Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Claudio Borghi: “Chile sabe que las obligaciones las tiene Argentina”

El exjugador y técnico argentino tiene el corazón dividido entre los dos países

Claudio Borghi, desde la banda.
Claudio Borghi, desde la banda.

“¿Si como hincha quiero que gane Argentina o Chile? Eso es como preguntarle a un chico si quiere más a la madre o al padre. Soy argentino pero llevo casi más años de mi vida en Chile. Es un problema que no tiene solución”. Claudio Borghi (Buenos Aires, 1964) fue campeón del mundo junto a Diego Maradona hace exactamente 30 años, pero cruzó la cordillera andina por primera vez cuando contaba 28 y aunque después el fútbol lo fue llevando hacia horizontes diversos, fijó su residencia a orillas del Pacífico. Allí gritó varias veces campeón entrenando al Colo Colo y fue seleccionador en el período 2011-2012, tras la marcha de Marcelo Bielsa y antes de la llegada de Jorge Sampaoli. Es decir, que conoce a fondo a varios de los jugadores que este domingo disputarán una nueva final de Copa América ante los argentinos.

Pregunta. Cuesta creer que no sienta preferencia por ninguno. Es una final…

Respuesta. Pero es fútbol, no una cuestión de patriotismo. Alguien dijo eso hace poco, ¿fue Piqué, no? Es fútbol y espero que gane el mejor. Después veré qué pasa con los sentimientos.

P. Y a priori, ¿cuál es el mejor?

R. El nivel de Argentina es muy bueno, por encima de lo que hizo el año pasado. Y Chile fue de menor a mayor, sobre todo a partir del día de México, que en principio era el gran obstáculo a superar. Hay un dato a tener en cuenta, y es que Argentina no ha tenido hasta ahora un rival tan duro como este Chile que encontrará el domingo.

P. ¿Espera una final tan cerrada como la de 2015?

R. Es probable. En definitiva, el único cambio apreciable es que se jugará en un estadio neutral, sin el peso de la hinchada a favor de uno de los dos equipos.

P. ¿Por qué ve a Argentina mejor que hace un año?

R. Creo que le hizo bien arrancar el torneo sin Messi. Eso liberó a otros jugadores, les demostró que no dependen exclusivamente de él, que no deben buscarlo de manera obsesiva, y el equipo ganó en confianza.

P. ¿Messi también ha cambiado respecto al año pasado?

R. Los jugadores vamos aprendiendo y la experiencia es un valor muy importante. Hoy Messi es más completo en función de equipo. Sabe que habrá tres o cuatro rivales que van a estar atentos a sus movimientos y aprovecha para habilitar a los compañeros que quedan libres.

P. ¿Y Chile? Por un lado, en estos 12 meses cambió de técnico [Juan Antonio Pizzi por Sampaoli]; por otro, ya no carga con el peso de no haber conseguido nunca un título.

R. No creo que sea así. Haber ganado te da prestigio pero también te genera nuevas obligaciones. Pero estos muchachos tienen una gran ventaja: no solo han salido de situaciones complicadas con buenas respuestas en los momentos más delicados sino que han sabido mantenerse a través de los años.

P. Hoy parece que las urgencias históricas se mudaron de acera.

R. Chile sabe que las obligaciones las tiene Argentina, y eso seguro que le da cierta tranquilidad. Pero lo que creo realmente importante es la confianza que han adquirido los chicos de esta generación del fútbol chileno. Crecieron muchísimo, y como obtuvieron logros afianzaron el convencimiento en la forma de jugar. Pero además tienen la desfachatez de plantarse igual en cualquier cancha y ante cualquier rival. Eso antes no pasaba en Chile.

P. ¿Cuál cree que fue el elemento bisagra para que se produjera esa transformación?

R. Que la mayoría de ellos juegue en el exterior. La geografía es adversa con Chile y no permite el roce internacional si un futbolista se queda en el medio local. Alexis, Vidal, Medel, Isla, casi todos llevan años compitiendo en equipos importantes de Ligas importantes. Eso marca la gran diferencia.

P. ¿Tiene recambio esta generación chilena?

R. La verdad es que no se ven muchos jugadores que puedan ir integrándose con el mismo nivel de los que ya están pisando los 30 años. Uno mira la selección argentina y da un poco de envidia. Tiene sentado en el banco de suplentes a Agüero, Tévez ni siquiera va convocado… En Chile eso no es posible, hay futbolistas a los que cuesta mucho suplantar.

P. Pero sin embargo a la generación de Messi le falta un título.

R. Esta Argentina necesita y merece ganar algo. También por eso la final se presenta tan interesante.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.