Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafa Márquez, el regreso del káiser

El central mexicano lidera de nuevo a su selección con 37 años y aspira a su quinto Mundial

Rafael Márquez festeja su gol contra Uruguay.
Rafael Márquez festeja su gol contra Uruguay. AFP

Rafael Márquez ha salvado a México de nuevo. El veterano de 37 años revitalizó a sus compatriotas al marcar el 2-1 a cinco minutos del final del partido y fracturó así el juego ofensivo de Uruguay, que había aguantado en la cancha con 10 hombres. Los mexicanos se contagiaron del júbilo de su capitán y sentenciaron el marcador después con un 3-1. 

El Káiser mexicano ha marcado 16 goles con la camiseta de México, con la que incluso aspira a jugar en 2018 su quinto Mundial, tras los de Corea, Alemania, Sudáfrica y Brasil. Tres goles de esos fueron en una Copa del Mundo y uno en la Copa América de este año. En el Mundial de Alemania 2006, el equipo mexicano se enfrentó a Argentina en los octavos de final. El entonces defensa central del Barcelona ilusionó a sus paisanos con un gol a balón parado. No fue un testarazo, sino un cruce a tiempo. En ese partido el regocijo de Márquez no impidió que los albicelestes remontaran.

La labor de rescatista de Rafael Márquez en partidos cerrados le ha hecho un referente consolidado de la selección mexicana. En la Copa del Mundo de 2010, el equipo tricolor se enfrentó en el partido inaugural a Sudáfrica y perdía durante la segunda parte. Hasta que apareció Márquez, con su tradicional cuatro en la espalda, y empató con un remate cruzado a 11 minutos del final.

Cuatro años más tarde, en Brasil, Rafa Márquez lo volvería hacer en el último partido de la fase de grupos contra Croacia. Ambos conjuntos se definían el pase a octavos de final. Llegó el minuto 72 y en un córner emergió el capitán azteca para vencer a la férrea defensa croata. Gracias a su gol, sus compañeros hicieron otros dos más para la victoria por 3-1.

Con sólo 17 años, Rafa debutó en el equipo absoluto en un amistoso contra Ecuador en 1997. Bora Milutinovic fue el estratega que se fijó en aquel esbelto central. No era para menos. El entrenador Marcelo Bielsa lo había descubierto en una prueba para ingresar a los equipos inferiores del Atlas, equipo de la primera división en México.

La incursión del joven Márquez llevó a que el equipo mexicano ganara, por única ocasión, la Copa Confederaciones de 1999 contra Brasil en el estadio Azteca. La primera Copa América que disputó el exjugador del Barcelona fue en Paraguay 99 y se colgó la medalla de tercer lugar. Una de las mejores participaciones de México, con Márquez como titular, fue en 2001, cuando llegaron a la final contra Colombia, pero perdieron por la mínima. Rafa Márquez se debe a sí mismo el título. Su mejor oportunidad es este año, en su sexta participación en el torneo continental.

El gol de Rafa Márquez contra Uruguay lo coloca como el segundo jugador más veterano que ha marcado en la Copa América, solo por debajo del delantero argentino Ángel Labruna, quien anotó contra Chile en 1956 con 37 años y cuatro meses. En la edición de este año hay tres jugadores a los que la edad les importa poco. Justo Villar, guardameta de Paraguay, tiene 38 años; Robinson Zapata, portero suplente de Colombia, tiene 37 años y ocho meses, y Rafael Márquez 37 y tres meses.

El seleccionador de México, el colombiano Juan Carlos Osorio, reconoce el valor de contar con un líder moral como Márquez. “Ojalá sepamos manejar el remate de su carrera deportiva, ser justos con su carrera y jerarquía e historia. Pero a la vez ser justos con la selección”, dijo el estratega.

En el amistoso contra Chile de hace una semana, Márquez dialogaba con Osorio en el área técnica para encontrar las carencias defensivas del equipo mexicano. Por ahora la labor de Márquez se basa en el trabajo mental con el grupo, más allá de un trabajo físico a fondo. La línea defensiva no encuentra solidez si no está el originario de Zamora, Michoacán, quien debe heredar su mística a dos jóvenes centrales: Diego Reyes, del Oporto, y Héctor Moreno, del PSV Eindhoven. A Márquez, que ahora juega en el Atlas de Guadalajara, le quedan los partidos de esta Copa América para decidir si se va o aspira a disputar su quinto Mundial.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información