Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi sale con un golpe a días de empezar la Copa América

Argentina vence a Honduras por la mínima en la despedida ante su público antes de viajar a EEUU

Messi sale del campo junto con los médicos de la selección argentina. Ampliar foto
Messi sale del campo junto con los médicos de la selección argentina. AFP

Argentina llegaba, como es costumbre, como gran favorita a ganar el partido. El encuentro no debería demorar en resolverse. Un partido amistoso de cara a una Copa América duplicada y con el equipo casi armado en la cabeza de Gerardo Martino. Sin embargo, la primera oportunidad de peligro de los albicelestes llegó cerca de los 20 minutos, y fue por una carambola que casi termina en un gol en contra. Minutos después, tras trabar una pelota, Messi se tocaba la rodilla y mostraba dolor.

Honduras le complicó el primer tiempo a los sudamericanos con lo que ya podría llamarse el estilo Pinto: un gran bloque de jugadores que se contrae y expande según lo que haga el rival. Es la estrategia que consagró al entrenador colombiano y a la selección de Costa Rica en el último torneo mundial. Desde el minuto cero, Honduras se compactó utilizando a 9 jugadores para las tareas defensivas, más el arquero.

Messi mostró muy poco en el cuarto de hora inicial y Argentina no supo como romper el cerco defensivo que le proponía el rival. Sin embargo, se vio un buen desempeño del jugador del Tottenham Erik Lamela y Lucas Biglia, quien parece ser en la selección lo mismo que Busquets en el Barcelona. Lo cierto es que Argentina es un equipo autoregulable, y si no aparece Messi, surge Di María. El tándem izquierdo que el ex Madrid forma con el lateral del Manchester United, Marcos Rojo, puede dar que hablar en la Copa América.

Por allí llegó el único gol del partido, a la media hora de juego, y tras una escalada de Rojo que terminó con una resolución fantástica de Gonzalo Higuaín. Amago de pase a Messi y giro a lo Dennis Bergkamp que lo deja mano a mano con el portero. El máximo artillero de la liga italiana definió suave por encima de Escober. Fue el gol número 27 del exRiver en el seleccionado, cifra que lo ubica en el 6º lugar entre los goleadores históricos.

Tras una gran acción individual, Higuaín define a la salida del portero hondureño.
Tras una gran acción individual, Higuaín define a la salida del portero hondureño. EFE

A los 38 minutos, Messi aparece en la cancha. Acumula a 3 en el borde del área, abre a la derecha con Lamela y éste manda un centro por bajo que conecta Marcos Rojo. El arquero tapa con sumo esfuerzo, al punto que quedó tendido unos minutos. Se avecinaba un vendaval de goles argentinos, pero algo cambiaría sonrisas por preocupación.

Pasados los 15 minutos del complemento, Messi intentó un taco en el aire y se llevó un fuerte empellón de Oliver Morazán que lo sacó de la cancha, aunque la falta fue por completo involuntaria. El astro se dirigió directamente a los vestuarios con un fuerte dolor en la espalda cuando salió para que ingresara el atacante del Benfica, Nicolás Gaitán. La ecografía que le realizaron a Messi en el vestuario sólo habló de un golpe pero luego fue trasladado a una clínica.

El equipo de Gerardo Martino, que ocupa el primer puesto del ranking FIFA de selecciones, concluyó así la preparación que inició el pasado lunes en el predio que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) tiene en Ezeiza. Además de lograr una victoria, el encuentro sirvió para probar a algunos jugadores con poco o nada de rodaje en el seleccionado.

Sirvió para seguir considerando a Ramiro Funes Mori y Gabriel Mercado en la zaga central, ambos de gran desempeño en las eliminatorias con vistas al mundial de Rusia. También para seguir afianzando a jugadores como el arquero Sergio Romero, Nicolás Otamendi, Marcos Rojo y Lucas Biglia, quienes ya parecen inamovibles para el exentrenador del FC Barcelona.

Los jugadores argentinos celebran el gol de Higuaín.
Los jugadores argentinos celebran el gol de Higuaín. AFP

La Copa América Centenario, un trofeo algo denostado por la afición argentina, puede ser la revancha de un plantel que vuelve a tener en Messi, Mascherano, Higuaín y Di María sus cartas de triunfo más poderosas. Sin embargo, parece que las derrotas no son traumáticas para los de Martino, quienes decidieron empezar la historia en el mismo sitio que el año pasado: el estadio Bicentenario de San Juan, donde aquella vez derrotó a Bolivia por 5 a 0. Esta vez fue un marcador mucho más ajustado. Es mejor que los goles lleguen cuando más valen.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.