Juegos Olímpicos de Río

Mil veces más posible un oro que coger el zika

Antoni Trilla, experto en epidemiología, informa a los deportistas olímpicos sobre la enfermedad y afirma que la alarma es excesiva

Antoni Trilla, en el CAR de Sant Cugat. / Foto: EFE/ Vídeo: REUTERS(reuters_live)

El abismo entre la mera precaución y la alarma por los efectos del zika enciende el debate a medida que se acerca la fecha de inauguración de los Juegos Olímpicos de Río, el 5 de agosto. Pau Gasol envió una señal de alarma a través del artículo que publicó en EL PAÍS el 30 de mayo. “Me sorprende el poco eco que esta epidemia está recibiendo en los medios de comunicación y en el debate público”, escribió. Un día después manifestó que estaba valorando si competirá o no en Río. Ayer mismo, el campeón olímpico de salto de longitud, Greg Rutherford, comentó que las noticias sobre el zika no han acabado con sus preocupaciones. El atleta británico y su pareja Susie Verrill desean tener pronto su segundo hijo. Rutherford ha decidido congelar su esperma antes de viajar a Río. “No deseamos quedar en una situación que no hayamos previsto”, dice Rutherford. Y el ciclista estadounidense Tejay Van Garderen descartó su participación en los Juegos a causa de su preocupación por los riesgos que pueda conllevar una infección a su esposa embarazada.

El Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat organizó ayer una charla informativa para los deportistas y entrenadores que competirán en los Juegos. Ante la creciente preocupación por el virus del zika, la atención se centró en la exposición de Antoni Trilla, Jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona. “Cualquier deportista tiene mil veces más probabilidades de ganar una medalla que de ser infectado por el zika”, expuso.

Rutherford, campeón de salto de longitud, desea tener un hijo pronto y congelará su semen antes de viajar

Trilla constató que Pau Gasol expuso opiniones muy consistentes. “Pero no las comparto y las intento contrarrestar”, añadió. Expuso ejemplos con cálculos de posibilidades y se preguntó cuál es el riesgo que podría asumir Pau Gasol en Río. Según explicó, existe una posibilidad entre 32.000 de que un visitante resulte infectado por el virus del zika. “Y en cualquier caso, el 80% de los que sufrieran la picadura, ni se enterarían porque padecerían una infección asintomática”. Los síntomas más comunes de la infección con el virus incluyen dolores de cabeza leves, sarpullidos, fiebre, malestar general, conjuntivitis y dolores articulares. “Nada grave. Con analgésicos se supera en cuatro o cinco días”, afirma Trilla.

Más información

“Existe, sin embargo, una situación de riesgo especial con las embarazadas y las anomalías del desarrollo fetal que afecta a una proporción del 1% al 14% de las infectadas”. De ahí que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiende a las embarazadas no viajar a zonas con zika. No existen vacunas para su prevención al igual que para otras enfermedades viricas transmitidas por mosquitos y existentes en Brasil como el dengue y el chikungunya. “Van a ser los Juegos del olor a repelente”, afirma Trilla, que informó de que la delegación española se llevará 3.000 frascos de repelente. Se recomienda utilizar ropa de color claro, manga y pantalón largo.

La enfermedad también se transmite por vía sexual. Trilla enfatizó ante los deportistas que acudieron a su exposición, entre otros el marchador Jesús Ángel García Bragado y varios deportistas extranjeros, la importancia de practicar el sexo seguro, con preservativo, para evitar no solo el zika, sino otras enfermedades. Se recomienda que a las mujeres que hayan visitado una zona endémica que eviten el embarazo durante un periodo de ocho semanas. Y a los varones, sin síntomas a su regreso de esas zonas, la abstinencia sexual o utilizar preservativo durante ocho semanas, y a los que observen síntomas, la abstinencia sexual o utilizar preservativo durante seis meses.

Serán los Juegos Olímpicos del olor a repelente. La delegación española llevará 3.000 frascos

Según los estudios realizados durante el Mundial de fútbol en 2014, en plena epidemia del dengue y en zonas parecidas a las que acogerán los Juegos, basados en datos estadísticos, el número esperado de infectados por el virus zika durante las tres semanas de competición olímpica es de dos a 16. Los 10.500 deportistas que se repartirán 306 medallas tendrán un 3% de ganar una de oro, un porcentaje mil veces superior al de contraer el zika. “Enviaría allí a mi hijo, sin duda”, subrayó el doctor Trilla. “Ahora bien, siguiendo las recomendaciones y tomando las debidas precauciones”. “Hay que llevar un buen repelente, y comprarlo allí, porque puede ser más efectivo. No tenemos que sufrir. Hay que tener precauciones en las comidas, a los lugares donde vas y no tener la ventana abierta por las noches. Lógicamente el riesgo cero no existe pero la probabilidad es mínima”, convino García Bragado.

Montse Bellver, médica del CAR, brindó una serie de pautas referentes a las vacunaciones, higiene e hidratación. “Nada de feijoadas, ni de mate, por la cafeína, la caipirinha ni probarla, el agua de coco tampoco, por el riesgo a las alergias, evitar las tentaciones del buffet, beber siempre agua embotellada, ni helados, ni cubitos de hielo”, fueron algunas de sus recomendaciones.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50