Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aden, técnico de los atletas milagro y huésped de honor

El somalí comenzó en 2013 a establecer su campamento de verano en la ciudad vallesana, que le cede sus pistas

Genzebe Dibaba, tras batir en Mónaco en julio pasado el récord del mundo de 1.500m. Ampliar foto
Genzebe Dibaba, tras batir en Mónaco en julio pasado el récord del mundo de 1.500m. AFP

Jama Aden, de 53 años, apareció por Sabadell con sus atletas por primera vez en el verano de 2013, aconsejado por el mediofondista Miguel Quesada, que había conocido al entrenador somalí durante uno de sus viajes de entrenamiento a Etiopía. Llegó con una decena de atletas, entre ellos el campeón olímpico de 1.500m en Londres 2012, el argelino Taufik Makhlufi, el mediofondista de Yibuti Ayanleh Suleiman, el campeó del mundo júnior de 1.500m, el marroquí Hamza Driuch, y la etíope Genzebe Dibaba. Para Sabadell fue un honor recibirlos. El ayuntamiento les dio todas las facilidades para que establecieran allí su cuartel general de verano.

Josep Molins, presidente del JAS, el club de atletismo de la ciudad que gestiona las pistas, les dejó la llave para que entrenaran cuando lo necesitaran. El estadio de atletismo de Sabadell se llama Josep Molins, lo que indica el peso que el técnico, de 83 años, tiene en su ciudad. Molins, entre otras cosas, fue el entrenador que convirtió a Carmen Valero en campeona del mundo de cross. A Aden, también le recomendó Molins un hotel con el que existía un convenio y les haría un buen precio, pero el somalí eligió otro, más cercano a las pistas, a las que podían ir andando.

Desde 2013, el grupo de Aden, que perdió a Makhlufi, regresó todos los veranos a Sabadell, cada vez más numeroso hasta llegar a la veintena de atletas actuales, que pagan al JAS 30 euros anuales por cabeza por el uso de las pistas. En el grupo hay atletas de Djibuti, Somalia, Etiopía y, sobre todo, Catar, con cuya federación de atletismo trabaja Aden, quien posee pasaportes somalí y británico.

Contactos con Mo Farah

Allí, en la ciudad vallesana, el técnico milagro recibe visitas excepcionales, como la del doble campeón olímpico británico Mo Farah, de origen somalí, que se entrenó con su grupo unos días en el verano de 2014. Farah también trabajó con Aden el invierno siguiente en su campo de entrenamiento en Etiopía.

El pago es un castigo por convencer de que entrenara con ellos a Jordi Torrents, el mediofondista júnior español más prometedor de los últimos años, el nuevo Reyes Estévez. Aden le convenció de que con sus métodos batiría rápidamente un récord del mundo y que se haría rico. Le sometió a unas cargas de entrenamiento –140 kilómetros semanales, tres sesiones diarias, concentraciones de invierno en Etiopía— que no resistió el cuerpo en crecimiento de un chaval de 16 años recién cumplidos. Tras medio año lesionado, Torrents, que sigue con Aden, ha vuelto a sentirse bien este verano y tiene previsto correr un 1.500m esta semana.

La perla de Aden, educado en universidades de Estados Unidos y casado con una británica, es Genzebe Dibaba, de 25 años, la atleta etíope que el 17 de julio pasado batió en Mónaco el récord mundial de 1.500m (3m 50,07s), batiendo una marca establecida por la china Yunxia Qu 22 años antes que se creía insuperable. Un mes después, se proclamó en Pekín campeona del mundo de 1.500m y medallista de bronce en 5.000m. En Río es la gran favorita para ganar las carreras que decida correr. En febrero pasado, Dibaba, amante de los grandes golpes de efecto, batió en Estocolmo el récord del mundo de la milla en pista cubierta (4m 13,31s) que poseía desde hace 26 años la rumana Doina Melinte en 4m 17,14s. La marca de Dibaba en la milla, también plusmarquista mundial en pista cubierta de 3.000m y 5.000m, es la segunda mejor de la historia tomando en consideración las establecidas al aire libre, en pista de 400m, más rápida que las de 200m de los pabellones de invierno.

El récord de la etíope fue la culminación de una gran noche sueca para los atletas de Aden: el joven Qatarí Abdalelah Harun, de 18 años, estableció, a su vez, la plusmarca mundial de 500m convirtiéndose en el primer atleta de la historia que bajó del minuto (59,83s) en pista cubierta, y Suleiman batió el récord de los 1.000m en pista cubierta (2m 14,20s) borrando los 2m 14,96s del gran Wilson Kipketer.

Genzebe Dibaba aún no ha debutado en la temporada al aire libre este 2016 en el que todos sus entrenamientos espectaculares, según se puede ver en algunas filmaciones en webs especializadas, están dirigidos a los Juegos de Río, en agosto.

Al menos dos de los atletas de Aden, hasta hoy el orgullo de Sabadell, han sido castigados por dopaje. El marroquí Driuch, con nacionalidad qatarí desde 2009, está suspendido hasta diciembre próximo por irregularidades en su pasaporte que comenzaron en los Juegos de Londres, en agosto de 2012, cuando tenía 17 años. Pese a la suspensión, Driuch siguió acudiendo a las concentraciones de Aden, y entrenándose con su grupo, lo que le provocó un problema a Mo Farah en febrero de 2015, cuando la prensa británica publicó fotos de sus entrenamientos conjuntos. A la francesa Laila Traby la policía francesa le encontró EPO en noviembre de 2014 en su apartamento en Font Romeu, en los Pirineos franceses, y posteriormente dio positivo por la misma sustancia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.