por el caso Neymar.

El fichaje del brasileño continúa siendo el centro del debate después de que la entidad haya aceptado el pago de 5,5 millones de euros por delito fiscal en los años 2011 y 2013 —el consejo lo considera un “error de planificación fiscal”— y hayan quedado exonerados el propio Bartomeu y el expresidente Sandro Rosell.

Recurre a la nota puesta por los socios, un 7,8 según una encuesta, para defender su gestión y el fichaje del brasileño

Explicar y entender la operación Neymar resulta tan complicado, tres años y dos presidentes después, que tampoco quedó aclarada ayer en 350 minutos, hasta el punto de que el presidente anunció otra comparecencia para acabar con interpretaciones y equívocos a cargo de la vicepresidenta económica Susana Monje.

“Las cuentas están vivas”, llegó a decir Bartomeu, para rematar: “Volveríamos a ficharlo como lo hicimos”. Admitió, en cualquier caso, que, visto lo visto, pediría consejo a otros asesores y argumentó en un momento que el coste del fichaje ha descendido a 17,1 millones: “El resto es ahora salario y cosas. Una cosa es el coste del traspaso y otra el importe de la operación”. El fichaje se situaría en 64,6 millones: 17,1 millones para el Santos; 40 millones para la empresa del padre de Neymar (N&N), 2 millones por el podio del Balón de Oro y 5,5 por la multa de Hacienda.

No bebió ni agua el presidente y no dejó de sonreír, ni siquiera cuando aseguró que si pactaron con la Fiscalía fue porque aceptaron un error en la retención fiscal. Puso luz: “Teníamos la oportunidad de pagar 5,5 millones y tomamos una decisión empresarial; reconoces errores y pagas, hemos tomado el camino de la oportunidad. Ahora hemos decidido que lo hemos hecho mal. Pero en 2014, que es cuando yo estaba, lo hicimos bien”. Bartomeu no lo toma ni como una victoria ni como una derrota, “sino como una manera de acabar con el tema”. “Lógicamente no nos gusta”, abundó. “Localmente ha habido lío, pero internacionalmente no tenemos la sensación de que el asunto haya afectado a la imagen del Barça”. Y remachó: “La condena no es de por vida sino que en dos o tres años, desaparecerá. Lo hicimos pensando que era la mejor decisión”.

En su resumen aclaró que mantienen abiertas tres negociaciones en la busqueda de patrocinio para la camiseta

El saneamiento económico de la entidad es la obsesión del consejo, circunstancia que impidió precisamente en invierno pasado el fichaje de Nolito, jugador del Celta que será contratado por el Manchester City. “Teníamos dinero, pero no podíamos subir el Ebitda y endeudarnos”, admitió el presidente, encantado de haber cumplido con las normas estatutarias por mucho que la junta dejara sin refuerzo a Luis Enrique.

Las cuentas saneadas

El consejo contratará ahora a un delantero para reforzar al tridente después de asegurar que cuentan con Neymar —lo calificó de “refuerzo”—-, al que pretenden clubes como el Manchester United y el Paris Saint Germain. “Su continuidad nunca ha estado en peligro”, defendió Bartomeu, antes de asegurar: “Nunca ha dicho que se quiera ir, y nosotros queremos que siga. No sabemos cuando será pero confirmaremos su renovación por cinco temporadas [percibiría unos 15 millones netos por año]. Nuestros abogados, dados los antecendentes, están estudiando muy bien los flecos de los contratos, no sea que terminen otra vez en los juzgados”. “Muy feliz de continuar viviendo ese sueño. Visca el Barça y Visca Catalunya”, argumentó poco después el jugador en las redes sociales

La alocución de Bartomeu dio para muchas intervenciones y preguntas, y una conclusión: “al socio le preocupa, por encima de todo, que los fichajes no rindan”. El presidente, por hablar, lo hizo de la posibilidad de usar pajaritas en vez de corbatas; recordó que ingresarían 62 millones más que el año pasado (670); cifró en 280 millones la deuda —reducida en 40 millones—; se felicitó por el contrato con Nike (155 millones anuales), por la expansión de la marca Barça después de abrir una oficina en Nueva York, y dio cuenta de la creación de 19 escuelas en 17 países. El patrocinio de la camiseta, en cambio, continúa abierto —“esperamos tenerlo antes de comenzar la temporada” — de la misma manera que la junta persiste en la acción de responsabilidad contra la junta de Joan Laporta, quien ha acudido a los juzgados por el pacto Neymar. “Es raro que vaya contra dos expresidentes [Rosell y Bartomeu]”, concluyó sorprendentemente el presidente del Barça.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información