Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Djokovic conquista en Miami su 28º Masters 1.000

El número uno desbanca a Nadal (27) como campeón histórico en los torneos de segundo nivel. Con 63 títulos en su carrera, supera al argentino Guillermo Vilas y está a un solo paso de Borg y Sampras (64)

Djokovic eleva el trofeo de campeón en Miami.
Djokovic eleva el trofeo de campeón en Miami. AFP

El trinomio ya es una constante: Novak Djokovic, el metal (o vidrio) y un beso. Desde hace un año y medio, el desenlace de los torneos es prácticamente calcado, salvo algún matiz esporádico que pueda adornar más o menos el fotograma final, en el que el serbio recibe el trofeo, lo brinda a la grada y después desprende su afecto. En Miami, territorio conquistado en seis ocasiones ya por él, un poco más de lo mismo. Nole sonriente y el acompañante de turno, esta vez el bueno de Kei Nishikori, sin mayor alternativa que la resignación de quien poco más puede hacer ante semejante fenómeno.

En una tarde brumosa, el número uno se impuso sin mayor contratiempo (doble 6-3, en una hora y 26 minutos) y prolongó la rutina, su estratosférica dinámica victoriosa. Sin embargo, esta vez el triunfo de Nole va más allá de otra muesca más al historial del torneo —que conquistó previamente en 2007, 2011, 2012, 2014 y 2015— o a su casillero de esta temporada, en la que acumula ya cuatro títulos (antes Doha, Abierto de Australia e Indian Wells) cuando aún quedan por delante nueve páginas del calendario.

Con este último premio, Djokovic asestó otro golpe histórico. Suma ya 28 títulos de los torneos del Masters 1.000, los segundos en importancia tras los Grand Slam, y superó de este modo el récord que tenía en propiedad hasta ahora Rafael Nadal (27), al que ya divisa por el retrovisor y que desde mayo de 2014 (Madrid) no celebra un logro de esta categoría. Roger Federer, con 24, también comienza a perder la estela del jugador de Belgrado, que esta campaña suma 28 triunfos y una sola derrota. Solo una infección ocular en Dubái, durante un partido contra Feliciano López, ha podido ponerle freno.

Fue sobre el cemento de Miami, precisamente, donde Djokovic elevó su primer M-1.000 tras vencer en la final al argentino Guillermo Cañas. Era 2007, tenía 19 años y por entonces se comportaba como un joven irreverente, alejado del profesional comedido que está transformando la historia del tenis bocado a bocado, con la voracidad de un caníbal. Entonces decía añorar los platos de la pizzería que regentaba su padre Srdjan en una estación de esquí. Había cerrado el curso anterior en el top-20 y su progenitor le dio una palmada en la espalda, pero la respuesta de Nole fue premonitoria: “No importa si soy el 27 o el 87. Espera a que sea el número uno y podrás felicitarme”.

Por delante de Guillermo Vilas

Hoy día, camino de los 29 años, Djokovic es el ser superior del circuito y su margen ganador parece no tener fin. En su expediente figuran 63 títulos y su nombre se inscribe ya por encima del de Guillermo Vilas (62), e inmediatamente después de los de Bjorn Borg y Pete Sampras (64); Nadal (67) queda a solo cuatro zarpazos, pero la tendencia durante los últimos años es abrumadoramente favorable al serbio. Hasta 2010, Nole había conseguido solo cinco trofeos del Masters 1.000, mientras que el español contabilizaba por entonces 18; a partir de ahí, desde 2011, Djokovic se ha hecho con un botín de 23 y el de Manacor ha logrado en esa franja nueve, por lo que el cambio de tendencia ya es un hecho.

Se trata, además, de la tercera vez consecutiva en la que el número uno enlaza victorias en Indian Wells y Miami. En este último escenario, donde ha disputado siete finales —solo cedió en la de 2009, frente a Andy Murray—, igualó el récord del estadounidense Andre Agassi, campeón también en seis ocasiones. Así es la rutina de este hombre insaciable, del rey Djokovic, que a partir de ahora extenderá sus tentáculos hacia la gira europea sobre arcilla y cuyo mandato parece no tener límites.

86,2 millones de euros: récord de ganancias

Además del éxito deportivo, el sexto triunfo de Djokovic en Miami le reportó un nuevo récord al serbio, que desde ayer es el tenista que ha acumulado más dinero gracias a los premios obtenidos a través de sus títulos. Con los 900.000 euros de Cayo Vizcaíno, el de Belgrado se ha embolsado ya 98.199.548 dólares (86,2 millones de euros). Supera así las ganancias del suizo Roger Federer, quien hasta ahora ha hecho una bolsa de 97.855.881 dólares (85,8 millones de euros).

Nole tendrá la oportunidad de aumentar sus ingresos en Montecarlo, Madrid, Roma, Roland Garros y Wimbledon, los torneos en los que participará a medio plazo. El serbio no jugaba en la capital española desde 2013, cuando fue despedido entre silbidos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información